nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > CARTA A UNA MAESTRA > Capitulo 2 : En Magisterio podéis suspender pero…

CAPITULO 2. En Magisterio podéis suspender pero…

Esta segunda parte comienza doliéndose de que la mayoría de los alumnos que estudian magisterio no lo hacen por vocación, preferirían trabajar en un banco. "para hacer un buen maestro hace falta una escuela cerrada que no ofrezca otras salidas. Que en ella se sienta desplazado quien ha venido para entrar en un banco. Se construyen cuidadazos especializados en el servicio a los demás. Los queremos seguros" El saber solo existe si es para darlo. La escuela es la única diferencia que hay entre el ser humano y los animales. El maestro da al chico todo lo que cree, ama y espera. El chico mientras crece le añade algo y así la humanidad avanza. A continuación el capítulo está dedicado a hacer una crítica pormenorizada de la cultura tal como se entiende, asignatura por asignatura. El latín, las matemáticas, la lengua, la filosofía, la literatura. Sin embargo un agudo sentido religioso le hace decir: "Tres años sobre Dante. Ni siquiera un solo minuto para el evangelio". Y más adelante "De gente que olvida el evangelio se puede esperar cualquier cosa". De la Historia se dice que es la materia que más se ha resentido de esta mala enseñanza: "En general no es Historia. Es un historieta provinciana e interesada contada por el vencedor al campesino". Las preguntas, los juicios, las fiscalizaciones, la vigilancia, las descalificaciones, todo lo que acaba provocando desánimo u odio. Gracias a la ayuda de algunos, y de los amigos "poco a poco sale a flote lo que hay de verdadero bajo el odio. Nace la obra de arte: una mano tendida al enemigo para que cambie".

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web