nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > CHILDREN´S UNDERSTANDING OF EMOTION > Capitulo 6 : El uso que hacen los niños de la información personal para comprender los sentimientos ajenos

Cambios de desarrollo en la comprensión de las emociones

CAPITULO 6. El uso que hacen los niños de la información personal para comprender los sentimientos ajenos

El artículo pretende dar respuesta a los siguientes interrogantes: 1. ¿Qué tipo de información personal pueden emplear los niños? 2. ¿Cómo llegan los niños a reconocer las situaciones en las que la información personal es necesaria para saber cómo se siente el otro? 3. ¿Son los niños capaces de buscar dicha información si no está disponible de forma directa? La autora presenta un modelo en tres fases para dar cuenta del uso de la información personal. Se trata de un modelo racional en tanto que describe cómo la gente podría utilizar de forma lógica la información personal para poder deducir los sentimientos ajenos. Critica la tendencia de la mayoría de las investigaciones realizadas sobre cómo los niños deducen las emociones ajenas a centrarse en la última fase del proceso; dicha tendencia es la responsable del desconocimiento existente sobre los procesos que subyacen en los cambios que se produce en la capacidad que tienen los niños de entender las emociones ajenas. Propone la necesidad de diferenciar entre: · Inferir emociones a partir de una situación dada. · Reconocer situaciones equívocas. · Saber cuándo la información se refiere a una reacción atípica. · Buscar información personal. Pone de manifiesto la diversidad entorno a la información de carácter personal. Para poder entender correctamente las emociones ajenas, necesitamos información. Los niños de entre tres y cinco años pueden deducir las emociones básicas, partiendo de situaciones y expresiones faciales que son sencillas y familiares. En caso de conflicto en la expresión facial y la información que aporta la situación, los niños se dejan guiar por la expresión facial para juzgar las emociones. Entre los cinco y los ocho años, aumenta en lo niños el repertorio de situaciones cuyo significado emocional conocen. Son más conscientes de cómo la información personal afecta la unión entre emociones y situaciones. Entre los ocho y los doce años, la comprensión del niño de las situaciones y las emociones complejas es mayor. En caso de conflicto entre la información recibida vía expresión facial y la situación, los niños conceden más importancia a las situaciones para juzgar las emociones. Saben que necesitan información adicional para deducir la reacción emocional de una persona en una situación equívoca y desarrollan la capacidad para buscar dicha información.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web