nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > EL NIÑO DESOBEDIENTE > Capitulo 6 : A pesar de todo, desobedecer

CAPITULO 6. A pesar de todo, desobedecer

En este capítulo se trata de conseguir que los padres "no tiren la toalla" si el niño sigue desobedeciendo, dando una serie de recomendaciones útiles para conseguirlo. Lo primero es insistir en la importancia de la constancia, ya que cambiar conductas no es fácil. Supone una carga de trabajo y esfuerzo para quien la lleva a cabo, sobre todo al principio, lo que puede desanimar. Hay que perseverar, porque son técnicas eficaces, en las que a veces, se aprecian los resultados en poco tiempo pero otras veces son semanas ignorando rabietas o siguiendo el método elegido el tiempo suficiente para que se produzcan cambios. Las autoras quieren recordar una vez más una serie de consejos para facilitar el cambio: reforzar siempre las conductas adecuadas del niño (así se enseña lo que se debe hacer y mejoran las relaciones, en ocasiones muy deterioradas); determinar de antemano el momento de comienzo de la intervención (hacerlo cuando no se tenga sobrecarga de trabajo o se esté excesivamente tenso); comenzar por conductas que se puedan modificar fácilmente (conductas que hayan aparecido recientemente y que se produzcan pocas veces, o en circuntancias especiales); en circunstancias iguales tenga la misma conducta (si ha decidido reforzar un comportamiento, hágalo siempre. No permita que su estado de humor o sus ocupaciones interfieran en el proceso); facilite la cooperación (si quiere que su hijo recoja las cosas, pídaselo antes de que empiecen los dibujos); establezca una rutina. Así conseguirá un hábito facilitador); de instrucciones cortas, claras y espaciadas (que el niño no tenga dudas sobre el qué, como y cuando lo debe hacer); controle su ira y conserve el buen humor; instruya al resto de las personas significativas para el niño para que le secunden (abuelos, amigos) y no culpabilice al niño. (Olvide frases como "vas a acabar conmigo", "no te aguanto más").
Si siguiendo todos estos consejos en un tiempo prudencial (tres o cuatro semanas) no ha conseguido cambios significativos, o no puede hacerlo, -no tiene el tiempo ni la energía suficiente- póngase en manos de un profesional.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web