nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > CONFLICTIVIDAD Y VIOLENCIA EN LOS CENTROS ESCOLARES > Capitulo 2 : La agresión en el ámbito escolar

CAPITULO 2. La agresión en el ámbito escolar

Un cambio que se ha producido es que en tiempos pasados las agresiones se desarrollaban entre pandillas, entre pares, mientras que hoy se dirigen primeramente a gente adulta, incluidos maestros y padres. El autor cree que esto es debido a la violencia y agresividad social, que es la estructura social la que genera altos niveles de ansiedad y agresividad. La deshumanización del proceso de producción y consumo, la aglomeración, falta de privacidad, condiciones de vida, medios de comunicación-TV, especialmente -fomentan la frustración y con ella la agresividad.

La violencia cotidiana influye en nuestros hábitos y nuestros comportamientos. ¿Cuál es el origen de las conductas agresivas en el niño? Existen distintas teorías o enfoques que intentan responder a este interrogante. 1. El enfoque cognitivo. Kohlberg (1980) dice que lo realmente importante en el desarrollo del niño es la posibilidad de adoptar papeles y reglas propias. La interaccíón con iguales y la institución de normas del grupo permite al niño adquirir estrategias sociales mediante procesos de negociación e intercambio. 2) El enfoque etológico. Blurton y Jones llevaron a cabo una experiencia de "juego desordenado" (tirarse al suelo, rodar, saltar) que les hizo concluir que el hecho de la interacción con iguales es un elemento fundamental en la socialización de las conductas agresivas. 3) Enfoque social. Entiende la conducta como fruto de las distintas influencias sociales que sobre ellos son ejercidas. El grupo juega un importante papel en el proceso de interiorización y adaptación de las normas sociales. Una de las ideas centrales es la referida a los roles, cada sujeto tiene uno asignado, que despierta las expectativas de los demás. Si no se cumple se entra en conflicto. Al sujeto se le considera inadaptado, conflictivo, agresivo. La escuela favorece a la clase media, y los que no provienen de este medio estarán en desventaja.
Para considerar una conducta como agresiva debe darse reiteración. Un hecho individual no sería significativo. El fenómeno de la agresividad en la adolescencia incluye factores adicionales con problemas como el estatus socioeconómico, la marginación social e incluso las relaciones familiares del sujeto. Se parte de la idea de que los niños desde su nacimiento están sometidos a un proceso de socialización que les enseña a canalizar sus impulsos, en un primer momento por miedo y más tarde por internalización de las normas y las prohibiciones. Se da un proceso de identificación que lleva al sujeto a actuar como un modelo determinado. Según Bandura y Walters (1959) los niños con autocontrol no cometen actos prohibidos por sentimiento de culpa, mientras que los agresivos no lo hacen por miedo al castigo. Seleccionaron como muestra familias de chicos agresivos y no agresivos, llegando a las siguientes conclusiones: 1) las familias de niños agresivos rompen los lazos padre-hijo y menos los madre-hijo, pero los niños muestran menos afectividad hacia sus padres que los del grupo de control. Suelen existir también escasos lazos afectivos entre los cónyuges. 2) los sentimientos de culpa de los niños agresivos cuando realizan una trasgresión es prácticamente inexistente.

Los orígenes de la agresión en adolescentes se presenta como un hecho multiforme en el que confluyen numerosísimos factores que abarcan etapas del desarrollo, relaciones familiares, escolares y elementos socioeconómicos.

Hurrelmann (1975) formula una serie de tesis en las que pone de manifiesto los lazos existentes entre la problemática escolar y el entorno social en el que desenvuelve y que son: Tesis 1) los problemas disciplinarios serios, prolongados y estructuralmente fundamentados son una señal no solamente de una falta de identificación con los modelos escolares de valores, sino también un índice de las deficiencias y conflictos del sistema general de valores de la sociedad. Tesis 2) los problemas de disciplina suelen tener su origen en problemas personales de los alumnos, síntoma de condiciones marginales, conflictivas para la persona y para el grupo social al que pertenece. Tesis 3) la segregación y la diferenciación de instituciones especializadas en los procesos educacionales, crea una discrepancia entre las formas y los contenidos de la interacción escolar y extraescolar. Esto provoca a veces, dificultades en niños originariamente voluntariosos y dispuestos a aprender. Tesis 4) la rígida estructura burocrática de las escuelas favorece el anonimato de los contactos sociales que se dan en la escuela y en la insuficiente autoridad personal de los maestros que puede dar lugar a dificultades disciplinarias especiales. Tesis 5) Hay grupos de alumnos tan alejados socio-estructuralmente de la escuela que ocupan desde un principio una posición imposible dentro de la competencia escolar basada en el rendimiento. Al ser los objetivos marcados por la escuela inalcanzables para estos alumnos, pierden la motivación, lo que puede convertirse en problemas de disciplina. Tesis 6) el sistema de interacción concebido para el rendimiento individual, no puede satisfacer las necesidades del alumno como individuo y de los alumnos como grupo. La agresividad o la violencia de algunos alumnos no son más que un síntoma de situaciones de conflicto personal, familiar o social. La escuela como institución en sí engendra altos niveles de aburrimiento, de ansiedad, de sensación de absurdo y de resentimiento frente a la jerarquía. Los sujetos visiblemente agresivos no son sino el 10% visible del iceberg. A veces su comportamiento obedece a sentimientos generalizados con los que la mayoría se identifican.

Dos informes de la Inspección General de la Educación Nacional Francesa de 1979 y 1980 afirman que habría trifulcas en un 82,4% de los centros de formación profesional y en un 39% de los institutos de bachillerato. Los alumnos agreden a los profesores en el 43,9% de los institutos de segunda enseñanza y en el 41,2% de los centros de formación profesional.

El papel de la familia en el desarrollo de la agresividad ha sido estudiado, entre muchos otros por McCord y Howard (196l) que intentan explicar como el comportamiento agresivo es aprendido por el niño durante sus primeras experiencias familiares.. Estudiaron a 174 niños y sus familias y llegaron a una serie de conclusiones. Es más probable que los niños agresivos y afirmativos estuviesen disciplinados de manera punitiva por sus madres, que los no agresivos. Los agresivos solían ser más frecuentemente amenazados por sus padres, que los no agresivos y los afirmativos. Existía una mayor relación entre padres que rechazaban al niño y los niños agresivos, que con los no agresivos y afirmativos. Es más probable que los niños agresivos y los afirmativos fuesen criados por padres que no les imponían altas exigencias. Era más probable que los niños no agresivos hubiesen sido controlados por sus madres de manera más firme que los agresivos. De ello se deduce que la agresión paterna no está directamente relacionada con los niveles de agresión del niño. Otro paquete de conclusiones era el que afirmaba que los niños agresivos provienen con frecuencia de familias en las que existían intensos conflictos entre los padres, o de hogares en los que uno de los padres tenía en baja estima al otro, o no mostraban afecto, o mostraban desacuerdo en los métodos de educación o estaban disconformes con su vida.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web