nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña

CAPITULO 4. Sin título

Las estadísticas oficiales dejan pocas dudas acerca de que los índices de delincuencia han venido elevándose de manera constante en el transcurso de la segunda mitad del siglo XX, con pocas excepciones nacionales (Japón). En el Reino Unido, los delitos notificables (y por tanto razonablemente graves) por cada 100.000 miembros de la población se cuadruplicaron entre principios de los cincuenta y finales de los setenta y a principios de los noventa se habían vuelto a duplicar. Los aumentos desde entonces han sido menos espectaculares y menos uniformes; algunos países informan de disminuciones. Los estudios de víctimas de las dos últimas décadas han mostrado también un incremento, aunque en ocasiones menos dramático que el sugerido por las estadísticas policiales.

Dado que la delincuencia se ha incrementado en general y que no hay ninguna razón para suponer que la proporción que representan los menores haya cambiado, podemos afirmar que la delincuencia protagonizada por menores se ha incrementado también. Sin embargo, en algunos países el número real de menores que pasan por el sistema ha descendido durante el mismo periodo en el cual se informa del ascenso de los índices de delincuencia.

Se han ofrecido tres explicaciones: (1) que menos menores representan más delitos; (2) que más menores están siendo desviados del sistema de justicia penal; o (3) que la edad culminante de la conducta delictiva se esté elevando porque se está haciendo menos probable que los adolescentes desistan de delinquir, de manera que los adultos jóvenes representan ahora una proporción mayor que antes. Hay pruebas de que una mayor desviación de menores en los años ochenta en especial, pero aparte de esto, o bien estas explicaciones no están comprobadas o bien los datos son equívocos. Consultando otras fuentes de información sobre las pautas de conducta subyacente, vimos que los estudios americanos de las tendencias en los problemas de conducta han mostrado un aumento.

Las estadísticas oficiales de EEUU. y el Reino Unido reflejan un aumento en la violencia protagonizada por menores, muy espectacularmente en EEUU, donde el índice de arrestos de menores por delitos violentos se elevó en más del 50% entre 1988 y 1994.

Se puede identificar claramente a nivel internacional un importante descenso de la proporción entre delincuentes varones y mujeres, con la mayor claridad en los años setenta. La proporción en el Reino Unido bajó de 11: 1 aproximadamente a fines de los años cincuenta a 3,6: 1 en 1995. Hay algunas pruebas de que la violencia protagonizada por mujeres jóvenes mostró un especial aumento, aunque no está claro en qué medida esto refleja cambios en curso (no se dispone de datos sobre la tendencia en los autoinformes acerca de delitos violentos).

La edad culminante de la actividad delictiva refleja tal vez cambios en las oportunidades de educación y empleo; parece que se está retrasando progresivamente en los países en los que la educación se está prolongando y el empleo es menos probable en los años de la adolescencia. (139).

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web