nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > CITIZENSHIP AND EDUCATION IN LIBERAL DEMOCRATIC SOCIETIES. > Capitulo 10 : Escolarización y equilibrio cultural de las minorías religiosas en el Estado liberal

Liberalismo y educación tradicionalista

CAPITULO 10. Escolarización y equilibrio cultural de las minorías religiosas en el Estado liberal

Por nacimiento, por elección o por azar, los ciudadanos viven la mayor parte de sus vidas dentro de grupos, y los grupos contribuyen significativamente a su identidad y a su autoconcepto. Algunos grupos conllevan solo una forma ligera de vínculo, pero otros pueden ejercer mayores demandas de lealtad que la que ejerce el propio Estado. Los grupos pueden tener tanto efectos beneficiosos como perjudiciales para los individuos: pueden proteger y hacer avanzar los intereses y ayudar a satisfacer sus necesidades, pero pueden también ejercer un control excesivo y opresivo sobre los individuos, y por tanto inhibir su libertad para dirigir el curso de sus vidas. Generalmente, sin embargo, los individuos necesitan el contacto social que los grupos proporcionan, y valoran el sentido de la pertenencia que proviene de compartir las metas y las aspiraciones de otros miembros del grupo. Puede también argumentarse que pertenecer a un grupo proporciona una parte esencial de la seguridad emocional y de la orientación que las personas necesitan para crecer hacia la madurez moral y la autonomía personal. Sin embargo, no todos los grupos son del mismo tipo. En este capítulo el término “grupo minoritario” se utiliza para referirse a un colectivo o una comunidad identificables y políticamente significativos de personas que comparten durante un período de tiempo duradero una identidad cultural distintiva que difiere de aquella de la mayoría o del grupo dominante en el Estado. El sentido de la pertenencia y de la lealtad que es típico entre los miembros de estos grupos minoritarios resulta de que comparten al menos uno ( y a menudo varios) de los siguientes distintivos: la lengua, la religión, la nacionalidad, la etnia, la historia, la raza, el conjunto de tradiciones culturales, o valores o estilos de vida, u otras características definitorias más o menos permanentes que tengan un impacto significativo en su forma de vida y que les ayuden a definir su identidad ante ellos mismos y ante otras personas. El significado de estas características definitorias se construye socialmente, pero generalmente se perciben como recibidas, más que como una cuestión de elección. El problema de la educación en un determinado vínculo cultural contiene varias cuestiones importantes: ¿Es beneficioso que un grupo cultural determinado establezca sus propios colegios? ¿Puede un colegio tener un carácter democrático (como requiere la educación para la ciudadanía) y un carácter cultural específico al mismo tiempo? ¿Se reforzarían los prejuicios o una rivalidad insana o una animosidad entre colegios de diferentes vinculaciones culturales? ¿Las lealtades generadas por el colegio tenderían hacia la desunión más que hacia la integración social? El autor propone una distinción provisional entre tres elementos de la educación: la educación para la ciudadanía democrática, la educación para un vínculo cultural específico y la educación para el entendimiento transcultural. El desarrollo de estas tres educaciones implica compromisos por todas las partes: entre los padres y el Estado, entre liberales y no-liberales y entre todos los tipos de grupos culturales. El fin último de este tipo de educación para la ciudadanía es permitir a los grupos culturales desarrollar un compromiso interiorizado con las leyes y los valores de la sociedad en general, de manera que sean aceptados como guías en su vida social, política y económica pero no, por supuesto, de su vida cultural, personal o religiosa, en la que deberían ser libres para buscar sus propios fines. Es evidente que la educación dentro de un vínculo cultural específico debe equilibrarse con una educación para la ciudadanía democrática para contrarrestar sus tendencias a la división y que la educación para el entendimiento transcultural contribuirá al desarrollo de la tolerancia y el respeto en la sociedad.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web