nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > CITIZENSHIP AND EDUCATION IN LIBERAL DEMOCRATIC SOCIETIES. > Capitulo 5 : Las obligaciones y los dilemas de la educación pública

Primera Parte: Cosmopolitanismo, liberalismo y educación común

CAPITULO 5. Las obligaciones y los dilemas de la educación pública

En todas las sociedades modernas, los colegios públicos tienen la obligación de asegurar que se cumplan los objetivos que la sociedad deposita en ellos, dentro de los cuales en muchos casos surgen dilemas o contradicciones. El principal obstáculo es la integración del principio de igualdad y del derecho a la diferencia. Las sociedades modernas tienen el proyecto educativo de favorecer la igualdad al mismo tiempo que respetar la diversidad, lo que en la práctica resulta en algunos casos un problema sin solución. Según el autor esta concepción general de la educación implica la conexión de dos influencias complejas. Por un lado, la educación pretende dirigir a los alumnos hacia los valores comunes o compartidos de la sociedad. Pero por otro, como se recoge en el Informe Swann sobre la educación encargado por el Parlamento Británico en 1985, la autonomía del niño es considerada como innegociable, como lo son los tipos de cualidades y disposiciones a ser desarrolladas en todos los alumnos, incluyendo la flexibilidad mental, la habilidad de participar en análisis críticos y racionales, la perspectiva global, la voluntad de encontrar “la normalidad y la justicia de varios puntos de vista” como no amenazante y estimulante, y las habilidades para resolver conflictos positiva y constructivamente. Igualmente no negociable es la “perspectiva genuinamente pluralista” que debería caracterizar el contenido y los materiales de aprendizaje del curriculum y que debería también ser llevada al “curriculum oculto”, así como la necesidad de una forma apropiada de educación política. En una perspectiva radical, Alasdair MacIntyre argumenta que dado que existe en las sociedades liberales un número de propuestas rivales e incompatibles sobre la moral, ninguna de las cuales puede establecer su superioridad por criterios de argumentación racional compartidos y aceptados de forma general, no puede haber un programa compartido para la educación moral que sea racionalmente defendible, sino solo un conjunto de programas rivales y conflictivos basados en puntos de vista específicos. Desde un punto de vista más moderado, el autor no resuelve las cuestiones problemáticas de la educación pública, pero indica que las obligaciones de los colegios públicos son compatibles con la existencia entre sus objetivos de ciertos dilemas o contradicciones, para cuya resolución el autor indica la importancia de ejercer una capacidad de juicio tanto moral como práctico en el colegio.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web