nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > El mito de los tres primeros años > Capitulo 2 : Los puntos de partida

CAPITULO 2. Los puntos de partida

El determinismo infantil y el árbol torcido

Jerome Kagan dice que el determinismo infantil (las primeras impresiones dejan una marca que dura toda la vida) es una idea seductora. Kagan dice que en el siglo XVIII las mujeres de las ciudades que nacían ya no tenían que recolectar y se podían dedicar a los hijos y se empezó a pensar que la interacción de éstas con los hijos determinaba cómo fuera el niño de mayor. Pero fue a principios del siglo XX en EEUU cuando esta idea se hizo un boom.

Freud también tenía un postura bastante determinista sobre el desarrollo infantil, al igual que Bowlby (aunque con un acento más científico) cuando estudió el apego.

Harlow llevó a cabo experimentos de deprivación social a monos rhesus en los primeros años de vida y vio que tenían efectos adversos en los monos.

En 1997 se llevó a cabo el Clinical Infant Development project para ver por qué los niños criados en familias multiriesgo luego tenían más problemas. Este proyecto no tenía ni una sola referencia en sus informes sobre investigación cerebral.

Algunos de los científicos de este proyecto crearon el Zero To Three, el primero grupo de investigación destinado específicamente a los tres primeros años de vida.

El cerebro y el desarrollo infantil

Sólo en los últimos años psicólogos y neurocientíficos han empezado a aunar fuerzas para estudiar la interacción mente-cerebro.

Herran Epstein habla de que hay dos rachas de crecimiento cerebral (a los 2 años y a los 6) y que Head Start fracasó porque se hizo a los 3 años.

Ibuka en sus investigaciones quedó muy impresionado por el método Suzuki para enseñar a los niños a tocar el violín a una edad muy temprana y propuso la estimulación temprana alegando que del 70-80% de las sinapsis ya están formadas a los 3 años) Mark Rosenzweig pide prudencia y afirma que la plasticidad no se limita a los 3 primeros años.

Chipman dice que hay muy poca seguridad y vínculos fuertes entre la investigación neurocientífica y las políticas educativas y que éstas no se apoyan en datos sólidos para defender sus teorías.

Los padres y los responsables políticos toman nota

Healy intenta quitar hierro al determinismo de los tres primeros años diciendo que la misma Diamond cuando hizo estudios de ambientes enriquecidos con ratas dijo que había que ser cauteloso en extrapolar esto a los niños

En 1997 Joan Beck dijo que el programa Montessori era el que más se ajustaba a los descubrimientos actuales de la neurociencia y que los niños debían ir a este tipo de colegios para desarrollarse.

Kotulak en “Inside the brain” presenta las tres líneas del mito. Sobre todo defiende que los niños violentos y asesinos lo son por un desarrollo cerebral temporal o al ser expuestos a ambientes negativos.

El informe “Starting points”

Se trata de un informe de la Carnegie Corporation de 1994.

Este informe afirma que los tres primeros años tienen una importancia fundamental pero no se revisa la literatura neurocientífica para decir esto.

Se afirma también que las políticas sociales no son coherentes con estos datos. Incluso el Journal of the American Medical Association señaló que las conclusiones del informe no estaban bien documentadas (de hecho se celebró posteriormente una conferencia para desarrollar una base científica a “Starting points”)

Begley, sin conocer este informe, afirma que efectivamente son cruciales las primeras experiencias pero que estimulaciones posteriores a los 3 primeros años “pueden reconstruir los circuitos percibidos”

La Casa Blanca y Rob Reiner llevaron a cabo un bombardeo informativo poniendo de manifiesto los tres primeros años de vida y los padres en EEUU cada vez están más interesados en este tema

Problemas conyugales

Hoy en día no hay investigaciones que apoyen la relación entre el tipo de apego los primeros años de vida y el desarrollo del cerebro. No hay base neurológica para esta afirmación.

En este apartado se dan algunos datos en contra del mito. Por ejemplo el autor afirma que los guevodoces (sujetos que a los 12 años empiezan a desarrollar caracteres sexuales masculinos) no tienen ningún problema de adaptación

Otro de los problemas que se plantean es la relación entre el apego y el resto de la vida. No se ha podido comprobar qué aspectos específicos de la conducta de las madres desemboca en un tipo de apego u otro. Además no se ha encontrado consistencia en el tipo de apego del niño a lo largo de la vida.

En 1998 Ross Thompson dice que los primeros años no determinan sino que crean simplemente una vulnerabilidad.

El mito crece

Todos estos “descubrimientos” tienen grandes implicaciones a nivel político y legislativo para las políticas sociales y de educación diciendo que tienen suficientes datos científicos para tomar estas decisiones

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web