nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > GREATER EXPECTATIONS > Capitulo 10 : Comunidad y el espíritu de la juventud

La respuesta

CAPITULO 10. Comunidad y el espíritu de la juventud

Las buenas ideas educativas deben ser compartidas ampliamente por las familias, los colegios y otras instituciones que educan a los niños. Educar debe ser un esfuerzo colectivo en todos los vecindarios. Las normas y las expectativas deben reemplazar la cultura actual de confusión. Las comunidades deben apoyar la tarea de los padres. Los mejores padres, sin unas buenas comunidades (sociedad) no pueden encontrar los recursos que necesitan para guiar bien a sus hijos. Los padres tienden puentes entre sus hijos y las actividades, personas y experiencias de la comunidad. Muchos padres hoy día lo que hacen es aislar a sus hijos, estrategia de “cerrojo”. El concepto de comunidad es importante, porque se refiere a objetivos compartidos: la familia y la escuela forman una comunidad para educar a los niños cuando colaboran. La calidad de esa colaboración es lo que sostiene la comunidad. Lo que el autor expone en este libro dividido en capítulos, en realidad un niño lo experimenta como un todo en su vida cotidiana, y debería encontrar en esa experiencia un consenso sobre los valores esenciales. De esta forma las culturas se preservan a lo largo del tiempo. La coherencia que los niños necesitan para orientarse depende de la comunidad: la confusión que experimentan los niños les desmoraliza, aparecen los problemas de comportamiento. Construir puentes entre los ciudades y sus instituciones, colegios, iglesias, agencias públicas, son de los ciudadanos. La comunidad debe tener una “voz moral”, responsabilizarse de todos los niños es lo que debe hacer una sociedad decente. En una sociedad democrática la voz moral de la sociedad puede basarse en valores fundamentales, compartidos por todos (carta comunitaria de los niños y jóvenes). Estos valores no suelen cuestionarse, pero el problema es cómo actuar al respecto: ¿podemos esperar que todos los padres los enseñen, o tenemos que callarnos ante la libertad de los padres de decidir la moral en que educan a sus hijos?, ¿son valores que se dan por hecho o que se deben debatir? El autor considera que no se puede discutir sobre los estándares que enseñan a los niños competencia y carácter, a desarrollarse intelectual y moralmente: no se puede discutir si es mejor enseñar a un niño a resolver un conflicto a patadas o hablando. Tres principios generales para recuperar la voz moral de las comunidades:
1) Las expresiones de los valores deben provenir desde una variedad de fuentes: los mensajes de los padres deberían estar respaldados por otros familiares, profesores, amigos, mentores, monitores de deporte, religiosos, etc…
2) Estas expresiones deben ser consistentes unas con otras: objetivos similares y expectativas comunes.
3) Una comunidad debe expresar su voz moral para construir puentes entre los intereses y habilidades de los jóvenes. Es la única manera de socializar con eficacia a los niños, implicándoles en la comunidad.

Capitulo AnteriorVolver al Indice  


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web