nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > La autoestima > Capitulo 5 : ¿De dónde procede la autoestima? ¿Qué hacemos con el niño?

2. Comprender los mecanismos de la autoestima

CAPITULO 5. ¿De dónde procede la autoestima? ¿Qué hacemos con el niño?

El autor afirma que los primeros pasos de la autoestima corresponden con la aparición del autoconcepto que es un concepto fundamental para la autoestima.

A continuación se nos muestran una serie de situaciones de la vida cotidiana en las que el autor plantea si estamos hablando de autoestima: una niña que repite muchas veces algo porque ve que gusta a su madre, otra niña de tres años que agarra por primera vez la borla del tiovivo, otro niño que se preocupa por la aceptación social etc.

A continuación se habla de la importancia de los iguales, del colegio, en la formación de la autoestima y de cómo a veces los padres subestiman este tipo de influencias. Los niños se comparan mucho socialmente cuando son pequeños y de parte de esa comparación surgen los problemas de autoestima. También propone una clasificación de los niños de 24 a 36 meses en cuestión de su comportamiento social: líderes (hacen ofrendas a otros niños y peticiones para participar en juegos), dominantes agresivos (recurren a la agresividad), dominantes temerosos (evitan competiciones y conflictos) y dominados agresivos (cuando una competición sale mal para ellos recurren a la agresividad)

El autor también considera que los cinco campos más importantes de la autoestima del niño son: aspecto físico, competencia deportiva, popularidad, conformidad conductual y éxito escolar.

Se pone de manifiesto la importancia de escuchar a los niños cuando se quejan de problemas en alguna de estas áreas. También es importante usar lo que el autor denomina “sostén social” que es un diálogo con el niño donde el padre se muestra interesado y atento a sus dudas y hablar sobre sus emociones y dificultades a la vez que le ayudan a relativizar sus problemas con sus consejos. Sin embargo también es importante que el padre no se muestre muy intrusivo queriendo estar en todos los problemas del niño.

A continuación se propone un ejercicio para los padres que consiste en una situación problemática (una niña dice a su madre que las demás no la dejan jugar) y varias respuestas de las cuales los padres tienen que seleccionar la que darían. A continuación se propone cuál de ellas es más acertada y por qué.

La autoestima del niño no simplemente se basa en el juicio que hace de él mismo sino del juicio que los demás hacen, y para el niño existen sobre todo cuatro fuentes principales de juicio externo: padres, profesores, iguales y amigos íntimos. Esto hace que el niño se sienta presionado para ser buen hijo, buen alumno, buen amigo, y buen compañero.

Sin embargo hay variaciones con la edad a este respecto: los niños muy pequeños se fijan sobre todo en la opinión de los padres, entre 3 y 6 años se amplía mucho a profesores y otros niños, y en la adolescencia el juicio que importa es sobre todo el que viene de fuera de la familia. La importancia de la autoestima en la adolescencia es fundamental ya que el suicidio en adolescentes es la segunda causa de muerte en Francia y muchos de ellos presentaban un episodio depresivo. El adolescente se siente muy apegado a sus padres pero por otro lado muy vinculado a su grupo de iguales y el suicidio en muchas ocasiones es una llamada de socorro.

A continuación se habla de la relación entre el orden de nacimiento en una familia y la autoestima. El autor afirma que el nacimiento de un hermano siempre es un golpe en la autoestima del mayor y si viene un tercero lo mismo ocurre para el segundo que pasa a ser el mediano. Sabemos también que los primogénitos e hijos únicos tienen más éxito académico, y cuando se pasan tests de inteligencia tienen más posibilidades que el resto de ser admitidos en buenas universidades. También sabemos que normalmente los hermanos mayores intentan (directa o indirectamente) boicotear a veces intentos de los otros hermanos por sobresalir por miedo a perder su lugar. El orden de nacimiento no sólo influye en el nivel de autoestima sino también en su estabilidad siendo más estable la autoestima en los primogénitos.

El hecho de empezar a ir a la escuela y no estar ya todo el tiempo en casa puede tener también consecuencias para la autoestima, aunque sean transitorias. También muchos especialistas afirman que una buena autoestima aumenta mucho la probabilidad de un buen rendimiento escolar ya que los alumnos con baja autoestima tienen actitudes más fatalistas. Además hay sistemas escolares muy competitivos que mejoran mucho la autoestima de los niños que ya la tienen alta y baja la del resto.

A continuación se propone que la ayuda directa aislada tiene poco impacto en los resultados académicos de los niños y que es mejor una educación global de buena calidad que aumente la autoestima. Se proponen cuatro estilos educativos que tienen que ver con un equilibrio entre seguridad y cariño y normas: rígido (mucha ley y poca seguridad), incubadora (ninguna ley y mucha seguridad), tipo permisivo (ninguna ley y ninguna seguridad) y tipo estimulante (ley y seguridad)

El cariño por parte de los padres es un motor muy importante para la autoestima pero no basta con darlo, el niño tiene que percibirlo. También se plantea en este apartado el hecho de que los padres entreguen apoyo incondicional (haga lo que haga recibirá amor) o condicional. Los peligros del primer tipo son un niño mimado y del segundo un niño domado.

El capítulo termina proponiendo algunos consejos a los padres como: pasar tiempo con el niño a solas, mostrar interés por las cosas que le gustan, compartir con él actividades etc.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web