nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > MENTES DIFERENTES, APRENDIZAJES DIFERENTES > Capitulo 4 : Acordarse de aprender y aprender a recordar. El sistema de la memoria

I

CAPITULO 4. Acordarse de aprender y aprender a recordar. El sistema de la memoria

Los estudiantes tienen que almacenar y recuperar muchos datos, cuando hay alguna dificultad relacionada con la memoria se desaniman mucho, porque estudian y no tienen buenos resultados. La memoria es un sistema muy complejo con múltiples departamentos: “nunca se aprende nada sin que intervenga algún componente de la memoria”. Un niño que comprende bien, pero que no memoriza, no podrá recuperar ni aplicar los conocimientos. En la escuela la presión sobre la memoria se va haciendo progresivamente más intensa. La pregunta importante es: “Memoria, ¿para qué?”. Hay niños cuya memoria no funciona como sería necesario para responder a las exigencias del currículo. Tres categorías o almacenes de memoria:

- Memoria a corto plazo. Es el lugar de la mente donde “las cosas se paran un poco” (se guardan por muy poco tiempo). Es como una estación repetidora de la mente. Cómo prorrogar la vida de los datos en la memoria a corto plazo: repetirlos en voz baja, formar imágenes, ponerlos en palabras (son estrategias de enumeración o repetición). De todos modos, es bueno que la memoria a corto plazo sea breve, porque hay un flujo constante de datos que deben entrar y salir de la mente con rapidez. El espacio en la memoria a corto plazo es escaso, lo que crea muchos problemas a padres, enseñantes y niños. Como esta memoria sólo puede contener siete bits de información, todos los mensajes que entran enla memoria a corto plazo deben pasar por un proceso de “recodificación”, una función neuroevolutiva con la misión de “abreviar o condensar información: los datos entrantes se comprimen en un formato mucho más apretado para que puedan caber con cierta holgura en la memoria a corto plazo” (p. 111). Un estudiante tiene que utilizar constantemente paráfrasis en clase – abreviar oraciones largas de manera casi automática, sin ser conscientes de que lo hacen-. Los mejores estudiantes suelen ser los que mejor comprimen o abrevian las informaciones largas, diciéndose a sí mismos unas palabras que condensan lo que el profesor ha dicho, o recodificando la información en un “bloc de notas visual”. Algunos niños no realizan esta función bien y hay que enseñarles explícitamente a hacerlo, por ejemplo haciendo que resumen una instrucción o una experiencia concreta. La memoria a corto plazo debe aceptar la información relevante, para almacenarla rápidamente. Hay niños que no almacenan algunos tipos de información. Lo que debe hacerse es aprovechar la mejor vía de entrada: si tiene mucha capacidad para retener información visual, debe emplear un “bloc visual” para recordar. Hay niños que con ritmo de la memoria a corto plazo limitada: “Si queréis que me acuerde, hablarme despacio”, dice un niño con este problema. Además existe una relación estrecha entre memoria a corto plazo y controles de la atención. A veces los padres no saben si a su hijo le falla la atención o la memoria. Puntos potencialmente vulnerables de la memoria a corto plazo: recodificar, captar distintas formas de información, captar con rapidez la información, empleo de estrategias, trabajo conjunto de atención y memoria.

- Memoria de trabajo activa. Una niña que mientras escribe se va olvidando de lo que quiere decir, porque no puede pensar a la vez en el tema y la estructura del texto. Hay niños que parecen perder el hilo de lo que hacen mientras lo hacen. Tienen dificultad para pensar en varias cosas a la vez, es una disfunción de la memoria de trabajo activa. Esta memoria es el lugar donde se guardan los propósitos o componentes de una actividad el tiempo suficiente para realizarla. Cuatro cometidos: 1) ofrecer espacio mental para combinar o desarrollar ideas, 2) ofrecer un mecanismo para mantener unidas las partes de una tarea mientras se lleva a cabo, 3) ofrecer un punto de conexión para que la memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo se unan, 4) ofrecer un lugar donde mantener planes y propósitos inmediatos. Los niños con esta dificultad tienen que tomar tantas notas como sea posible, subrayar lo más importante de lo que leen para luego repasarlo, o dictarlo en una grabadora. Los estudiantes que tienen dificultades para mantener unidos los componentes de una tarea mientras la realizan suelen ser caóticos y desorganizados. Se les toma por distraídos, pero su dificultad es el espacio en la memoria de trabajo activa. Necesitan anotar los pasos para realizar una tarea y un espacio de trabajo muy organizado. La memoria de trabajo también conecta distintas partes de la memoria: mantener una pregunta en la memoria de trabajo activa mientras busca información almacenada a largo plazo. Para los niños que tienen poca integración en la memoria de trabajo escribir es un tormento, y cuando se expresan por escrito suelen ser desorganizados y poco coherentes. Les puede servir de ayuda hacer una lista de las ideas que quieren expresar. Los niños tienen que desarrollar automatismos para leer y escribir, porque de otra forma las operaciones necesarias para estas tareas ocupan mucho espacio en la memoria de trabajo. Algunos niños tienen mucha dificultad para mantener en esta memoria de trabajo los sonidos de la lengua, les cuesta mucho “juntar los sonidos” que componen las letras (necesario para leer). Por otra parte, las preocupaciones afectan negativamente a la memoria de trabajo, ocupan espacio. Los problemas graves en la familia afectan al rendimiento de los alumnos, entre otras razones por esta causa. Cuando los controles de atención son débiles la memoria de trabajo tiene menos espacio libre y las ideas se pierden. Puede haber fallos de la memoria de trabajo que sean específicos de un contenido, puede ser una dificultad local o general. La motivación, el interés por la actividad, también puede ser una causa del buen funcionamiento de la memoria de trabajo.

- Memoria a largo plazo. Los estudiantes con dificultades en esta memoria pueden sentirse muy vacíos e inútiles, incluso considerarse “retrasados mentales”. Por ejemplo un adolescente que es incapaz de recordar hechos concretos cuando se lo piden. Hay alumnos que en los exámenes se quedan en blanco. Por ejemplo, un alumno que comprendía conceptos matemáticos, pero que con 12 años todavía no dominaba las tablas de multiplicar y se olvidaba de los procedimientos. Sus problemas eran de almacenamiento y recuperación de información de la memoria a largo plazo. Esta memoria funciona cuando se guarda la información de manera sistemática y se coloca donde luego pueda ser encontrada. Tiene dos fases:

Fase de archivo. Se debe almacenar la información de manera sistemática. Esto se denomina “consolidación”. Hay cuatro formas de consolidación: pares (nombres y caras, p.e.), procedimientos (anudarse una corbata), categorías (clase de frutas) o reglas y pautas (dónde se ponen los acentos en las palabras). Para los niños suele ser más fácil la consolidación de pares cuando es algo que les interesa, pueden saberse cuales son todos los modelos de coches pero no la definición de una palabra, o pueden tener facilidad con algunas asociaciones pero no con otras. Se puede practicar con ellos, convirtiendo en un juego lo que le supone dificultad. Tenemos un manual muy voluminoso de procedimientos, algunos motores y otros cognitivos: es la memoria de cómo se hacen las cosas. Un niño con problemas en esta función dirá: “Es que no me acuerdo de cómo se hace”. Se le puede hacer practicar el procedimiento. La información que se compone de datos se archiva en categorías y subcategorías, con una jerarquía. A los niños con dificultades en esto se les puede ayudar haciendo con ellos diagramas que representen los datos a recordar (pag. 127). Otra función de la fase de archivo es el aprendizaje de pautas y reglas, que hacen nuestro entorno más predecible, también las materias de estudio. Nos familiarizamos con reglas que vemos repetidas muchas veces y se hacen automáticas. Los niños pueden llevar un cuaderno de reglas: “Si ves un rectángulo con los cuatro lados iguales, es un cuadrado”.

Fase de acceso a la memoria a largo plazo. Dos procesos básicos: recuerdo y reconocimiento. A) Recuerdo: en el colegio se pide a los niños que sean cada vez más rápidos y precisos recordando (se le da unos tres segundos para responder en clase). Para algunos niños esto supone una gran dificultad. La recuperación convergente se da cuando sólo hay una respuesta posible, la divergente, cuando hay varias respuestas aceptables. Hay niños que saben mucho pero que no pueden dar la respuesta adecuada cuando se la piden (converger). Hay que evitar el exceso de exigencia de recuerdo rápido dando más tiempo a los alumnos en los exámenes, enseñarles además a ser metódicos y reflexivos al archivar información y comprender cómo almacenan datos en su memoria. B) Reconocimiento: encontrarse con una información o pauta concreta y saber que ya lo conocemos de antes. Al aprender, los niños tienen que reconocer algo que ya habían estudiado antes cuando se lo vuelven a encontrar, la dificultad es que superficialmente puede parecer un contenido distinto. Hay niños con dificultades para captar conceptos subyacentes aunque los hayan visto ya muchas veces. También tienen que transferir desde la memoria a largo plazo los métodos para resolver problemas. Las personas expertas en un campo suelen tener una gran capacidad para captar lo familiar aunque superficialmente parezca algo nuevo. Los niños con dificultad para el reconocimiento necesitan practicarlo a conciencia. Estos niños comprenden peor el sentido de lo que están aprendiendo, porque les parece distinto cada vez aunque sea lo mismo. Al ir avanzando en la escuela los alumnos deberían tener una acceso cada vez más rápido y automático a la memoria a largo plazo (automatización progresiva). Las dificultades en matemáticas se suelen deber a que el alumno no automatiza los procedimientos, y en el lenguaje, a que no lo hace en la decodificación de las palabras. Al principio de la adolescencia ya la decodificación de palabras debería ser automática (más o menos) para liberar los recursos mentales y dedicarlos a la interpretación de ideas complejas. Los padres pueden ayudar a mejorar los automatismos de sus hijos: la única manera es practicando mucho.

Otras dificultades de la memoria. Diferenciar memoria voluntaria (la que se utiliza en los estudios) e involuntaria. Memoria episódica y memoria semántica: en el aprendizaje formal se emplea la semántica, la episódica es una memoria biográfica. Hay niños que recuerdan todo lo que han hecho, pero que tienen muy pocos recuerdos semánticos o de significados abstractos. Los niños con controles de atención deficientes suelen tener una memoria episódica muy capaz. Estos estudiantes destacaran en aprendizajes basados en la experiencia práctica. A muchos niños con problemas de memoria se les cataloga como perezosos o con mala actitud, también como poco inteligentes, esto daña muy profundamente el concepto de sí mismos. Se sienten incomprendidos: “hay cantidad de niños con una mente excelente que manifiestan problemas de memoria que ellos mismos no saben que padecen” (p. 134). En los primeros años escolares los niños aprenden a relcionar sonidos y símbolos, números y cantidades, objetos y nombres, títulos de canciones y relatos. Más adelante en primaria se enfatiza el recuerdo preciso de ehchos o poder ejercitar una aptitud aprendida en el momento requerido. Escribir exige mucho del recuerdo, porque se deben recordar a la vez las reglas de la lengua, los conocimientos previos, las ideas y los aspectos motrices de escribir. Por eso para muchos estudiantes escribir es un tormento, hablan muy bien y escriben muy mal. Las deficiencias en la memoria suelen aparecer ya en primaria. Entre primaria y secundaria se pone a prueba la memoria de reconocimiento, tienen que reconocer pautas y métodos ya aprendidos. En secundaria hay que prestar atención a la memoria de trabajo activa, junto con la automatización. En el segundo ciclo de secundaria se intensifica la presión sobre la memmoria. Los alumnos que comprenden bien la memoria (metamemoria) experimentan menos tensión para superar los estudios, son ESTRATEGAS COMPETENTES DE MEMORIA. Recomendaciones prácticas:

- La práctica de las aptitudes escolares (leer, escribir, hacer cálculos) mejora la memoria
- Un niño con problemas de memoria no es tonto
- Estudiar para exámenes es un ejercicio para el desarrollo de la mente (enseña a prepararse para algo previsible, una aptitud importante en la vida)
- Un buen alumno tiene que lograr un equilibrio entre comprensión y recuerdo, los exámenes no deberían ser sólo pruebas de memoria
- La memoria necesita un tiempo de consolidación, cuando los alumnos tienen una hora de una materia y luego otra materia y así varias al día, no se puede consolidar bien lo que aprenden en cada clase. El autor recomienda dedicar semanas enteras a una materia (programación por bloques), o clases más largas.
- Atención y memoria van unidas, recordar requiere concentrarse
- Los estudiantes deberían tener planes de aprendizaje: ¿Cómo voy a recordar esto?
- Deben conocer y dominar técnicas de memoria
- El recuerdo y el reconocimiento funcionan bien cuando se ejercitan con frecuencia
- Hay que ejercitar la memoria de trabajo activa y ejercitarla conscientemente
- Se puede reforzar esta memoria durante la lectura

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web