nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > MENTES DIFERENTES, APRENDIZAJES DIFERENTES > Capitulo 7 : Mente y músculo. El sistema motor

I

CAPITULO 7. Mente y músculo. El sistema motor

A los niños les gusta mucho “lucirse” con su destrezas motrices. Se lo toman muy en serio. Es importante para su orgullo, para el amor propio. Necesitan sentir que dominan y que tienen destreza en alguna actividad motriz. Se comparan con sus compañeros, quieren tener ventaja en los juegos de competición. El deporte puede ser la mejor manera de satisfacer ese impulso. “En el mejor de los casos el deporte puede fomentar la colaboración, la planificación, el autocontrol y unas sólidas normas éticas (como la deportividad)” (p. 201). Escribir es una de las actividades que exigen una coordinación muscular más compleja. Las acciones motrices, cuando están bien coordinadas, refuerzan la memoria y el aprendizaje (memoria de trabajo activa y capacidad para resolver problemas). La función grafomotriz no es lo mismo que la motricidad fina: es la actividad altamente especializada de escribir. Hay niños muy hábiles en las manualidades o el dibujo que sin embargo tienen graves problemas para escribir. “Lo interesante es que muchos de los niños que tienen problemas con la función oromotriz también tienen dificultades con la función grafomotriz”. Se debe a que ambas acciones requieren una rápida secuenciación motriz. Otras actividades cotidianas se realizan con una velocidad menor y un flujo secuencial menos complejo.

- Función motriz gruesa: algunos niños con dificultades de aprendizaje también tienen problemas de coordinación muscular. La aptitud de un niño en el deporte es muy visible, se ve claramente la eficacia de las conexiones entre su cerebro y los grandes músculos (coordinación de los movimientos). Para algunos niños cualquier movimiento parece fácil, para otros parece imposible. Hay niños que evitan deportes de pelota o balón, que sin embargo destacan en actividades como la gimnasia y el baile. Es porque su procesamiento espacial no puede ir a un ritmo y una complejidad tan elevadas, mientras que el procesa,miento de información que llega de sus músculos en acción sí es el adecuado, o es mejor de lo normal. Los niños más “patosos” en los deportes habituales reciben muchas críticas. Cuando un niño tiene una disfunción de la función motriz gruesa, puede verse expuesto a muchas humillaciones, por eso es bueno que pueda practicar en la intimidad si quiere. “Entre el lenguaje y la función motriz gruesa se desarrollan diálogos fascinantes” cuando se juega al baloncesto, por ejemplo. Cuando ya se domina la actividad esas “conversaciones con uno mismo” se van reduciendo. Entre un entrenador y sus alumnos se produce una intensa comunicación en dos direcciones, que debe regular también la función motriz. Hay niños que no son capaces de asimilar esas instrucciones, porque tienen grandes dificultades para interpretar el lenguaje que hace referencia al movimiento y al espacio.

- Función motriz fina: Esta función exige mucha memoria y coordinación entre las vías visuales y los dedos. La jornada escolar es muy exigente en esta función. “Para bien o para mal, los niños, sobre todo durante la etapa de preescolar y de primaria, tienden a ser muy sensibles a su actuación motriz fina. Cuando no tienen habilidad en esta tarea se sienten muy inferiores, los padres deben darles seguridad y consuelo, tranquilizarles y trabajar con ellos a fondo, si es necesario, en una actividad motriz fina en la que puedan sentirse orgullosos. “Tendemos a observar una fuerte correlación entre la capacidad para la ordenación espacial de un niño y su destreza motriz fina. Aunque no siempre ocurre así, los estudiantes dotados con un sentido superior de la disposición espacial, los que poseen una sólida percepción y memoria del espacio, suelen ofrecer las muestras más impresionantes de motricidad fina” (p. 210). Niños muy hábiles en dibujo o manualidades pueden sin embargo tener muchas dificultades en lectura o en la ortografía o en las matemáticas. Mejorando la motricidad fina de un niño con problemas en el estudio podemos ayudarle mucho a recuperar una imagen positiva de sí mismo, siempre que encuentre actividades donde su motricidad fina sea buena. Para los niños con disfunción grafomotriz puede ser recomendable que usen el teclado (ordenador portátil). A algunos niños les resulta casi imposible controlar lo suficiente el movimiento de los dedos como para escribir (problema de implementación motriz). Pueden sufrir un “trastorno de agnosia digital”, pierden la noción de dónde se encuentran sus dedos. Son niños que de pequeños escriben acercándose mucho a la hoja. El ordenador puede serles de utilidad.

- Otras formas de la función motriz: el habla, la producción musical.

Un consejo general que da el autor es que no siempre un niño puede encontrar satisfacciones en todas las áreas, y que a veces es mejor aceptar que no es bueno en algo, pero que tiene otras muchas habilidades. La presión excesiva de los padres en la esfera motriz de los niños puede llegar a casuarles una depresión (padres obsesionados con el deporte de sus hijos). Tampoco es bueno “revenciar” a los niños que logran éxitos en el deporte, el deporte sólo es una diversión, un aprendizaje. De mayores pueden sentir que han dedicado demasiado esfuerzo al deporte, descuidando otros aprendizajes. En primaria las manulidades tienen mucha importancia, se sienten muy avergonzados cuando no les salen las cosas tan bien como a sus compañeros. Puede aparecer ya a esa edad el problema para escribir, junto con la aptitud o ineptitud para los deportes. Se reafirma la tendencia competitiva de los niños. En secundaria los deportes se convierten en “algo muy serio” para los chicos. El “elitismo deportivo” es muy dañino, porque sólo se valora a los deportistas muy buenos y no a los simplemente buenos. UN regla estricta que deberían seguir todos los profesores de educación física o entrenadores: no permitir nunca que un alumno ridiculice a otro porque cometer un error o quedar mal. A los alumnos con peor control de la función motriz se les debería eximir de cualquier obligación en la clase de educación física, tienen todo el derecho.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web