nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > THE WORLD´S YOUTH > Capitulo 2 : Tendencias demográficas que afectan a los jóvenes alrededor del mundo.

CAPITULO 2. Tendencias demográficas que afectan a los jóvenes alrededor del mundo.

Se define a los jóvenes en este capítulo como personas en su segunda y tercera década de vida. Estudia los cambios en la distribución de la edad y las transiciones que la cultura determina para cada edad y cómo define la experiencia en estos años. Comparan los niveles de logro escolar, la edad del primer empleo, del matrimonio y de tener hijos. Qué recursos tienen los jóvenes de cada región para hacer esas transiciones, cuantos recursos nacionales se invierten en salud y educación y cuales son las tendencias del mercado de trabajo, cómo están preparándose los jóvenes para acceder a la vida adulta. Los chicos menores de 15 años son un tercio de la población en los países en desarrollo y casi la mitad en África subsahariana. Antes de que en una sociedad desarrollada descienda la mortalidad, las tasas de fertilidad y mortalidad son altas, por lo que la media poblacional es bastante joven. Si en esta situación desciende la mortalidad, hay más niños que llegan a ser jóvenes y hay más jóvenes aún. Cuando la seguridad de los adultos aumenta, nacen menos niños y la media de edad aumenta, si además desciende aún más la mortalidad, se llega las sociedades con menos jóvenes. Esto se conoce como transición demográfica, que ya se ha realizado en Europa y Norteamérica, pero que en Suramérica, Este Asiático, Oriente Medio y Sur de Asia está teniendo lugar ahora. Los países de África subsahariana y Oriente Medio y Sur de Asia están en la fase de preiniciación. En la que los menores de 15 años son la mitad de la población, y la edad media de la población es de 17 años. En los países de iniciación tardía los menores de 15 años son un tercio de la población (edad media de 23 años), en los países de iniciación temprana son menos de una cuarta parte (edad media 34 años). Son jóvenes que en los próximos años van a hacer la transición a los roles adultos: por eso la demanda sobre las escuelas y otras instituciones educativas es enorme en estos países donde la mitad de la población tiene menos de 17 años.

La demografía de una sociedad y cómo afecta a los jóvenes: la cantidad de recursos que una sociedad invierte en educar a los jóvenes, y las aportaciones que estos jóvenes van a hacer a su sociedad, en capital humano y social, es un tema clave para el progreso social. Variará según sea la situación económica del país y el tamaño de la cohorte de población en esa franja de edad. La educación y la salud son indicadores de lo que una sociedad invierte en recursos para los jóvenes:

A) Educación: La educación ha ampliado su objetivo, para enseñar a los jóvenes conocimientos, pero también a aprender nuevas habilidades y usar tecnologías. La educación universal reduce la desigualdad y aumenta la base de productividad, reduciendo las diferencias por nivel educativo en los ingresos. Para los organismos internacionales es prioritaria la educación básica y la formación técnica. Además de universalizar la educación los países tienen que asegurar su calidad y que se cumplen sus normas. En muchos países los alumnos dejan la escuela para trabajar, en Primaria o en Secundaria, y esta es una cuestión crítica. Cuando hay una gran parte de los adolescentes en la Secundaria y en educación superior, esto quiere decir que se ha alargado el periodo de inversión familiar y social en los jóvenes.


Igualdad en la educación: Requiere eliminar diferencias de género, raza, etnia, religión, clase social o entornos rurales o urbanos en el acceso a la escuela. La discriminación por género en este derecho es de las más documentadas; porque en muchas regiones se valora mucho más la educación de los hombres. El ratio de mujeres que realizan educación Primaria, Secundaria y Terciaria es menor en todos los países en desarrollo que el de los hombres. Las mujeres con más nivel educativo tienen menos niños, más sanos y mejor educados; tienen mejores probabilidades de buenos sueldos y favorecen a toda la sociedad además de mejorar su bienestar individual. Hay programas educativos que tratan de promover la igualdad de las adolescentes, pero las resistencias de las tradiciones son muy fuertes en algunos casos. Las chicas que realizan la educación secundaria reciben castigos muy fuertes en algunos países por no atenerse a las normas.

B) Salud: Los jóvenes suelen ser los más sanos de su generación, si sobreviven las enfermedades de la infancia. Desde los años 70 las mejoras en la salud pública en los países en desarrollo han supuesto que los jóvenes superen la infancia con menos enfermedades. Pero en los países en desarrollo una gran parte de la población no se espera que supere los 60 años (la mortalidad en la infancia es la causa principal). La educación de la salud y sexual de los niños y jóvenes es esencial para reducir la brecha en la esperanza de vida entre países desarrollados y en desarrollo. Las causas de muerte entre los jóvenes más comunes son accidentes, homicidios y suicidios, aunque en algunas regiones es el VIH-SIDA. El comportamiento de riesgo ha aumentado los problemas de suicidio, homicidio y abuso de drogas entre los jóvenes, debido a la falta de respeto a las normas. Las enfermedades infecciosas son más comunes cuando el sistema de salud no tiene la infraestructura básica que es necesaria.

La actividad sexual, el uso de anticonceptivos y la fertilidad de los adolescentes son temas importantes. En países en desarrollo las adolescentes frecuentemente tienen relaciones sexuales pero sin utilizar medidas de protección ni acceder a servicios de salud reproductiva (15 a 19 años). El riesgo de embarazos no deseados es cierto y con las consecuencias que tiene para las vidas de esas chicas. Al aumentar la escolarización aumenta el riesgo de embarazo entre adolescentes, porque se retrasa la edad de entrada al matrimonio. En Europa, por el contrario, se hace una educación sexual que está llevando a relaciones sexuales adolescentes seguras y responsables.

Las transiciones a la edad adulta se han retrasado al alargarse el periodo educativo: empleo, matrimonio, paternidad. Al estudiar estas transiciones se puede determinar la inversión de la sociedad en los jóvenes y en qué momento se produce. La incorporación al trabajo es más tardía cuando el nivel educativo medio es más alto: entre los 15 y 19 en un país desarrollado lo más normal es seguir estudiando, o formándose, en uno en desarrollo es trabajar. Al entrar tan jóvenes en el mercado de trabajo dejan la educación adicional y pierden la posibilidad de lograr un empleo más cualificado. En los países en desarrollo las chicas tienen menos empleo, aunque tengan el mismo nivel educativo, ya que muchas culturas no lo favorecen por ser la edad de casarse y tener hijos. Los obstáculos a que las chicas vayan a la escuela o se forman son de todos tipos, lo mismo respecto del trabajo. En regiones de África y Asia es normal que las chicas trabajen en empleos propios de mujeres, tradicionalmente, y en algunos casos esto se combina con la escuela. Respecto del matrimonio y la paternidad: se ha encontrado una relación consistente entre el matrimonio siendo chicas muy jóvenes (en algunos países durante la adolescencia) y la niveles más bajos de autonomía, estatus social, educación y más alta fertilidad y peores resultados en el desarrollo de los hijos. En las regiones donde es probable que las chicas se casen en la adolescencia también lo es que tengan hijos siendo muy jóvenes: entre el 5 y 15% de las mujeres entre 15 y 19 años tienen hijos en Africa. La entrada a los roles adultos (ser padres) se retrasa por el periodo educativo más extenso en los países desarrollados, pero en algunas de las regiones que están en desarrollo no parece ser así. Los jóvenes que tienen educación están más informados y contemplan un rango mayor de opciones vitales: la globalización ha promovido la idea de que la juventud debería ser un tiempo libre de responsabilidades, ocupado en el desarrollo de los intereses y talentos de cada uno. Otro factor a tener en cuenta son las desigualdades entre unos hogares y otros, dentro de la misma sociedad, ya que las oportunidades de un joven dependen de que su familia pueda mantenerle mientras estudia. Las desigualdades son más fuertes en algunas regiones, y se reducen al máximo cuando hay sociedades desarrolladas que redistribuyen los recursos. Por otra parte, cuando las familias tienen formas distintas a la tradicional, o hay muchas personas dependientes de un hogar, se suelen dar peores situaciones de salud, educación y ajuste social de los hijos.

¿Cuál es la preparación de un país para invertir en la juventud recursos? Esta es una generación sin precedentes de jóvenes, que requiere una inversión inmensa en educación, empleo y salud – para alrededor de 1.000 millones de jóvenes-. Aunque las necesidades varías de una región a otra, según los parámetros anteriores. La educación es clave en los países en desarrollo donde hay una gran proporción de jóvenes, porque si no sus economías no van a poder absorber esa cohorte de población, o se van a crear solo trabajos de poca cualificación. En países desarrollados hay el mismo problema de formación para atender las nuevas necesidades de la sociedad. El Banco Mundial considera que el desarrollo a nivel mundial del capital humano es clave para reducir la desigualdad de ingresos. Esta inversión favorecería el crecimiento económico y la protección social básica de los ciudadanos de cada nación. Son necesarias otras protecciones sociales cuando hay una crisis en una región o se está reestructurando: como garantizar los beneficios y los derechos clave de los trabajadores.

“Las regiones del mundo comparten algunos desafíos en la inversión de recursos en la juventud: primordialmente reducir la pobreza y la desigualdad. Hacer la salud, la educación y las oportunidades en el mercado de trabajo disponibles universalmente es crítico para promover el bienestar de todos los jóvenes y promover sus esperanzas para el futuro” (p. 53).

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web