nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > THE WORLD´S YOUTH > Capitulo 4 : Adolescencia en India: Chicos de la calle o Millionarios de Silicon Valley.

CAPITULO 4. Adolescencia en India: Chicos de la calle o Millionarios de Silicon Valley.

Hay 200 millones de adolescentes en India, entre 10 y 19 años, 22% de la población. 300 millones en la franja de edad entre 10 y 24 años, 30% de la población. Los matrimonios y la tasa de fertilidad son elevados. El 34% de las chicas entre 15 y 19 están casadas, y el 19% de la fertilidad se atribuye a mujeres entre 15 y 19 años. Hay un término tradicional que se refiere a los jóvenes, una etapa de aprendizaje, de entrenamiento, aunque más para las castas altas. Las familias son muy interdependientes, con normas y rituales estrictos, y los chicos tienen un estatus por encima de las chicas. Los padres educan a sus hijos en valores tradicionales, la familia tiene más peso que el individuo y se enfatiza la interdependencia y el respeto a los mayores. Son familias patriarcales, pero se observa un menor peso de la figura paterna, sobre todo en las clases medias educadas. La supervisión de los hijos es muy cercana, de las chicas en sus actividades en casa y sociales, de los chicos con respecto a su aprendizaje. Se ha comprobado que los padres de clases medias en India están participando más, dedicando más tiempo, al cuidado de sus hijos. Las relaciones dentro de la familia son de mucha interdependencia, y el término que las define es “deber”. Los rituales tienen importancia y los vínculos y las funciones que realiza cada uno son específicas del vínculo materno, paterno, entre hermanos o hermanas. Pero los adolescentes están expuestos a nuevos valores, de tipo occidental, más confusos, a cambios acelerados, a la competitividad de la economía, con lo que los padres se encuentran a veces fuera de la seguridad que les dan esas tradiciones. Disminuye el apoyo social y aumentan las tensiones, también para la salud mental. Los iguales son muy importantes como agentes de socialización, ya que las familias son muy extensas, de hasta 50 miembros viviendo juntos, y hay muchas relaciones, aunque se limitan las relaciones entre chicos y chicas en la pubertad. Pero pasan más tiempo con otros chicos de su familia que si son de otras familias, aunque deja de ser así cuando son clases sociales más altas. La cultura del grupo de iguales, al modo occidental, está más presente en las clases medias y altas.

La religión juega un papel muy importante en su vida diaria. Las castas parecen tener menor influencia que antes, y ahora un factor muy relevante son los medios de comunicación, el tipo de vida que retratan las películas en India. “La casta, la clase social, el género, la religión y la comunidad local constituyen el paisaje social de los adolescentes Indios, que enmarca sus expectativas, ambiciones, y aspiraciones educativas” (p. 116). El sistema educativo es elitista, para las clases medias y altas, aunque es formalmente universal es el que tiene un índice más alto de niños y adolescentes no escolarizados, y tiene el mayor índice de jóvenes entre 15 y 35 años analfabetos. Alrededor de 100 millones de niños en India nunca han asistido al colegio. En las zonas rurales, en las tribus y entre las niñas, el grado de desigualdad es el más alto, con mayor grado de analfabetismo (5 de 6 chicas de zonas tribales) y menos años en la escuela. En India hay el mayor porcentaje del mundo de niños que trabajan: 10 millones entre 0 y 14 años son puestos a trabajar (¿cada año?, el autor no aclara el dato). La política sobre este problema es poco clara y lo permite como necesidad de las familias pobres. Es parte de la tradición india del trabajo en la familia, y además hay poca confianza en el sistema educativo como fuente de oportunidades. Son trabajadores sobre todo marginales, niños y adolescentes, en todo tipo de sectores. Trabajan muchas horas en tareas de adultos y en situaciones peligrosas, con lo que su saluda se deteriora. Las respuestas del gobierno y de ONGs son muchas, pero el problema sigue existiendo para la tercera parte de la población, la escala social más baja, que vive por debajo el umbral de la pobreza. Para los adolescentes de clases medias y altas el futuro es más positivo: la educación se ve como la clave para el progreso social y los padres están dispuestos a hacer grandes sacrificios para que sus hijos estudien, hay facilidades en forma de becas y créditos, y las familias tienen una fuerte tradición de aprendizaje y dan mucho apoyo a sus hijos y supervisión. Es un entorno educativo muy competitivo, con instituciones elitistas en algunos campos, aunque en otros la formación es más deficiente. Hay programas nacionales de participación cívica de los jóvenes, que han aumentado su conciencia social y su implicación en actividades de voluntariado en comunidades: desde las universidades se están haciendo muchos trabajos en proyectos para generar ingresos en las aldeas, evaluaciones sanitarias, centros de formación para mujeres; o en las ciudades proyectos para las chabolas, alfabetización, vacunación, educación. Hay una tradición de servicio a los demás en India, que se une al nuevo concepto de voluntariado. En los institutos hay una asignatura que se llama “Socially Useful Productive Work”. Pero al mismo tiempo ha aumentado la criminalidad entre los jóvenes indios, sobre todo en los bajos fondos de las ciudades.

La salud, la sexualidad, los cuidados médicos, dependen en gran medida de la clase social. Los jóvenes más pobres tienen una nutrición deficiente y más enfermedades por el trabajo. La sexualidad se considera parte del matrimonio, tradicionalmente, pero los nuevos modelos sociales hacen que no sea tan rara entre los jóvenes, sobre todo en clases medias o altas. Los problemas de salud, física y mental, entre los jóvenes indios y su expresión de la sexualidad se tienen que comprender dentro de su contexto cultural: la condición más vulnerable es la de las chicas pobres, sin educación y de casta más baja. Además hay muchas veces falta de saneamiento, de higiene y de servicios de salud. Se ha hecho un gran reforma social para proporcionar asistencia médica a todos los niños en su entorno cercano, y se están uniendo las prácticas tradicionales de la medicina india con las modernas. Hay además programas nacionales para los jóvenes y de desarrollo de los adolescentes, que les enseñan los principios de su constitución, la herencia cultural de India, y los valores de disciplina, confianza en uno mismo, justicia y juego limpio. Hay otros programas de ONGs similares. El autor concluye que muchos adolescentes indios están logrando éxitos personales y profesionales que sus padres no habrían podido imaginar, pese a que muchos otros están incorporándose a la vida adulta en malas condiciones de salud, de formación o con comportamientos de riesgo.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web