nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > APPROACHES TO POSITIVE YOUTH DEVELOPMENT > Capitulo 15 : Desde “Yo” a “Nosotros”: desarrollo de la capacidad para el trabajo en equipo en los programas para jóvenes.

Sin Partes

CAPITULO 15. Desde “Yo” a “Nosotros”: desarrollo de la capacidad para el trabajo en equipo en los programas para jóvenes.

La capacidad de trabajar con los demás se está haciendo más importante aún, las individualidades no tienen sitio y hay que saber interactuar, las empresas forman equipos de trabajo y las individualidades en un mundo globalizado por sí solas no pueden progresar. Si la gobernanza mundial va a ir transformándose en una democracia, esto presupone la capacidad de los ciudadanos de trabajar juntos. Por eso los mayores expertos están dedicándose a identificar las competencias que los jóvenes necesitan para la vida adulta: la colaboración y el trabajo en equipo son de las más importantes. Comprender la perspectiva de los demás es un logro evolutivo, junto a la capacidad de coordinarse en un trabajo colaborativo. Las sociedades occidentales promueven el individualismo, lo cual hace difícil el entendimiento y la toma de decisiones. Por qué proceso evolutivo los jóvenes superan el egocentrismo y aprenden a colaborar. Cómo se puede facilitar el trabajo en equipo. Formula el autor una teoría sobre los procesos de cambio del adolescente, interesándose por los programas para jóvenes en los que se crean contextos donde hay experiencias de desarrollo positivo. “En la adolescencia los jóvenes logran el potencial de desarrollar nuevas habilidades cognitivas interpersonales, como coordinar múltiples perspectivas y comprender el yo y al otro como un sistema (Eisenberg & Fabes, 1998; Selman, 2003), por lo que la adolescencia puede ser un tiempo en el que los jóvenes son capaces de aprender principios avanzados sobre cómo coordinarse con los demás” (p. 278). Una visión más pesimista describe cómo las relaciones se convierten en influencias negativas, comportamientos dominantes y otros factores de riesgo, sobre todo cuando pasan mucho tiempo con sus amigos en actividades no estructuradas. Los programas para jóvenes les orientan hacia metas y les desafían, les hacen concentrarse en actividades de colaboración. Pero cuando están con sus amigos también tienen experiencias de afiliación y colaboración importantes.
Estos programas son de muchos tipos, siempre actividades extracurriculares, en las que los jóvenes aprenden un deporte, una habilidad técnica, un arte, forman sus propios clubs, etc... En uno de estos programas el autor estudia qué han aprendido: a ayudar y ser ayudados, a recibir y dar feedback sobre lo que están haciendo, a liderar y a ser liderado. Ayudar es una forma de lograr un éxito, es trabajo en equipo. Es mejor trabajar juntos que copiarse unos a otros. Se puede aprender de los demás. No se tiene suficiente criterio trabajando solo. Cuando se trabaja con los demás se puede saber mejor lo que estás haciendo. Hay que escuchar a los demás y compartir ideas. Hay que explicarles a los demás lo que quieres hacer con ellos. Si te explicas las cosas se hacen mejor. En algunos casos hay que trabajar en equipo. Estos son aprendizaje de jóvenes que participan en uno de estos programas.

El autor propone una trayectoria para el desarrollo del trabajo en equipo: hay una etapa inicial de autosuficiencia al comenzar el programa y desconfianza. En un segundo momento aprenden los beneficios de trabajar juntos, aparecen intercambios recíprocos y sienten una obligación mutua. Aprenden de la experiencia que es mejor trabajar juntos. En un tercer momento aprenden a tener normas de grupo para trabajar juntos, son menos dependientes de la reciprocidad y más de principios: toma de perspectiva, confianza en el grupo, reglas de comunicación, y de toma de decisiones. Se usa más el nosotros que el yo para describir lo que están haciendo. A continuación se dan transferencias desde el programa hasta otros contextos vitales, aunque no en todos los casos. Es una secuencia que va desde el intercambio social hasta las normas generalizadas, en modo parecido a una progresión prosocial que se da durante la adolescencia. Lo interesante es que los chicos se muestran capacidades de realizar por sí mismos esa transformación, son los que producen ese cambio en el contexto.




Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web