nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > The Youth Charter > Capitulo 6 : Más allá de la escuela: deportes, amigos, mentores, trabajos

Escenarios para la orientación y el crecimiento

CAPITULO 6. Más allá de la escuela: deportes, amigos, mentores, trabajos

La vida de un niño enseguida se expande más allá de su casa y su escuela. Hay nuevas personas y nuevos entornos que entran en escena. Cada una de las relaciones que establece forma el carácter del niño y su competencia. Los niños tienen que aprender a conseguir lo mejor de cada una de las influencias que encuentran en el mundo, y los padres no deben esconderles de ellas, sino que su meta debe ser ayudarles a elegir las influencias externas que sean constructivas, y no las destructivas. Para que los jóvenes puedan explorar toda su personalidad, su inteligencia, su moral, la estética, el potencial atlético, tienen que tener acceso a recursos de la comunidad que están fuera de la familia y de su escuela. Tienen que facilitar estas exploraciones y guiarles en las mismas, de acuerdo con los principios que pueden integrar una carta de jóvenes.
Respecto del deporte, el autor considera que deben ser una prioridad de la financiación pública y de otras formas de apoyo de la comunidad (dejarles espacio, instalaciones, entrenadores voluntarios). Los padres y los entrenadores deben enfatizar las normas de conducta como la meta primordial de los deportes para jóvenes. Los jóvenes tienen que tener oportunidades para participar en deportes tanto individuales como de equipo. Los programas de deporte para los jóvenes tienen que animar a la participación amplia por medio de deportistas comunes y también de las estrellas del deporte. Los programas de deportes para los jóvenes tienen que ser coordinados de manera cuidadosa con otros eventos de la comunidad y con otras actividades para los jóvenes. Con respecto a los amigos, la primera prioridad de los padres debe ser animar y guiar las iniciativas de su hijo con sus amigos, favorecer la amistad, más que bloquearla o que obstaculizarla. Los padres no pueden crear o elegir las amistades de sus hijos, pero pueden conectar con el mundo de los iguales de su hijo de manera constructiva. Los adultos deben mantenerse informados de los riesgos asociados con los grupos de iguales de jóvenes en su comunidad, deben conocer qué es lo les sucede y lo que suelen hacer. Los miembros de una comunidad deben formar coaliciones entre ellos, y con instituciones locales, con el propósito de eliminar las condiciones de riesgo que rodean a las amistades de los jóvenes.
Los mentores y los trabajos son para los jóvenes una búsqueda de sus vocaciones. Los mentores, cuando son miembros de la comunidad, son personas que les enseñan en sus campos de deportes, en la biblioteca, en museos, en trabajos, en grupos de música o de teatro, en clubes del vecindario, conocimientos prácticos que se extienden mucho más lejos de su trabajo escolar. Un mentor es una persona de la comunidad que puede enseñar habilidades a los jóvenes, pero también hace algo más, les da un sentido del propósito en sus intereses ocupacionales: les ayuda en la búsqueda de lo que quieren hacer. La vocación implica un propósito mayor en los logros que uno quiere alcanzar, uniendo las ambiciones personales con el servicio a la humanidad. Esta es una noción esencial de la carta de jóvenes, porque sitúa en un contexto de comunidad (necesidades de la sociedad) la búsqueda individual de las metas, del logro. Si queremos preparar bien a los jóvenes hay que moverse en dos direcciones más allá de la escuela: en horizontal, creando oportunidades de mentorización en las comunidades (para los jóvenes) y verticalmente, vinculando los talentos de cada joven con una mentorización, con experiencias que le llevarán a su futuro trabajo, vocación. Horizontalmente en los distintos contextos de desarrollo de una comunidad, verticalmente hacia el futuro de un joven, esto define los programas de desarrollo de una carta de jóvenes. Las orientaciones que proporciona el autor son las siguientes:
- Las instituciones de la comunidad, de todos los tipos, deberían crear la oportunidad de aprendizaje para los adolescentes, y los padres y profesores deberían animarles a buscarlas (trabajos de tiempo parcial, becas, o formación en un arte o en un deporte). Son actividades en las que toda comunidad tiene agentes sociales que pueden participar ofreciendo oportunidades para aprender.

- Padres y profesores deberían abrir vías de comunicación a aquellos que proporcionan mentorización externa a los jóvenes: para asegurar que los jóvenes encuentran las mismas normas y expectativas en donde vayan, en todas sus experiencias educativas. Si todas las personas importantes de una comunidad comparten unas normas, los jóvenes van a aprenderlos.

- Quienes emplean y educan a los jóvenes deberían buscar la oportunidad de proporcionarles una mentorización, una guía sobre estándares de comportamiento y sobre cómo sostener los valores de la comunidad. También es importante que un mentor conozca las metas, taletnos e intereses de un joven.

- Cada persona debería tener múltiples oportunidades para recibir una mentorización, sin que importe si su historia ha sido problemática, porque es una oportunidad excelente de que el joven se pueda reeducar y cambiar a un buen camino.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web