nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > The Youth Charter > Capitulo 7 : Los medios de comunicación

La visión desde lo alto

CAPITULO 7. Los medios de comunicación

La influencia de los medios de comunicación está por todas partes. El autor explica en este capítulo lo que puede hacerse ante las imágenes y las ideas que transmiten constantemente. No se puede ignorar que tienen un efecto educativo, capaz de arruinar los esfuerzos de una comunidad por orientar bien a sus jóvenes. Pero tienen también un potencial para ayudar a los jóvenes a desarollar habilidades que van a necesitar, también a comprender cómo es el mundo en el siglo XXI. Una carta de jóvenes puede, de muchas formas, ayudar a los padres a recuperar su control sobre esta influencia. Mediante sus reuniones pueden hacer declaraciones, como comunidad de padres y educadores, a los medios de comunicación, teniendo un impacto sobre las decisiones que toman los productores y los expertos en marketing. ¿Cómo pueden los padres lograr que lo que ven sus hijos en los medios de comunicación sirva a buenos intereses en lugar de a otros intereses?
Tienen que ejercer un control en casa, sobre lo que los hijos pueden ver en la televisión o en internet, sobre videojuegos, etc… Pueden controlar mejor lo que ven sus hijos si se ponen de acuerdo sobre las respuestas que darles: si a uno le dejan usar una web y a otro no, se pierde la autoridad por la falta de acuerdo. Una carta de jóvenes que contemple esto, a largo plazo tiene el efecto de una acción colectiva, y sí se repite en muchas comunidades va a tener un resultado sobre las audiencias y cifras de ventas de productos del mercado, lo que hará a los productores o empresarios responder, ponerse del lado de los objetivos educativos de la sociedad. Es necesario proporcionar a los niños con la orientación que necesitan para abrir la comunidadión con ellos sobre los programas que ven. Los padres pueden dar a los hijos una orientación muy valiosa sobre el sentido de la violencia gratuita, de las escenas de sexo, de otros temas que pueden abordarse con preguntas, tratando temas morales. Hay que encontrar formas de que los chicos aprendan algo sobre la complejidad de la vida, mediante grandes obras de arte que les pueden enseñar mucho desde pequeños, porque retratan la riqueza de la vida. Los medios actuales son muy superficiales. Hay que crear contenidos de los medios de comunicación que mejoren el ánimo, que motiven, que tengan un sentido educativo aunque no dejen de ser divertidos, que sean auténticos, que informen, que supongan un desafío a la inteligencia de los chicos. Hay que favorecer las iniciativas individuales y la visión personal del mundo, en un esfuerzo creativo que no puede imponerse, sino que debe responder a la inteligencia colectiva.
Los riesgos de los medios de comunicación actuales son la pasividad que pueden provocar, la pérdida del rango atencional del chico, crear expectativas de un poder instantáneo, la búsqueda de experiencias cumbre. Sus potenciales beneficios son la integración de diversos modos de comprender la realidad (en las distintas formas narrativas y de significado), la interacción con sistemas simbólicos cibernéticos – que están pasando de ser una experiencia pasiva a una mucho más activa, por el uso de internet o por nuevas formas de televisión interactiva-, la participación social, ya que estos nuevos medios les permiten formar redes sociales y también los medios de comunicación tradicionales (música, cine, etc..) son experiencias que suelen compartirse.
¿Cómo se puede mejorar la participación de los chicos en los medios de comunicación? Tiene que ser una experiencia activa – aumentar sus capacidad de observación, de inferencia, de examen crítico, de generalización-, tiene que ser una experiencia limitada y que no sustituya a la actividad individual o social en la vida real, tiene que ser una experiencia integradora para el niño que combine varias formas de expresión artística – ayudándole al chico a integrar múltiples formas de inteligencia-, tiene que ser una experiencia profunda para el chico y esto requiere que el mercado de estos contenidos evite la superficialidad (para lo cual es muy importante que los padres y las comunidades ejerzan una presión positiva sobre los productores y medios), tiene que ser una experiencia social, en la que se pueda luego hablar y aprender más sobre lo que se ha visto o se ha vivido. Tiene que ser, por último, una participación por los medios electrónicos, como los ordenadores, que potencian mucho la inteligencia de los chicos.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web