nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > The Development of the Person > Capitulo 12 : Perturbaciones de comportamiento y emocionales

Desarrollo y psicopatología

CAPITULO 12. Perturbaciones de comportamiento y emocionales

Las trayectorias evolutivas que conducen a estas perturbaciones parecen iniciarse al principio de la vida. Al cubrir un ciclo evolutivo tan amplio, los investigadores pudieron comprobar cómo las medidas de la calidad de los primeros cuidados infantiles eran en muchos casos muy predictivas de la adaptación posterior. Hay una correlación de .40 entre los cuidados tempranos insensibles y la depresión en los chicos adolescentes, y una correlación de .36 entre el apego desorganizado y una personalidad disociada a los 19 años. Aunque la conexión con problemas posteriores no es determinista, sino una cuestión de probabilidades. Cuando se hacen mediciones de las experiencias acumuladas de cuidado de poca calidad y de afrontamiento de adversidades, se encuentran correlaciones más fuertes con el trastorno psiquiátrico. La calidad de las experiencias en la infancia y del entorno educativo en general (familia, escuela, comunidad) inician desde las primeras etapas un curso evolutivo que previene los trastornos emocionales y de comportamiento. La variación del temperamento no predice de manera fuerte posteriores problemas, aunque sí es predictivo si se estudia en interacción con las experiencias del niño. Es la interacción entre rasgos biológicos y de las experiencias, lo que está centrando la atención de los investigadores, para deshechar modelos de causalidad lineal y comprender mejor la manera como los contextos de desarrollo están provocando esas perturbaciones. “Cuando se enfatizan las trayectorias evolutivas en lugar de los défictis heredados, la prevención y las alteraciones del curso evolutivo, más que el tratamiento de los mismos, pasan a un primer plano. En lugar de simplemente buscar las causas singulares y los correlatos del trastorno, los investigadores se pueden centrar en factores complejos que dan origen a trayectorias y al conjunto de factores que mantienen a los individuos en esas trayectorias, o les alejan de ellas” (p. 263). Los problemas para los que los investigadores encontraron unas trayectorias evolutivas, en los niños de su estudio y que podían explicar son su modelo del desarrollo, eran los siguientes: trastorno por déficit de atención e hiperactividad, problemas de conducta, depresión, ansiedad. Las causas de estos problemas, en los niños que estudiaron, también eran una experiencia acumulada, interactuando con factores de riesgo endógenos, para disminuir de manera global su resiliencia y por tanto provocando una incapacidad para adaptarse. Desde la primera infancia el apego desorganizado predice estos problemas, por una carencia en la integración de la personalidad, ya que son niños que han experimentado a sus padres con miedo o con un rechazo completo, de forma que no tienen otra posibilidad más que encontrar una versión infantil de “estados mentales alterados”, ya que tienen que huir de la fuente de miedo y al mismo tiempo de la figura de apego, lo cual no tiene solución posible. Esto se convierte en un prototipo de la adaptación problemática posterior.
Lo importante es comprender el proceso evolutivo que conduce a los niños a algunos de los cuatro trastronos anteriores – hiperactividad, trastornos de conducta, depresión, ansiedad-, para comprender cuales son los precursores de esas alteraciones – qué observamos en el niño antes de que se de el problema-, cómo emerge paso a paso el problema, qué factores colaboran o impiden el movimiento a través de ese aumento del problema. El trastorno de hiperactividad parece relacionarse con una incapacidad para crear un marco de “sostenimiento” en la relación con el cuidador en la primera infancia, en la que los niños parecen no aprender a contener su comportamiento, a sostenerse a sí mismos y a centrar la atención. Es la falta de ajuste entre las señales del bebé y el cuidador la que parece originar esta incapacidad de centrar la atención y controlar la impulsividad. Junto a otros rasgos de los cuidados, como el ser muy intrusivos con el niño, se encuentra un proceso evolutivo a lo largo de los años coherente con esta explicación, aunque no determinista, sino por una trayectoria probabilística, que suele, o puede, desembocar en problemas posteriores, en la adolescencia y la juventud. Los problemas de conducta pueden emerger ya en la edad preescolar, y tienen un profundo efecto sobre todo el desarrollo del niño. Cuando sucede esto, encontramos en los estudios longitudinales una gran probabilidad de que aparezca el trastorno de conducta en la adolescencia, mientras que es más complicado defierenciar las razones individuales por las que unos jóvenes muestran este problema y otros no. Es una trayectoria evolutiva que no se puede confundir con “tener problemas”, sino que parece emerger en la edad preescolar, estabilizarse como trastorno a los 7 u 8 años, y tener consecuencias negativas con bastante probabilidad en la adolescencia. Se encontró también una correlación entre la tasa de depresión infantil y adolescente, en este estudio (.20). Las chicas eran más vulnerables a sufrir este trastorno, siendo la vulnerabilidad genética un factor de riesgo añadido. En la depresión en la adolescencia son factores que correlacionan positivamente, la depresión materna (.29), los cuidados tempranos (.31), y los abusos o maltrato (.18). No parece que haber padecido adversidades en la infancia sea un predictor fuerte de la depresión, al menos no tanto como lo predice la depresión de las madres. La ansiedad parece seguir una trayectoria evolutiva de apego ambivalente y temperamento difícil, que predice problemas para regular el comportamiento a los 3 años y medio, y posteriormente problemas de ansiedad en la infancia, que llevan al trastorno de ansiedad en la adolescencia.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web