nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > The Development of the Person > Capitulo 6 : Adaptación en los dos y tres años: autoregulación guiada

Desarrollo y adaptación

CAPITULO 6. Adaptación en los dos y tres años: autoregulación guiada

Hay niños que pasan de la primera infancia al segundo y tercer año con una confianza profunda en la disposición del cuidado a su alrededor, en el apoyo con el que cuentan, que tienen una confianza en sí mismos que empieza ya a interiorizarse. Han llegado al comienzo de un aprendizaje del control flexible de las emociones y de la modulación de sus emociones durante estos dos años, sobre la seguridad del apego de la primera infancia. Es un periodo de autoregulación guiada por los cuidadores, lo cual les va a preparar para entrar en el mundo más amplio de la escuela preescolar y la relación con otros niños. Irán aumentando su capacidad de controlarse a sí mismos en distintos contextos. Es un entrenamiento, esto es lo importante en las conclusiones de este estudio en esta etapa, que opera en muchos niveles, desde regular los comportamientos, a regular las emociones y lograr el equilibrio en los sistemas de inhibición cerebrales. Son logros muy importantes en la personalidad, para poder afrontar tareas posteriores. Los niños que han formado una desconfianza en sus cuidadores, van a entrar a este periodo evolutivo con una dificultad, y normalmente van a salir de él todavía con mayores carencias porque son tareas que se logran con unos cuidados y una orientación adecuada. Son niños que tienen un apoyo inconsistente, un trato duro o poco comprensivo, con una disciplina que puede ser permisiva o autoritaria, que pasan de la sobreexcitación a sentirse decepcionados, que no toleran las frustraciones y no hacen el aprendizaje del control de los impulsos. No están seguros de ser capaces de estos logros, tienen formas rígidas de afrontar esos sentimientos y deseos, lo cual les vuelve muy incapaces ante los cambios rápidos que suceden en la etapa preescolar, tanto en su ontogénesis individual, como en el contexto y las tareas evolutivas. Son niños que no adquieren las bases de una respuesta empática hacia los demás, que no logran participar y vincularse de manera auténtica, lo cual es esencial para unas relaciones con los iguales competentes. Son niños que se vuelven malos hacia otros niños y reciben rechazo, que terminan teniendo muchas dificultades para controlarse a sí msimos, y poca flexibilidad para abordar los problemas. Aunque no son trayectorias evolutivas cerradas, sino que en periodos posteriores un mejor cuidado (fortalecimiento del apoyo) puede compensar la carencia en la etapa del “correteador”, sobre todo si el niño ha recibido en la primera infancia algunos buenos cuidados, que mantiene como “islas” de seguridad en el apego y de confianza. Por tanto, si este periodo es exigente evolutivamente y crea distancias drásticas, el periodo preescolar es más compensador y da más oportunidades al cambio positivo. Aunque ya a los 2 años se ven trayectorias evolutivas distintas, que tienen una fuerza sobre todo el desarrollo posterior.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web