nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > The Development of the Person > Capitulo 8 : Adaptación en la infancia media: la era de la competencia

Desarrollo y adaptación

CAPITULO 8. Adaptación en la infancia media: la era de la competencia

La adaptación que muestra un niño en la escuela, cuando llega a la etapa de latencia, hacia los 11 años, es resultado de su preparación durante todos los años anteriores, de un entrenamiento constante. Muestran una competencia aprendida, a base de superar durante años las dificultades que supone adquirir cualquier habilidad, como por ejemplo pasar de un pensamiento mágico a uno realista. Tienen una capacidad como agentes de su propio desarrollo impresionante, que depende de una base de apego y de exploración segura, para mostrar todo su potencial, la cual se ha debido adquirir y ha ido cambiando desde la primera infancia. Necesitan haber experimentado una curiosidad con seguridad emocional, una orientación durante la edad preescolar, junto con el reconocimiento, el elogio por sus logros. Necesitan ir formando grupos de amigos con relaciones positivas, con una confianza entre ellos, que van a emerger desde un esfuerzo en la edad preescolar por relacionarse, por lograr esas buenas interacciones. También esta competencia social proviene de un impulso muy fuerte en el niño por vincularse con sus iguales, que dependerá de la conexión interpersonal y de la regulación emocional que tienen sus padres durante estos primeros años. Aparece el desarrollo de la personalidad coo un proceso lógico, al analizar las evaluaciones de los niños en estos años, resultado de procesos coherentes que provienen de logros anteriores. La infancia media o edad escolar demuestra con mucha claridad esta coherencia, ya que los rasgos de la personalidad de cada niño se disponen de manera muy significativa. Las dinámicas de la competencia del niño – o recursos-, ilustran muy bien su desarrollo, y las variables tienen un alta correlación, es decir, hay una integración de la personalidad, también cuando los resultados no son los deseables. La resiliencia en el yo, la agencia personal, aparecen como dos fuerzas de su crecimiento, que les permiten funcionar bien en muchas de las tareas. Hay una estabilidad en el desarrollo, ya que cuando se consideran todas las variables del contexto que están influyendo sobre la personalidad, se puede predecir el desarrollo de un niño con una confianza de .60, lo cual indica que su desarrollo de la competencia, en todas sus áreas, es resultado de los aprendizajes en su contexto real de crecimiento, y que pese a ser un sistema de influencias muy complejo, pueden predecirse sus resultados y actúar sobre el mismo educativamente para mejorarlo. La adaptación del niño en la infancia media se apoya sobre el cuidado, un contexto cuidadoso, que se va a ampliando a un contexto más amplio de relaciones y de desafíos a los que hacer frente. El comportamiento individual que está mostrando cada niño, aunque está sujeto a la influencia más directa del entorno en el momento presente, se basa sobre una organización de la personalidad que le precede. Los investigadores encontraron una consistencia muy alta en sus resultados, sobre todo porque las correlaciones, entre unos factores y sus resultados, aunque no siempre eran muy significativas, siempre influían en el sentido correcto, como predicen las teorías sistémicas del desarrollo – interacción de múltiples influencias del contexto en la organización de la personalidad infantil, en las que además interviene la resiliencia y la capacidad de agencia en su desarrollo de cada niño individualmente-. No se dan casi nunca correlaciones entre apego seguro y baja competencia en la infancia media, por ejemplo, y cuando hay un cambio en el sentido de la evolución personal – un niño que pasa del apego seguro al inseguro, o al revés-, es un cambio que sigue unas leyes, que tiene unas razones, y cuyas causas pueden encontrarse en el apoyo temprano recibido por el niño, en el apoyo posterior y en cómo han ido cambiando las circunstancias vitales. Esta es la idea básica de los autores, la de la coherencia del desarrollo, aún cuando se estudie en un contexto complejo.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web