nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > Las fuerzas del cambio > Capitulo 6 : La formación del profesorado: la oportunidad perdida de la sociedad

CAPITULO 6. La formación del profesorado: la oportunidad perdida de la sociedad

Fullan es tajante en este asunto: los profesores no están bien preparados (recordemos que estamos en la década de los 90). Las sociedades, por un lado, critican a los profesores por no lograr buenos resultados, pero por otro, tampoco ayudan a mejorar las condiciones que harían posible el éxito. El problema es que ni los profesores ni los formadores de profesores han sabido romper ese círculo vicioso. Otra dificultad añadida es que la formación del profesorado es una estrategia a largo plazo, pero se exigen soluciones inmediatas. En cualquier caso, “no hay alternativa: hay que tener mejores profesores”.
Y como hemos dicho, el problema comienza en los programas de formación. Fullan cita un estudio sobre estos programas, que detecta una serie de carencias, que serían necesarias para su coherencia: programas de temáticas claras, trabajo en grupos de estudiantes o compañeros, materiales curriculares adecuados y un componente de laboratorio bien diseñado, articulación entre la programación en el campus y las prácticas en las escuelas… Desde el punto de vista del aprendizaje, por su parte, las condiciones laborales tampoco son muy halagüeñas; la mayoría de las escuelas no contribuyen a la mejora de los profesores.
Es un problema grave. La docencia no es una profesión que aprende. Profesores y formadores del profesorado carecen de conocimientos suficientes sobre la manera de enseñar, no saben bastante sobre el modo de comprender e influir en las condiciones que los rodean, ni están orientados hacia la formación permanente. El autor analiza en este punto algunos programas de formación de profesores, y propone que la formación del profesorado necesita una reforma que debería centrarse en el desarrollo y la fusión de dos aspectos:
- restablecer el propósito moral de la enseñanza (entendido como la capacidad de marcar una diferencia en la vida de los alumnos)
- establecer y desarrollar los conocimientos y las aptitudes básicas para realizar ese primer punto, incluyendo las herramientas necesarias para cambiar las organizaciones y lidiar con las fuerzas de cambio en entornos complejos.
Habría que combinar un criterio de selección centrado en los aspectos académicos, con la experiencia, el propósito moral, el respaldo a grupos no representados y un buen programa. Se requieren programas más sólidos. Fullan ha llevado a la práctica sus teorías, encargándose de un programa piloto de rediseño del programa de la Universidad de Toronto. La formación del profesorado se basa en un aprendizaje continuo. Hay mucho que aprender y seguir aprendiendo en condiciones de complejidad. El desarrollo de los profesores y de las instituciones debe ir de la mano (alianza entre la universidad y el sistema escolar). Por último, Fullan analiza tres aspectos del trabajo que está realizando sobre esta alianza: el concepto de asociaciones, las escuelas de desarrollo profesional y la dirección y asesoramiento del profesorado. También menciona elementos de la formación del profesorado en los sistemas chino y japonés. En conclusión, la cuestión está en si la sociedad y los miembros de las instituciones educativas se tomarán en serio la formación y el desarrollo continuado del profesorado. Una sociedad que aprende no es posible sin un cuerpo de docentes que aprenden.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web