nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > Las ciudades creativas > Capitulo 4 : La fuerza de concentración

Primera parte. Por qué importa el lugar

CAPITULO 4. La fuerza de concentración

Basándose en la esencial contribución de Jane Jacobs, Lucas declaró que los efectos multiplicadores que surgen de la concentración del talento son el determinante principal del crecimiento económico. La mano de obra, el capital y el conocimiento técnico están muy bien, admitía, pero ninguno de ellos podía llegar a ser relevante si las personas no podían compartir talento, ideas, y energía en lugares reales.

Pero ¿qué pasa con los inevitables obstáculos e inconvenientes consecuencia del crecimiento de las ciudades? Según un equipo multidisciplinario de investigación dirigido por Geoffrey West, del Instituto Santa Fe, las grandes ciudades y las megarregiones poseen un mecanismo básico que les permite transcender estas limitaciones. Duplicar la población genera un aumento de más del doble de la producción creativa y económica. A diferencia de los organismos biológicos, que se frenan a medida que crecen, las ciudades se vuelven más ricas y más creativas cuanto mayores son.

¿Cómo se forma y evoluciona este sistema de ciudades más amplio? Para averiguarlo, Florida se unió a Robert Axtell, un diseñador de modelos informáticos. Juntos intentaron desarrollar un modelo básico que pudiera simular el crecimiento y el desarrollo de las ciudades y de las regiones que componen la economía mundial. Querían que su modelo explicara cómo aparecieron en principio esas ciudades, por qué algunas crecieron y otras fracasaron y cómo acabaron evolucionando hasta convertirse en un sistema global. Estructuraron su modelo en torno a tres supuestos básicos:

-concluyeron que las personas pueden decidir cuánto quieren trabajar, que son diferentes y que algunas trabajan mucho, mientras que otras trabajan menos. También pudieron inferir que preferimos pasar el tiempo haciendo cosas distintas, y que no todos escogemos aprender de las mismas habilidades o trabajar con igual intensidad
-Tal y como sucede en el mundo real, establecieron que las personas más trabajadoras y capaces estarían juntas, al menos en principio. Esas empresas eran las que tenían más probabilidades de crecer, mientras que las que emplearan a personas menos productivas languidecerían y acabarían pereciendo
-Asumieron que las empresas productivas se verían atraídas por ubicaciones igualmente productivas. Los lugares que acogieran las empresas dinámicas crecerían, mientras que los lugares que no, declinarían

El crecimiento económico de su modelo sigue una ley básica de “apego preferencial”, en la que las personas capaces y productivas atraen a más personas capaces y productivas. A medida que se unen para crear empresas, esas unidades organizacionales creativas empiezan a desarrollar nuevas ideas y productos. Y, a medida que esas unidades crecen, atraen a más agentes trabajadores y productivos. Entonces comienza a pasar algo interesante. En lugar de limitarse a crecer en sentido vertical, esas ciudades-región se expanden en sentido horizontal y se ven obligadas a unirse a otras ciudades-región. Tal y como demuestra su modelo, es menos probable que una megarregión ya existente se limite a crecer en vertical construyendo edificios más elevados o acumulando habitantes. Lo más probable es que la expansión se dé porque dos o más megarregiones se unan para formar una gran megarregión.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web