nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > The fifth discipline > Capitulo 5 : Un cambio de mentalidad

Segunda parte. La quinta disciplina: la piedra angular de la organización que aprende

CAPITULO 5. Un cambio de mentalidad

El pensamiento sistémico es la disciplina de ver la totalidad. Es un marco para ver las interrelaciones más que las cosas, para ver patrones de cambio en vez de fotos instantáneas estáticas. El pensamiento sistémico es una disciplina para ver las estructuras que subyacen bajo situaciones complejas, y para discernir los cambios que hacen de correcta palanca. El autor llama a esta disciplina la quinta disciplina porque es la piedra angular de las otras cuatro.

Existen complejidades detalladas (detail complexity), pero a su vez existe también un segundo tipo de complejidad, la complejidad dinámica (dynamic complexity). En ella, nos encontramos con situaciones en las que la causa y el efecto son sutiles, donde los efectos a través del tiempo de las intervenciones no son obvios. Cuando intervenciones que son obvias producen consecuencias que no son obvias, tenemos una complejidad dinámica. La verdadera palanca en la mayoría de las situaciones de dirección descansa en entender la complejidad dinámica, no la complejidad detallada.

La esencia de la disciplina del pensamiento sistémico descansa en un cambio de mentalidad:

-en ver las interrelaciones más que las cadenas lineales de causa-efecto, y
-en ver procesos de cambio más que fotos instantáneas.

La práctica del pensamiento sistémico empieza con la comprensión de un concepto simple denominado “FEEDBACK”(retroalimentación), que muestra cómo las acciones pueden reforzarse o equilibrarse las unas con las otras. En el pensamiento sistémico, el “feedback”(retroalimentación) es un concepto amplio, y significa cualquier flujo recíproco de influencia.

Si queremos ver las interrelaciones a lo largo del sistema, necesitamos un lenguaje de las interrelaciones, un lenguaje hecho de círculos.
Cuando leemos un diagrama circular de “feedback”, la principal destreza es la de leer la historia que cuenta el diagrama: cómo la estructura crea un particular patrón o patrones de comportamiento, y cómo el patrón puede ser influenciado.

Desde la perspectiva sistémica, el actor humano es parte del proceso de “feedback”, no permanece al margen de él. Esto representa un profundo cambio de concienciación. La perspectiva del “feedback” sugiere que todo el mundo comparte responsabilidad por los problemas generados en un sistema.
Existen dos tipos de procesos de “feedback”: los de refuerzo (estos procesos son los motores del cambio), y los de estabilización (que operan donde hay comportamientos dirigidos a una meta). Adicionalmente, muchos procesos de “feedback” contienen “retrasos”, interrupciones en el flujo de influencia que hacen que las consecuencias de las acciones ocurran gradualmente.

En los PROCESOS DE REFORZAMIENTO, cualquier movimiento que ocurre es amplificado, produciendo más movimiento en la misma dirección. El comportamiento que resulta de la curva de reforzamiento puede ser un crecimiento acelerado o un decrecimiento acelerado. Un ejemplo de procesos de reforzamiento lo tenemos en el “efecto pygmalión” o “las profecías que se autorrealizan”.

En los PROCESOS DE ESTABILIZACIÓN te encuentras en un sistema que busca el equilibrio. Cuando existe resistencia al cambio, puedes contar con que hay al menos uno o más procesos de estabilización ocultos.

Los RETRASOS hacen referencia a las interrupciones entre tus acciones y sus consecuencias. Los retrasos, en los que el efecto de una variable sobre otra lleva su tiempo, son el tercer bloque del pensamiento sistémico.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web