nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > La educación del talento > Capitulo 3 : Campamento base número 3: la inteligencia generadora de deseos

CAPITULO 3. Campamento base número 3: la inteligencia generadora de deseos

La experiencia del deseo es una inquietud dirigida hacia un objeto o una acción que aparecen como la satisfacción posible de esa inquietud. Puede definirse como la conciencia de una necesidad o la anticipación de un premio. La tesis del autor es que los animales y los humanos nacemos con un repertorio fijo de necesidades y un repertorio programado de premios, y que cualquier educación tiene que basarse en ellos.

Se pueden aislar tres deseos básicos: el deseo de bienestar personal; el deseo de relacionarse socialmente, de formar parte de un grupo y de ser aceptado; y el deseo de ampliar las posibilidades de acción. Estos tres grandes deseos no existen en estado puro, sino que se dan modulados por la cultura. Basados en esos tres deseos básicos, experimentamos otros deseos que proceden de emociones concretas.

“Motivación” significa tener ganas de hacer algo. Se diferencia del simple deseo, porque incita a la acción. El deseo es sólo uno de los componentes de la motivación, que es el resultado de tres ingredientes: deseo+ expectativas+ facilitadores. El primer recurso pedagógico consiste en enlazar la tarea con algunos de los deseos básicos; el segundo factor de la motivación es el objetivo, el premio, la meta, que debe atraer, enlazar con el deseo. El incentivo incendia el deseo, lo dirige. Queda el tercer factor de la motivación: factores que animan a la acción o que la facilitan.

Los deseos pueden plantear problemas si son excesivos y al sujeto le resulta difícil controlarlos, o también si existe una debilidad de los deseos, el problema de la apatía. En el programa de la Universidad de Padres se ha introducido como objetivo fomentar en los niños un tono vital alegre y emprendedor. Una pedagogía de los incentivos es el único recurso que tenemos para despertar los buenos deseos dormidos. Tenemos dos herramientas educativas: la primera es reducir los obstáculos, eliminando las creencias que le bloquean y aumentando la habilidad para la tarea; la segunda es ayudar a anticipar el placer de la meta.

Los tres expertos tratados en esta capítulo son Daniel Goleman, que estudia la inteligencia emocional; Jerome Kagan, psicólogo evolutivo que ha estudiado la influencia del temperamento; y Albert Bandura, psicólogo que ha estudiado lo que llama el “sentimiento de la propia eficacia”.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web