nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > La educación del talento > Capitulo 8 : Campamento base número 8: los criterios de evaluación

CAPITULO 8. Campamento base número 8: los criterios de evaluación

La gran tarea de la inteligencia es dirigir bien el comportamiento, y para ello necesita tener unos criterios de evaluación. Una idea muy vaga es aceptada como proyecto por una persona, que comienza unas tenaces actividades de búsqueda. Al final tienen que seleccionar las que considera mejores y decidir cuándo está terminado el proyecto. Enunciarlo, mantenerlo y dar la orden de parada son tareas de la inteligencia ejecutiva.

Los recursos estudiados hacían referencia a un proyecto vago pero irrenunciable: la propia felicidad. Debemos hacer un esbozo de la felicidad que nos sirva de criterio de búsqueda. Felicidad es la armoniosa satisfacción de nuestras tres grandes necesidades: el bienestar, la vinculación social y la ampliación de posibilidades.

La educación de la inteligencia generadora y de la inteligencia ejecutiva debe estar dirigida a facilitar la realización de este doble proyecto individual y social: la felicidad subjetiva y la felicidad objetiva. Somos personas autónomas que necesitamos estar socialmente vinculadas. La educación de la libertad se prolonga así con la educación moral. Sociedades estúpidas son aquellas en que las creencias vigentes, los modos de resolver conflictos, los sistemas de evaluación y los modos de vida, disminuyen las posibilidades, el bienestar o la sociabilidad de las inteligencias individuales.

Los expertos estudiados en este capítulo son F.A. Hayek, que elaboró una genealogía de la moral, y que se interesa por la investigación de la inteligencia social; Francis Fukuyama, sociólogo estadounidense que estudió cómo los grupos humanos crean sistemas normativos espontáneos para mantener un “orden extenso”; Michael Tomasello, que ha estudiado la aparición de la inteligencia humana; e Irenäus Eibl-Eibesfeldt, que ha estudiado la necesidad de vinculación de los seres humanos. El círculo lo cerraría Kant, que creía en la realidad moralmente necesaria de un progreso moral.







Capitulo AnteriorVolver al Indice  


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web