nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña

CAPITULO 6. Error

Hay una amplia lista de inventos aparecidos por error o en base a confusiones: el daguerrotipo, la penicilina, el audión de triodo, que fue la semilla de las válvulas de vacío, el marcapasos… Pero no se trata de simples errores que por azar resultan ser útiles. Son errores fértiles, porque conectaron con ideas anteriores, sospechas, corazonadas lentas que anidaban en sus responsables. Hay que saber reconocer las soluciones cuando se ven.
En realidad, el error abre un sendero, porque si estás en lo cierto te quedas ahí, pero si no, no te queda más remedio que explorar. Las grandes ideas se valoran porque han tenido éxito, pero resulta igual de útil examinar las ideas fallidas. “El error es necesario para establecer la verdad, igual que es necesario un fondo oscuro para exhibir el brillo de una imagen”. William James.
Charlan Nemeth, profesora de psicología de Berkeley, realizó estudios sobre la relación entre el ruido, las disensiones y la creatividad en entornos grupales. Sus investigaciones apuntan a una verdad paradójica sobre la innovación: es más probable que surjan buenas ideas en un entorno con algo de ruido y error. El error es importante incluso a nivel evolutivo, la diversidad surge, en parte por error. “Si no hubiera ruido, la evolución se estancaría, fabricando sin cesar copias perfectas incapaces de cambiar. Pero gracias a que el ADN es susceptible al error (…) la selección natural genera un flujo constante de posibilidades nuevas que hay que probar”.
El ruido, el error, introducen en el entorno un elemento de inseguridad que hace que los individuos estén más alerta; se ven obligados a cuestionarse sus ideas fijas y así, se vuelven más innovadores. Por algo el lema de los emprendedores de Internet es “fracasa cuanto antes”. No porque el objetivo sea fallar, sino porque errar es un paso inevitable que conduce a la verdadera innovación.
“Quizá la historia de los errores de la humanidad, considerada en conjunto, resulte más valiosa e interesante que la de sus hallazgos. La verdad es uniforme y angosta, existe de forma constante, y hallarla parece requerir no tanto una energía activa como una aptitud espiritual pasiva. Pero el error tiene una diversidad infinita”. Benjamin Franklin.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web