nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > CHILDREN AND EMOTION. Basil Blackwell, Ltd > Capitulo 3 : Creencias, deseos y emoción

CAPITULO 3. Creencias, deseos y emoción

Se estudia el modo en que el niño concibe los estado emocionales y los sitúa dentro de un concepto mental más amplio. Examina la forma en que el niño comprende la relación entre creencias, deseos y emociones. El autor sostiene que el niño comprende los estados mentales de los demás basándose en un tipo característico de comprensión imaginativa. Frente a la concepción escapista de la imaginación, el autor propone entenderla como un instrumento de comprensión. La imaginación, y más concretamente la capacidad de simular, permite al niño escapar de su realidad, pero la huida es funcional en tanto que hace que el niño pueda concebir realidades posibles que otras personas conciben. El autor describe el mecanismo de obtención de dicho modelo de comprensión y da pruebas de su existencia. Se analiza la aparición y los distintos pasos en la evolución del juego de ficción. Los niños de uno y dos años juegan de modo simbólico, pero no siempre distinguen el mundo real del imaginario que han creado. A los tres o cuatro años, el niño ya distingue el mundo real del mundo de ficción. Los niños de tres y cuatro años saben las situaciones que corresponden a emociones determinadas. Partiendo de una situación dada, predicen la emoción subsiguiente y viceversa. La comprensión infantil de la emoción forma parte de la comprensión mucho más general de los estados psicológicos de los demás . Al prever la emoción que alguien sentirá, el niño incorpora los conceptos claves de deseo y creencia. La empatía tiene lugar, pero no es una condición previa para comprender la emoción ajena. Los niños poseen una teoría de la mente. Explican la conducta de los demás y de los personajes que se inventan en el juego de ficción refiriéndose a sus creencias y a sus deseos. El autor afirma que los niños de cuatro y cinco años comienzan a comprender emociones sencillas como la alegría y la tristeza en términos de los estados mentales – deseos y creencias – que producen dichas emociones.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web