nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > ¿POR QUÉ MIENTEN LOS NIÑOS? > Capitulo 6 : Testimoios infantiles ante un tribunal: La crisis del abuso sexual

CAPITULO 6. Testimoios infantiles ante un tribunal: La crisis del abuso sexual

Ante la explosión de casos de abuso sexual en USA el testimonio de los niños, que antes apenas se tenía en cuenta, ha pasado a ser muy determinante. Hay videos y libros que animan a los niños a denunciar. También en las disputas por custodia cada vez son más los padres acusados de abuso. Se plantean muchas dudas: ¿se puede inducir fácilmente a un niño a mentir? ¿Se les despierta la fantasia? ¿Puede un niño recordar la verdad con suficiente detalle como para acusar? El autor estudia una serie de casos de abusos colectivos que se produjeron en la década de los 80. Los abogados defensores udieron desmontar todos los estimonios de los niños, probando como los terapeutas que los habian interrogado les habian inducido a tesificar, buscaron la contradicción de los niños y las de unos con otros, y vieron como se exageraban los testimonios. Freud, Piaget y sobre todo Bettelheim creen que los niños hasta los 7-8 años dificilmente separan fantasía y realidad. Este último toca el tema de las fantasías oscuras de los niños como salida a la ansiedad a sus auténticos temores. Aproximadamente el 65% de las denuncias por abandono y abuso infantil son infundadas, lo que no significa siempre que el niño esté intiendo. Muchas veces no es el niño el que miente, sino la madre a través de él (en muchos casos como único medio de conseguir la custodia). El autor concluye diciendo que la mentira normalemtne va acompañada de otras acciones negativas, de la ruptura de otras reglas. aCuando se convierte en crónica, puede ser indicio de problemas graves, de desajustes en el niño y en la familia. Si no es tratada, la mentira crónica puede conducir a problemas graves en la edad adulta. Es importante que los padres piensen que os niños mienten porque no confian en ellos. No están seguros de oder ser sinceros con ellos, sin ser recriminados o castigados. El ser firme no está reñido con la compasión. Los padres cuentan de entrada con la confianza del niño, pero a medida que éste va creciendo, tienen que ganársela.

Capitulo AnteriorVolver al Indice  


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web