nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > MORAL QUESTIONS IN THE CLASSROOM > Capitulo 4 : “Podríamos discutir sobre esto el día entero”: Oportunidades perdidas

CAPITULO 4. “Podríamos discutir sobre esto el día entero”: Oportunidades perdidas

De las observaciones recogidas en las clases estudiadas, la autora extrae un patrón común con respecto al objeto de su investigación que tiene tres claves: 1. Aunque los temas morales surgen frecuentemente, en la mayoría de los casos son ignorados por el profesor. 2. Si los temas morales no son totalmente ignorados, a menudo son relegados a trabajos asignados a alumnos individuales, en lugar de ser explorados en una discusión del grupo de clase. 3. Cuando se dedica tiempo a discutir temas morales, tales discusiones son sorprendentemente aisladas de los contenidos de los libros de texto o de las investigaciones existentes sobre el tema en concreto. A su vez, hay tres situaciones paradójicas que se dan de forma repetida en las clases investigadas por la autora en los tres colegios mencionados anteriormente, que se pueden comprender bien a partir de situaciones que sirven de ejemplo: 1. El profesor introduce un tema moral, pero no su discusión: Dentro de una lección de la asignatura de Historia de los Estados Unidos, sobre los años 20, la profesora Hayes, del colegio Agnon, introdujo a sus alumnos en las técnicas industriales iniciadas en ese momento por Taylor (se promovía la eficacia midiendo la productividad de cada trabajador y despidiendo a los menos productivos) y les preguntó cómo se sentirían ellos si fuesen un trabajador en una fábrica de ese tipo, dos alumnos dieron sus opiniones y la profesora pasó a otro tema. 2. Los alumnos dan lugar a una cuestión de importancia moral, pero el profesor la deshecha: La profesora Putnam, en su clase de Literatura Americana en el colegio Agnon, está estudiando con sus alumnos el libro “La buena tierra”, de Pearl S. Buck, y pide a los alumnos que hagan un análisis del papel de las mujeres en la novela. A los alumnos les parece injusto el papel de uno de los personajes, una niña que vive en la China antigua, en donde no es considerada una persona con derechos y puede incluso ser matada. La profesora indica que lo que puede parecer cruel en una cultura puede no serlo en otra y pasan a otro tema. 3. Se discute una cuestión moral en la clase pero de forma desenfocada: La profesora Andrews, en la clase de Literatura Americana está leyendo un texto sobre Hiroshima y surge una conversación con los alumnos en la que estos se desvían de la cuestión del texto y se preguntan el sentido de lo que están aprendiendo y surgen otros temas de forma inconexa. 4. “Te hace pensar”: Discusiones sobre cuestiones morales y existenciales. En algunas circunstancias, algunos de los profesores observados introducían en sus clases cuestiones que les parecían importantes desde el punto de vista moral, fundamentalmente en clases de Historia o de Biología, dedicando tiempo a la conversación con los alumnos, aportando criterios racionales y llegando en muchos casos a conclusiones significativas y válidas sobre los temas debatidos. En concreto, la autora selecciona dos discusiones extensas, una sobre el significado de las guerras desde la perspectiva moral y otra sobre las implicaciones existenciales de los descubrimientos científicos. En el origen de estas dos cuestiones concretas la autora encuentra dos temas centrales que parecen preocupar a los alumnos de la educación secundaria: el sentido de la vida y la responsabilidad sobre la vida propia y la de los otros, por un lado, y los medios por los que se puede avanzar hacia el futuro de forma adecuada a la naturaleza humana. En las dos discusiones planteadas, la guerra y la ciencia, está contenido el tema de la responsabilidad humana, tanto sobre lo que puede destruir como sobre lo que puede crear, y los límites que nuestra propia naturaleza nos impone. La autora considera que estas dos conversaciones son ejemplos de temas que importan en la adolescencia y que pueden ser abordados dentro de lo que en el primer capítulo denominaba “el espacio del significado”, para lo que es imprescindible dedicar un tiempo y dotar de una estructura a estos aprendizajes de tipo moral o existencial, ya que de esa manera se introduce en ellos la responsabilidad educativa de la sociedad.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web