Inicio del foro

Inicio del foro > FORO DE MOVILIZACIÓN EDUCATIVA > General > PARA QUIENES SÍ DESEAN RECUPERAR LA AUTORIDAD.
Autor
Tema
maria oter
Member


 

Localización: 
Registrado: 9/9/2006      Advertencias: 0
Entro con cuidado en este foro porque soy madre. Siento un gran respeto por el trabajo de los profesores de mis hijos. Por el valor que le doy a la educación participo en la Escuela de Padres del colegio. La asistencia es escasa. Echo de menos a los padres-profesores. Ellos podrían ser el modelo para el resto de los padres. Tengo la suerte de mantener un diálogo fluido con el equipo directivo del centro y me transmiten esta preocupación.
Quiero decir: el padre no siempre es el enemigo. En vuestras aulas hay alumnos con padres que os valoran, que os defienden en casa, que os dan autoridad. Yo os animo a participar en cualquier iniciativa que abogue por la buena relación entre padres y profesores. Nos criticamos mucho unos a otros y yo creo que podemos trabajar juntos.
Un saludo,
María.
13/12/2008 20:10 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
stornel
Member


 

Localización: 
Registrado: 24/6/2007      Advertencias: 0
Es mi primera participación en el Foro. Soy pediatra y Profesor Asociado de Pediatría del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona. Desde hace un tiempo tengo un blog pediátrico humorístico en el que aparte de algunas reflexiones doy novedades a los padres.

He conocido tarde la labor del JA Marina pero sin duda es importantísima y quiero, dentro de mis posibilidades, participar en este movimiento para la recuperación de la autoridad.

En mi quehacer diario me quedo sorprendido del "miedo" que tienen los padres a sus hijos pequeños. Ello se hace notorio en muchas ocasiones pero solo expondré dos.

Ustedes saben que la recomendación actual de la muerte súbita del lactante es que éste duerma boca arriba para disminuir su incidencia. Los niños boca arriba adoptan malas posiciones de su cabeza provocando unas deformaciones denominadas plagocefalia que pueden llegar a ser muy graves. La recomendación para evitarlas es el "tummy time" ,tiempo de barriga o boca abajo cuando está despierto. Uno se queda sorprendido de la incapacidad de los padres para aplicar este método preventivo ya "que el niño llora y sufre" siendo esta afirmación totalmente gratuita.

La segunda es la incapacidad de los padres en imponer sus criterios pidiendo permiso a su hijo " si quieren bañarse, ir a dormir. etc." en niños menores de 7-9 años. eso se pone especialmente de manifiesto en los llamados "terrible two" o terribles dos, la primera adolescencia.

14/12/2008 13:14 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
Raus
Member


 

Localización: 
Registrado: 26/9/2008      Advertencias: 0
Me parece valiosísimo el testimonio profesional del amigo stornel. Me encantaría que siguiera usted ofreciéndonos más información de este tipo. Lo considero imprescindible para romper los dogmas y creencias falsos que rodean a esas cuestiones.
Yo vengo hablando de estas cosas desde hace mucho, y se agradecen los refuerzos.
Gracias, amigo.
16/12/2008 15:31 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
Rebeca
Member


 

Localización: 
Registrado: 17/12/2008      Advertencias: 0
Me presto como nueva usuaría,hola, soy una madre que a traves de la lectura del libro"Anatomía del miedo" de José Antonio Marina he navegado hasta su site, y he encontrado este maravilloso foro de debate, quizás es pretencioso decir "maravilloso" pero dada la situación que vivo con el tema de educar a mis dos adolescentes, me parece maravilloso encontrar un lugar asi de constructivo.

Como madre, al igual que María, entro con cautela a dar mis propias opiniones sobre mi experiencia educadora, pero siempre me recuerdo que en la facultad no me dieron manuales para ser educadora, y siempre me he guiado por el sentido común y las experiencias de mis padres para realizar una tarea que me parece , desde mi punto de vista, la mejor que realizo en la vida.

Hoy se habla de autoridad...y me viene a la cabeza una anecdota de ayer mismo.Mi hijo el mayor esta preparando su examen de teoría para sacarse el carnet de conducir, se quedó en la primera prueba con 4 faltas, y para pasar sólo se pueden tener 3 faltas....Llego a casa molesto y le comenté..tranquilo, la próxima semana te vuelves a presentar y tratas de esforzarte un poco más.No le di más trascendencia, y le dijé que siguiera estudiando.
Ayer me vino exaltado diciendome ,que dónde le había metido su PSP, le conteste: la he guardado para que no te distraigas, tienes una semana para volverte a presentar, cuando saques el examen te la devolveré....Comenzó a gritarme y a amenazarme....no me inmute, seguí dicicendole..cuando apruebes, te la devolveré, ahora vete a estudiar.

Delante de mi en este momento, estaban mi madre y mi hermana, y mientras daba mi orden, ellas seguían conversando en voz baja, y mi hijo seguí levantando la voz...Como no entre a su "juego de desgaste" termino marchandose a su habitación.

Mi madre, más tarde me comentó: Bien hecho, hija, no cedas, tu eres la autoridad y ellos tienen que respetarla.Me dio animos, porque a veces me resulta muy duro ser la autoridad de mis hijos, desgasta y es una labor dura y pesada.

Ser madre tiene sus gratificaciones, por lo menos para mi, pero reconozco que muchas veces ser la autoridad desgasta, pero mi padre nunca nos transmitio que mandar fuera fácil ni divertido.No, no lo es.

Un saludo
17/12/2008 10:56 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
solijm
Member


 

Localización: 
Registrado: 19/7/2006      Advertencias: 0
Hola, yo también soy nuevo en este debate y quizá no responda exactamente a la demanda que hacía María, de Padre-profesor, soy padre de un chico y de una chica que cursan estudios de secundaria y como podréis intuir, en plena adolescencia, tengo formación como Psicomotricista y me siento involucrado en la Educación. Si, tengo contacto con niños y niñas en un amplio abanico de edades, y con sus padres, aunque no sea exactamente profesor.

Por cierto, propongo que dejemos a un lado algunos formalismos y tratarnos todos de tú, a mi al menos me resulta mas cercano, y además estoy convencido que de una u otra manera estamos todos en el mismo barco y pretendemos navegar en la misma dirección, así es, que si nadie tiene objeción, en adelante utilizaré esa formula.

Lo que me gustaría trasmitiros aquí, son mis convencimientos, basados en mis experiencias, y aunque es probable que haya quien no los comparta… yo no pretendo convencer, únicamente aportar mi granito de arena.

Partamos de la convicción de que todos los padres actuamos con nuestros hijos de la mejor manera posible, que ponemos en ellos siempre lo mejor que conocemos dentro y fuera de nosotros mismos, este es un principio que creo que no se lo podemos negar a nadie, aunque en ocasiones los resultados puedan ser desastrosos por multitud de variables.

Rebeca, a ningún padre/madre nos dan manuales de educador, por mas escuelas de padres a las que asistamos, ya que existe un factor, el emocional, al que los manuales tienen muchas complicaciones para evaluar (simplemente porque estas, las emociones, a pesar de sernos comunes a todos, son tan personales ¿verdad?), ya sabemos... pero especialmente las madres, de siempre os habéis guiado por la intuición, os ha guiado la Madre Naturaleza, y creo que de alguna manera eso es lo que te traslada a ti tu propia Madre, quizá yo propondría otra manera de solucionar lo de la PSP, pero de eso ya comentaremos si te parece...uno de los conflictos con los que nos encontramos actualmente, aunque resulte paradógico, es el exceso de información… como decía stornel, "la recomendación actual de la muerte súbita del lactante es que éste duerma boca arriba para disminuir su incidencia", yo recuerdo que no hace mucho (unos años) era la contraria, que éste durmiera boca abajo o también de lado (incluso en las tiendas especializadas se vendían artilugios para mantener al bebe de lado mientras dormía, no se si los habréis visto), bueno, esto es solo un ejemplo para ilustrar que los progenitores modernos ávidos de hacer no solo lo mejor, si no también lo mas correcto por su criatura, acaben hechos un lío y hagan lo que hagan, se encontrarán en la constante duda de si estarán acertando o no. Por cierto Stornel, soy el primero en agradecer tus aportaciones, por eso creo que compartirás conmigo y corrígeme si me equivoco, pero a día de hoy existe un gran desconocimiento sobre las posibles causas de este fatal…no sé como calificarlo ¿desenlace?, y no seré yo quien diga que me parece mal que se haga todo lo posible por evitar situaciones tan graves y complicadas como las que nos encontramos ante un cuadro de "muerte súbita", pero sí digo que estas situaciones crean una ansiedad y temor a equivocarse tremendo en los padres y que algo parecido ocurre con la educación. Tememos hacerlo mal y eso provoca miedo y ya sabemos que este, el miedo, es un gran paralizador.

Sacar adelante a un hijo y guiarle para que se muestre como un ser inteligente, responsable, agradecido, capaz...no resulta fácil ni siempre divertido, pero tenemos el "deber" de ayudarles en su formación, creo que para ello los adultos, todos, debemos actuar con dos principios básicos, mantener una intención (Determinación de la voluntad en orden a un fin) y una atención constantes … atender sus necesidades sin confundirlas con las nuestras, y para ello tampoco podemos perder la atención sobre nosotros mismos... como nos encontramos, como actuamos y lo que decimos (¡¡Ah..!! el poder de las palabras) y no temer a equivocarnos, porque si actuamos conscientes y convencidos, aunque nos equivoquemos, siempre nos quedará el recurso de la rectificación, errar es humano y humanos somos.

No olvidemos que desde el primer momento, los padres somos el principal referente para nuestros niños y no podemos pretender ser SUPER-nada…aunque tengamos que pasar etapas en las que nos eleven a los cielos para después pretender quemarnos en los infiernos… pero todos hemos sido niños y luego adolescentes y ya sabemos que es eso…Debemos mostrarles lo importante que es el respeto (Miramiento, consideración, deferencia) por los demás y por uno mismo.


La autoridad no es un titulo que se consiga en ninguna escuela, hay que trabajar y ganársela, los niños nos piden... necesitan que les ayudemos a reconocer los límites, como dice J.A.Marina en los Papeles de la Movilización Educativa, "A todos nos corresponde, en primer lugar, ser conscientes de la dignidad de lo que estamos haciendo, comportarnos de acuerdo con esa dignidad, y exigir a los demás que nos traten también de acuerdo con ella".



¡¡Feliz 2009 a todos!!

Un Saludo.
22/12/2008 22:55 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
ccivica
Member


 

Localización: 
Registrado: 27/12/2008      Advertencias: 0
Querido 123raus:

¡Qué valor tienes! Soy madre de un ochoañero que tiene una hermana de 24. Hace unos 10 años, viendo la deriva que iba tomando la educación de los chicos, en una reunión se me ocurrió decir, inocentemente, que yo creía que la educación de ahora adolecía de miedo a ejercer la autoridad e implantar un mínimo de disciplina. ¡Pá qué más! Lo menos que me llamaron fue "facha". Por si había alguna duda, la mayor parte de los presentes se dedicaba a la docencia (en diferentes funciones).

Desde entonces, he podido observar con sorpresa que quienes reclaman lo que parece de sentido común: que niños y adultos no son iguales; que no tienen ni los mismos derechos ni las mismas responsabilidades; que un niño no es maduro para "mandar", como dicen ellos, frente a un adulto; que educar sólo en los derechos (y no, paralelamente, en las responsabilidades) es crear tiranos para el día de mañana; los que hacemos esto, tenemos que estar diez horas dando explicaciones para quitarnos de encima la etiqueta que nos quieran poner. Sin embargo, veo que los que defienden la permisividad, el "diálogo infinito" y el no poner los límites que marca el respeto (no hablemos ya de "tutelar" al que agrede, que también), lo tienen mucho más fácil: nadie les discute ni les pone etiquetas. Lo curioso es que muchas de estas voces proceden de la Administración, para la que trabajan la mayoría de los profesores que resultan perjudicados.

Al igual que tú, hace años que he decidido no perder el tiempo discutiendo. No obstante, sí me pregunto si todas esas teorías de personas que cobran de la Administración y escriben libros indescifrables sobre la resolución de conflictos, son refrendadas con estudios que demuestren su eficacia. Lo contrario no me parecería serio ni científico (y encima, lo estamos pagando entre todos). Como madre y como contribuyente, veo un galimatías, una falta de acuerdo en lo básico y un -perdonadme todos los que seais grandes profesionales- un negocio, que, si al menos funcionase, no tendría nada que objetar, pero que no parece frenar el aumento del famoso "bullying" y la caída alarmante en los niveles de formación de los chicos (ahí si que hay estadísticas).

Yo, como convencida que soy de que la Educación es un pilar básico en el futuro de una sociedad, estoy muy interesada en que la gestión pública sea excelente. Por eso creo que es fundamental ser riguroso y potenciar lo que enriquece a la sociedad frente a lo que no. A tal fin insisto en mi pregunta: ¿Hay un control público sobre la eficacia de todas estas teorias? Si alguno de los participantes en el foro pudiera sacarme de dudas, lo agradecería.

Gracias otra vez a 123raus por sacar este delicado tema, que no debería serlo. Un saludo a todos.
27/12/2008 18:51 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
Raus
Member


 

Localización: 
Registrado: 26/9/2008      Advertencias: 0
Querida ccivica:

Mi valor es renqueante, y flaquea más de lo que sería menester. Por eso agradezco tanto estas muestras de apoyo y sentido común. Increíblemente, vivimos una época en que muchas cosas llevan camino de acabar patas arriba, ajenas a la racionalidad básica que cabría esperar en ellas.

Otro amigo de este foro se ha interesado por mi opinión sobre la posible relación entre nuestra anemia filosófica y la crisis económica. Estoy preparando gustosamente el texto, que me llevará un tiempo. Puedo adelantar algo: la famosa burbuja económica no está sola. Hay muchas burbujas por el estilo. Una de ellas en la educación de los críos: se pretende educarlos mediante ideas peregrinas que no pisan el suelo, con “pedagogías de salón”, políticamente ultra correctas, pero incorrectas en todo lo demás: en sus principios prepósteros, en sus objetivos, en sus desquiciantes resultados.

Corrección política que también ha penetrado en el lenguaje, y al que se le ha concedido otra fantasía almibarada, otra barita mágica: la de cambiar la realidad social torciendo sus normas con alicates sexistas (niños y niñas, maestros y maestras, amigos y amigas, juez y jueza…)

También tenemos la burbuja del arte moderno, totalmente extraño a la naturaleza humana, al gusto por la calidad y el mérito con Mayúsculas. Y muchas más burbujas de las que ya hablaré.
En todas estas burbujas subyace un igualitarismo furibundo que lo subvierte todo, que lo altera y corrompe sin remedio.

Todas esas teorías, amiga ccivica, son un gran engaño. Peor: un gran autoengaño. No hay mejor laboratorio experimental que la misma realidad, ccivica. Y la realidad es la que tú has dicho: que no hay resultados. Pero es como clamar en el desierto. Cuando esas teorías se aplican, el empeoramiento de los resultados es evidente, pero se niega dogmáticamente. Siempre hay a mano subterfugios: no se han aplicado bien, no hay suficientes recursos para implementar esas ideas, hay enemigos educativos que anulan los resultados (la tele, por ejemplo), etc. Y vuelta al diálogo infinito y a la permisividad destructora de la personalidad y la paz familiar. Todo menos agarrar el toro por los cuernos y decir: voy a ejercer la autoridad que, como adulto, me corresponde por ley y sentido común.

Y así estamos: en medio de un galimatías monumental que arrecia por momentos a instancias de políticas correctas ancladas en el tabú y el dogma.

Que me llamen facha ya me da casi igual. Bien sé yo que no soy ni de derechas ni de izquierdas. Por una sencilla razón: uno de los bienes más preciados para mí es la independencia mental.

Gracias a ti, ccivica. Y luchemos contra corriente, a modo de fluvial salmón, como nos decía otro amigo.

Saludos.

P.D.: puedes llamarme simplemente Raus. Al final le quité el tropiezo numérico.
28/12/2008 01:01 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
ccivica
Member


 

Localización: 
Registrado: 27/12/2008      Advertencias: 0
Querido Raus,

A mí también me da igual: lo compenso con los que, en otros debates, me llaman "roja". No me extraña que no seas de derechas ni de izquierdas: ya casi nadie lo es, técnicamente hablando. He visto que en otro foro disertais sobre la utilidad de la Filosofía. Precisamente, la última vez que comprobé lo útil que es fué cuando me llamó "roja" un chico de "veintitantos". En lugar de pasarme diez horas intentando despegarme la etiqueta, recordé esa técnica (no sé si de Sócrates) que consiste en hacer preguntas a tu interlocutor hasta llevarle a contradecirse, y le pregunté: "¿pero tú sabes qué es un rojo?". Tuvo que ir a mirarlo a la wikipedia.

Pero, Raus, lo que no me da igual es eso que comentas de que no haya resultados sobre la aplicación de una serie de teorías y técnicas financiadas con el erario público. ¿Tengo que pensar que nadie se ha molestado en contrastar su eficacia en un estudio serio que analice los resultados? Ojo, no hablo de ideología: hablo de método. No me puedeo creer que, con la que está cayendo en Educación (aumento de los casos de acoso escolar, empeoramiento de resultados académicos), no haya un procedimiento para analizar y, en su caso, corregir, los métodos que se están empleando, con la consiguiente dotación de recursos públicos.

En tal caso ¿no hay manera de reclamar de la Administración dicho estudio?

Gracias y un saludo.


P.D.: Respecto a esa incipiente afición a pinchar burbujas, te ruego que esperes a que escampe la crisis: ¿tú sabes la de gente que vive de ellas?, no creo que el INEM pudiera soportarlo.

28/12/2008 15:45 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
Raus
Member


 

Localización: 
Registrado: 26/9/2008      Advertencias: 0

Querida ccivica:

En efecto, a mí me ocurre que mis amigos de derechas me toman por hombre de izquierdas, y los de izquierdas por alguien de derechas. Pero la posible conclusión de que, entonces, soy de "centro", tampoco se ajustaría a la verdad.

Pero vamos a lo que importa, ccivica. Te voy a dar mi opinión sobre los métodos para modificar la conducta de los jóvenes: El único método eficaz para conseguir resultados provechosos es que los padres se comprometan a controlar a sus hijos. Sin ese requisito, no habrá nada que hacer. Y los padres -muchos padres- creen que lo mejor para encaminar bien a sus hijos es recurrir al diálogo infinito. O en dar buen ejemplo ante ellos.

Y lo cierto es que el diálogo es un instrumento fenomenal para usar con los adolescentes. Pero lo es cuando éstos han aprendido, desde muy chiquitos, a ATENDER y RESPETAR a sus padres y, en general, a sus adultos. Pero esto no se consigue a base de las consabidas fórmulas: “Cariño, siéntate a la mesa a comer… cariño, siéntate a la mesa a comer… cariño, por fa, ¿quieres sentarte a la mesa?… Cariño, por favor, siéntate, que vamos a comer una papilla muy rica, uy qué rica… Venga, Juanito, siéntate y que se va a enfriar la comidita, por fa… Si no te sientas, mamá se pone triste…” Y así hasta que aparecen los gritos de la madre y el berreo del crío. Esto no funciona. Esto es un completo desastre. Y, en líneas generales, es lo que se hace continuamente en nuestros hogares y respecto de cualquier conducta del niño.

Por supuesto, hay métodos eficaces para controlar al crío, pero no se emplean. Ahora no puedo extenderme más para responder a la importantísima cuestión que planteas. Ya lo retomaré, amiga.
Gracias a ti.

¡Feliz año 2009 a todos!









31/12/2008 10:31 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
ccivica
Member


 

Localización: 
Registrado: 27/12/2008      Advertencias: 0
Querido Raus:

Igual que no vamos a hablar de derechas frente a izquierdas (para mí no es una cuestión de centro. Estoy de acuerdo con Bobbio: se trata más bien de la idea de igualdad. El dilema reside en lo que las personas decimos, lo que hacemos, y lo que finalmente pensamos a medida que vamos recibiendo información), creo que no sería justo hablar de padres frente a profesores.

Muchos padres entienden intuitivamente que: “hasta que no cumplas con tus responsabilidades, no podrás ejercer tus derechos”, como indicaba más arriba una madre que debía “bregar” con el chico que no estudiaba “el teórico”. Otras madres, como una interviniente de este foro, son conscientes de que la falta de tiempo repercute en la calidad de la educación de los chicos (vaya, siempre somos madres). Muchos profesores saben que sin ejercer la autoridad y marcar límites no se puede educar.

No etiquetemos, ¿no te parece?. Pidamos mayor rigor a los “profesionales” que te marcan –seas padre o maestro- unas pautas que no funcionan ni en sus propias casas (creeme, sé de lo que hablo). Y para ello no hay que formar “falsos equipos”, hay, simplemente, que reclamar un método, porque no es cuestión ni de protestar estérilmente, ni de creértelo a pies juntillas. Creía que esta página se llamaba “Movilización….. algo”. Pues, movilicémonos. Todo gran viaje empieza por un primer paso (esto es chino: ¿Confucio?).

Sigo sin saber si es posible reclamar un estudio que refrende las teorías de algunos equipos de asesoramiento en conflictos. Y me gustaría que esto no se convirtiera en un diálogo.

Gracias y un saludo
31/12/2008 18:05 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
solijm
Member


 

Localización: 
Registrado: 19/7/2006      Advertencias: 0
Hola amigos.

No creo que se trate de una cuestión política, es mas, creo que el tema de la educación debería de despolitizarse y probablemente todos ganaríamos mucho. Da igual el signo político de cada cual, mientras seamos respetuosos y tolerantes unos con otros, y esa si es cosa de la educación.

Amiga ccívica, me voy a dirigir así si no te molesta, creo que si luchamos por lo que creemos (como decías en una de tus intervenciones) da igual que nos quieran etiquetar…yo me considero Persona con convicciones propias, que podrán coincidir o discrepar de las defendidas por otros, por ejemplo cualquier político, y si por eso alguien pretende etiquetarme, pues ese será su problema, el de los etiquetadores. Tengo que añadir que mantengo grandes amigos tanto de derechas como de izquierdas (sin radicalismos, eso si) y mira, casualmente todos coincidimos en lo fundamental que resulta la EDUCACION para una sociedad que pretenda ser saludable.

Respecto a lo que planteas de la que esta cayendo en la Educación, creo que los casos de acoso y algunas otras actitudes, son cuestión de respeto, y en cuanto a eso soy de la opinión, como se suele decir, “hay que venir de casa con los deberes hechos” no podemos pretender que en la escuela se hagan responsables de las responsabilidades de otros, el que tenga un perfil de acosador, no lo tendrá solo en la escuela ¿no os parece?, con esto no quiero decir que no se haga nada al respecto, únicamente que no es un problema “solo” de la escuela y en cuanto a los resultados académicos, que si es un problema de la escuela, es cierto que llevan una deriva preocupante y en esto estoy con Raus, mientras siga profundizándose en el dogmatismo, corporativismo, “pedagogías de salón” elaboradas desde los despachos y aparentemente dirigidas a engrandecer determinados egos…pues no creo que reclamar estudios que las refrendren pueda servir de mucho, mas que nada porque como dice Raus, se pueden enmascarar con cierta facilidad, creo sinceramente mas práctico el convencimiento de los maestros y educadores de que las cosas se pueden hacer de otra manera y lo apliquen, a modo de revolución silenciosa.

Esta página se llama “Movilización Educativa”, y si andamos por aquí es precisamente por eso, porque nos movilizamos, y cada uno en su día a día aporta su granito de arena, como tu apuntabas “Todo gran viaje empieza por un primer paso”, y ese paso lo dio J.A.Marina, y como el mismo dice “para Educar a un niño, se necesita la tribu entera” y esos somos todos. ¡Ah! Por cierto, tengo que discrepar contigo… no siempre sois Madres, también hay Padres en esto (espero con toda humildad servirte como ejemplo), cierto es que somos menos en número todavía, pero cada vez somos mas, yo cada vez encuentro mas varones comprometidos en la educación de sus hijos y en otras labores que antes se cargaban exclusivamente sobre la mujer. Tengo que añadir que personalmente defiendo que las figuras materna y paterna frente a los hijos, deben de estar bien diferenciadas, y me parece contraproducente para el niño, la mal entendida modernidad de igualdad, pretendiendo sustituir la figura materna por los varones, que desde mi convicción en ningún caso se podrá dar, estoy convencido de que una Madre es insustituible por naturaleza (espero que puedas compartir esto conmigo).

En cuanto al titulo de este foro, “Recuperar la autoridad”, insistir una vez mas en que la autoridad nos la ganamos día a día y empezamos los Padres desde el primer momento en que el niño llega a este mundo, un ejemplo, estoy casi seguro que todos habremos oído alguna vez hablar de la dificultad de algunos padres para no ser tiranizados por un bebé (que sin ninguna patología aparente) no permite descansar por las noches ni por el día, ¿verdad, amigo stornel?, cierto es que no existen formulas mágicas, pero mantener una intención y una atención sobre nuestros niños para atender sus necesidades y guiarles para que respeten las nuestras, eso es un método, y acaba dando buenos resultados si lo interpretamos adecuadamente. La Educación se refuerza en la escuela, pero se forma en el hogar, así que padres y maestros estamos obligados a remar en la misma dirección, porque como tu misma dices, amiga ccívica, no es que no se pueda educar sin ejercer la autoridad y marcar los límites, resulta que marcar limites y ejercer autoridad es educar.

Educar también es ayudar a los jóvenes a responsabilizarse de ellos mismos, como dice el juez Calatayud, uno no puede ser menor para una cosa y mayor para otra (según le convenga) mira, no se si lo habrás visto, pero este hombre se hizo famoso por sus sentencias llenas de cordura muchas de ellas, una de ellas obligaba a un joven a terminar los estudios de educación obligatoria y ese chico le ha quedado profundamente agradecido, en estos vídeos dice cosas muy interesantes, espero que después de verlos puedas estar conmigo en esto que digo de la responsabilidad http://www.youtube.com/watch?v=K2GTauJT5Vg http://www.youtube.com/watch?v=91gDdSSX_jk .
Un apunte mas, amiga ccívica, si ya has leído en esta página los Papeles de la Movilización Educativa, habrás visto que el propio Marina propone este debate sobre la Educación y entre otras cosas, viene a decir que - La autoridad es conferida por la sociedad, por los otros, pero ganada y exigida por nosotros mismos o por las instituciones, según sea el caso -. En cuanto a lo padres que intuitivamente entendemos las cosas… eso está bien pero creo que no basta con eso, hay que asegurarse que ese mensaje les llega a los chavales con claridad suficiente, sin olvidar lo que yo mismo decía, los padres siempre pretendemos lo mejor para nuestros hijos, insisto también, que hay muchas variables que entran en juego en estos temas y nada mas lejos de mi intención que pretender dar lecciones a nadie, pero creo que a los chavales hay que ayudarles a pensar desde que tienen uso de razón, como se ha dicho siempre, o dicho de otra manera, su maduración cognitiva se lo permita, y plantearnos todos, padres, maestros… ¿Quién quiere aprobar ese examen? ¿para que? ¿Quién debe poner su esfuerzo en ello? Y si nada sale como pretendemos ¿buscamos un culpable? O nos planteamos algo mas trascendental, ¿quiero aprender o aprobar un examen? En fin, para encontrar respuestas hay que plantear preguntas, ¡Ah! La Filosofía, lo mismo ese si es un adiestramiento que se adquiera en la escuela.

Confío que nadie se sienta ofendido con mis palabras, pero si es así, pido disculpas, únicamente, como buen padre pretendo lo mejor para mis propios hijos y además creo que como adultos responsables, todos tenemos el deber ético de procurar lo mejor para las generaciones futuras.

Gracias y un saludo

¡¡Feliz 2009!!
1/1/2009 17:31 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
ccivica
Member


 

Localización: 
Registrado: 27/12/2008      Advertencias: 0
Querido solijm,

Es complicado que yo me ofenda porque otro emita una opinión. Para mí, todas las personas que intervienen en estos foros lo hacen por su preocupación en este asunto. Creo que hay que ser muy valiente como Raus, como Marina, como Emilio Calatayud (echadle un vistazo a su decálogo para formar un delincuente, o algo así se llama), como Urra, como tú, para salir a la palestra a opinar sobre algo tan polémico. Creo que es valiente y necesario que otras personas, como Angeles (que participa en el foro de al lado sobre la Filosofía), den su opinión y no dejen que se muera el debate. "Chapeau" a todos y todas (lo de "todos y todas" va por Raus, que sé que le encanta).

Estoy de acuerdo con que la educación se da en casa y se apoya desde la escuela, y que la formación se da en la escuela y se apoya desde casa. Y, ojalá consiguiéramos un acuerdo de los principales partidos políticos, para encarrilar este asunto de la Educación.

Totalmente de acuerdo con Marina en que la autoridad (y los derechos, añado) se la gana uno. Y de acuerdo con prácticamente todo lo que planteas. Y si no estuviera de acuerdo, al menos me habrías dado la oportunidad de pensar sobre ello. Lo de las madres no iba con segundas, no te enfades...por fa.

¿Sabes lo que no me gusta? Lo que no me gusta es que se polarice el discurso: que unos se carguen de razón y otros se callen, y cuando están hartos de estar callados, exploten y el resto opine casi pidiendo disculpas por cada palabra que dice, no vaya a ser que les metan en un bando o en el otro. Eso no me gusta, y lo he visto mucho, y he pensado sobre ello y he llegado a la conclusión de que la solución suele ser consensuar un método y aplicarlo. Suele ser la forma de evitar pasar de un extremo al otro. Por eso me pregunto si hay una forma de pedir resultados (aunque sean fácilmente enmascarables), puesto que sería empezar a plantear de forma fría (sin condicionantes ideológicos) lo que funciona y lo que no funciona. Al fin y al cabo, son estas personas los expertos a los que muchos padres (desorientados, de verdad) y profesores, piden consejo y soluciones. Insisto en que hay que pedir rigor: la ciencia (del tipo que sea) avanza por contraste de datos. Pero así como en muchas disciplinas científicas existen unos procedimientos y unos métodos que todo el mundo acepta como válidos, me temo que aquí no. Aquí, me temo, depende de la moda y la tendencia ideológica del momento.

Por eso os pregunto a los que estais trabajando en los colegios. Y ya no hablo más hasta dentro de una semana, por lo menos.

También os deseo que entre todos hagamos un feliz 2009.

Gracias y un saludo


2/1/2009 16:11 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
Raus
Member


 

Localización: 
Registrado: 26/9/2008      Advertencias: 0
Estimados compañeros de viaje, y estimada ccivica,
tanto llevo ya escrito que, como le ocurre Marina, ya me es posible responder a un contertulio actual con el escrito hecho en otro momento. Lo que sigue lo escribí hace tiempo en este mismo foro. Lo coloco ahora aquí a "modo" de respuesta a tu alusión lingüística, amiga ccivica (lo de "todos y todas"). Por supuesto, me remito a este texto no para contestarte a ti, ccivica, de ex profeso, pues eso parecería la absurda maniobra de quien mata "moscas a cañonazos". Es decir, no debe ser entendido como una reconvención a quien utiliza "todos y todas" ocasionalmente (como, en efecto, haces tú, ccivica). De hecho, mi admiradísimo Lázaro Carreter no juzgó ese uso impertinente, antes lo contrario: como una muestra de respeto al respetable, comúnmente compuesto por hombres y mujeres. Lo malo es, como siempre, la inmoderación, máxime si nace de ignorancia contumaz: el uso masivo de "todos y todas" por no comprender la sencilla regla de que "todos" alude a "ellos" y a "ellas". En efecto, cuando esto no se comprende, el "todos y todas" (y expresiones análogas), se emplea a mansalva y por sistema. Y ése es el error.

Creo pertinente recordar aquí la malherida causa lingüística, precisamente porque cuando yo hablo de recuperar la autoridad, hablo de hacer caso a las diferentes autoridades reconocidas. En este caso, a las académicas sobre asuntos gramaticales. Es decir, hablo de la necesidad de recuperar el respeto al malogrado principio de autoridad.

El texto a que me refiero es el que sigue.

NO SOY "POLÍTICAMENTE CORRECTO."
Considero magnífica la idea de que los agentes educativos nos movilicemos. Uno de los más serios problemas que tenemos en la educación de hijos y alumnos es, ya se sabe, la pérdida de autoridad de padres y maestros. Tal es así que en esta web podemos encontrar un apartado específico para tratar este asunto.

Nos gustaría recuperar la autoridad perdida, o investirnos de un tipo de autoridad nueva en la historia. Una autoridad que no se base en el mero ejercicio de coerción y el miedo. Queremos inspirar respeto en nuestros educandos, no miedo.

Pues bien, como parte del proceso de recuperación de la autoridad respecto de nuestros niños, deberíamos hacer examen de conciencia. ¿No les parece? Es decir: mirar este problema no a través de los ojos de quien reclama autoridad para sí, sino de quien la reconoce razonablemente en otros. Dicho de una manera más concreta: dejemos de percibirnos por un momento como educadores y veámonos como educandos. Olvidemos por un momento que somos maestros, padres, profesores, pedagogos, psicólogos, filósofos o sociólogos. Bajemos a la posición de eternos alumnos, la que nunca debimos abandonar. Nosotros reclamamos autoridad a nuestros jóvenes, ¿pero estamos nosotros dispuestos a obedecer de buen grado a quienes, por profesión y ejecutoria, están por encima de nosotros en determinados campos del saber? No estoy seguro de que la respuesta sea afirmativa. Y el quid de la cuestión radica en que si nosotros, los adultos, no damos ejemplo de acatar la palabra de quienes deberíamos considerar nuestros oráculos, ¿cabe esperar que nuestros chicos sean más razonables, obedientes y menos díscolos que nosotros? ¿Por qué habrían de serlo? ¿Podemos recuperar la autoridad si nosotros mismos la regateamos irrazonablemente?

Ya se ha dicho -y yo he dicho- que vivimos una crisis general de autoridad. No es sólo un problema de educación formal o familiar. El individualismo que nos señorea, auspicia las más proteicas formas de desobediencia: ¿Quién hace caso de las recomendaciones de las autoridades sanitarias cuando nos avisan de que tomar el sol en exceso es malo, o nos recomiendan hacer ejercicio físico? ¿Quién hace caso de la DGT? ¿Quién hace caso de los académicos de la lengua?... De estos últimos quiero hablarles principalmente. Antes de empezar, déjenme decirles que no albergo la intención de ofender o molestar a nadie, pero lo cortés no quita lo valiente. Si lo que esperamos leer y oír es, simplemente, una réplica de nuestro propio pensamiento, jamás avanzaremos. Al revés: estamos aquí para discutir sin parar, amistosa y civilizadamente.

El caso es que a veces somos desobedientes bienintencionados. Lo somos, sin duda, cuando, con el ánimo de hacer justicia, decimos: Todos y todas, niños y niñas (o, con más modernidad pero igual incorrección, niñ@s), abuelos y abuelas, castellanos y castellanas, padres y madres, AMPAS (y no APAS), etc. Bien, pues hay que decir que nos equivocamos. Nuestra intención es hacer justicia, reparar el daño histórico sufrido por las mujeres, pero lo cierto es que ni hacemos justicia con ello ni hablamos correctamente. Esto no lo digo yo, sino los académicos de la lengua. Lo dijo una de las más grandes y mundialmente reconocidas autoridades en gramática de nuestro país: el eximio Fernando Lázaro Carreter. Osar llevarle la contraria a tan inobjetable autoridad lingüística, sería como cuestionar a Ramón y Cajal en histología. Quizá ustedes disientan de esta semblanza. Ramón y Cajal estudiaba una realidad exterior y ajena a la voluntad humana, mientras que Carreter era un entendido en un conjunto de convenciones: las que conforman nuestro idioma. Y, claro está, las convenciones se pueden cuestionar y sustituir por otras. De acuerdo, pero en ese caso transitaríamos caminos pedregosos y cuajados de trampas. Algunas de éstas las señaló Carreter en su artículo Espurio-espúreo (1977, Galaxia Gutenberg). Les pido mucha atención a lo que dice. Transcribo parte de sus palabras:

…<<Pero es de temer que no satisficiera a quienes han impuesto jueza y fiscala, es decir, a las partidarias y partidarios de llevar la diferenciación sexual a todas las palabras, y de hacer inequívocamente unisexuales a las genéricamente comunes, lo cual impediría, claro es, que sacerdote desempeñara la doble función genérica. Criterio que, para lograr la debida coherencia, obligaría a acuñar formas masculinas (artista/artisto) o femeninas (piloto/pilota, oyente/oyenta) según los casos, y a jubilar algunas epicenas, es decir, las que, como sus abuelos, designan a la pareja humana, sustituyendo siempre ese sintético plural por su abuelo y su abuela para no hacer a ésta de menos. >>

En "Vísperas navideñas", otros de sus certeros dardos, dice:
…<< También he procurado enterarme sobre qué hace ahí ese género, y de las averiguaciones resultan probados los siguientes hechos: a) en inglés, el vocablo gender significa, a la vez, género y sexo; sabemos todos que, en las lenguas románicas, estos términos tienen significados muy distintos, gramatical el uno, y biológico el otro. Y que, además, no siempre se corresponden: criatura, persona o víctima, voces gramaticalmente femeninas, pueden nombrar indistintamente a un varón o a una mujer; a la inversa, marimacho, palabra de género masculino ordinariamente, se aplica sólo a mujeres; y cocinilla, diminutivo del femenino cocina, sirve para descalificar a un varón “que se entromete en cosas, especialmente domésticas, que no son de su incumbencia”, según la Academia; un encanto, vocablo masculino, puede remitir tanto a una dama como a un caballero; y un solete será una cosa u otra según hablen a él o a ella; b)en el Congreso sobre la Mujer celebrado en Pekín en 1995, los traductores de la ONU dieron a gender el significado de “sexo”;…>>

En "Oratoria electoral", otro de sus artículos, escribe, de nuevo, Carreter:
<<Otra consagración electoral: los pares ciudadanos y ciudadanas, compañeros y compañeras, extremeños y extremeñas repicaron en esas semanas con monotonía de cigarra canicular. Un ánimo reivindicativo mueve a muchos y, sobre todo, a muchas a arrebatar el masculino gramatical la posibilidad, común a tantas lenguas, de que, en los seres sexuados, funcione despreocupado del sexo, y designe conjunta o indiferenciadamente al varón y a la mujer, al macho y a la hembra. ¿Preguntarán a alguien si tiene hijos o preferirán hijo/s o/e hija/s? Pero esto requeriría discusiones -las ha promovido ya- donde es imprudente entrar. Y está bien, incluso muy bien, que se empiece un mitin con invocaciones tan terminantes como las señaladas: confieren dignidad, solemnidad, respeto al auditorio. No sólo mítines: existen otras ocasiones que lo requieren o aconsejan. Pero una observación continua y cartuja de tales copulaciones causa ralentización del discurso y tedio mecánico: el femenino se espera como un tac tras el tic masculino, o al revés, y cansa;…>>

Si resulta que decimos "Todos y todas" porque creemos que todos solo nombra a los hombres, y si decimos presidente y presidenta por la misma razón, entonces no hay motivo para a dejar a pez sin su correspondiente peza, a grande sin su granda, a moliente sin su molienta, a sonriente sin su sonrienta, a inteligente sin su inteligenta, a joven sin su jóvena, a rumiante sin su rumianta, a caliente sin su calienta… Si no nos vale decir: Hablé con la presidente de la finca, sino que reclamamos decir Hablé con la presidenta de la finca, entonces tampoco valdrá decir: Vi a la joven salir de casa, sino Vi a la jóvena salir de casa. No ya Amparo siempre está sonriente, sino Amparo siempre está sonrienta.
¿Están ustedes dispuestos a multiplicar los entes de manera tan innecesaria? ¿Tendremos que decir artisto cuando nos refiramos a un artista varón? ¿Habremos de decir peza para nominar al pez hembra? ¿Están ustedes dispuestos a decir a partir de ahora cosas como: “¡Qué grando está tu hijo!; ¡Qué jóveno está usted! Ayer vino el electricisto y arregló la avería; Voy a casa del abuelo y la abuela; etc. ¿Merece la pena todo esto, amigos?

Oscar Tusquets Blanca, afamado arquitecto, es de mi parecer, o yo del suyo. En su "Contra la desnudez" (Anagrama) se expresa expeditivo sobre estas cuestiones:

<<Siempre que escribo todos, algunos, catalanes, etc., me estoy refiriendo a todos y todas, algunos y algunas, catalanes y catalanas, como es natural y correcto en mis dos lenguas maternas, puesto que el aparente masculino, tal como me explica mi buen amigo el editor Jaime Vallcorba, no es en realidad más que un neutro, que comparte, eso sí, género gramatical con el masculino, con lo que es precisamente el femenino el único que dispone de género gramatical exclusivo. Tal como afirma, con su característica vehemencia, el académico Javier Marías, el latín y, consecuentemente, las lenguas neolatinas comparten el plural genérico. La cursilada que nos invade sería, pues, producto de una confusión entre género y sexo. Agotado ante tanta corrección política e incorrección lingüística, he decidido no votar a ningún político que diga ciudadanos y ciudadanas (si dice vascos y vascas no es de mi departamento), con lo cual preveo ahorrarme muchas visitas a las mesas petitorias. >>

He tintado con negrita “el académico Javier Marías” para llamar de nuevo la atención sobre el hecho de que, de nuevo, me acojo a la autoridad competente en estas cuestiones.
Se trata, en efecto, de una confusión entre sexo y género. En otro magnífico artículo de Carreter se puede leer lo siguiente:

<<Volviendo una vez más a género, en la conferencia de Pekín de 1995, ciento ochenta gobiernos firmaron un documento donde se adoptaba el vocablo inglés gender, “sexo”, para combatir la violence of gender (la ejercida por los hombres sobre las mujeres) y la gender equality de mujeres y hombres. Y el término se repitió insaciablemente en los documentos emanados de la masiva reunión convocada en el año 2000 por Naciones Unidas llamada <<Beijin+5>>; este + es porque habían pasado cinco años desde la pequinesa.
Ocurre, sin embargo (Webster), que <<en rigor, los nombres en inglés carecen de género>> gramatical. Pero muchas lenguas sí lo poseen y, en la nuestra, cuenta con género (masculino o femenino) sólo las palabras; las personas tienen sexo (varón o hembra). A pesar de ello, los signatarios hispanohablantes aceptaron devotamente género por sexo en sus documentos, y, de tales y de otras reuniones internacionales, el término se ha esparcido como un infundio. Lo señalé hace meses, pero por ahí tenemos galopando tan aberrante anglicismo; y, a quienes tan justa y briosamente combaten la violencia contra el sexo, ejerciéndola cada vez más contra el idioma. >>

En todo esto ha metido sus largas narices la política correcta, apéndice del duro rostro de la gratuitamente llamada “izquierda” estadounidense. ¿Creen ustedes hacer justicia social al decir profesores y profesoras, maestros y maestras, alumnos y alumnas, jueces y juezas,… víctimas y víctimos? Idea sandia es la de pretender, nada menos, que nombrando las cosas de este mundo de otra manera, las cosas irán mucho mejor. No digo yo que algunos cambios no sean de razón y justicia, pero cuidémonos mucho de alcanzar la cursilería de que habla Tusquets, porque deja las cosas tan mal como están y, encima, se le propina una soberana paliza al idioma. Permítanme recomendarles dos libros que hablan sobre victimismo y cuestiones anejas: “La tentación de la inocencia”, de Pascal Bruckner, y “La cultura de la queja” de Hughes (editorial Anagrama). Encontrarán en esta obras buenas razones para cuestionar a quienes, modestia aparte, se denominan políticamente correctos. Más bien cursis paranoicos armados hasta los dientes de moralina pseudoprogresista. Son ellos quienes, vista aquilina, denunciaron que los monigotes de los semáforos representan sólo al sexo masculino, no al femenino. Son ellos quienes están detrás de tanta incorrección lingüística, y quienes, con el más afinado y delicado sentido de lo correcto, han condenado recientemente a Barrio Sésamo por peligroso para los niños. El Monstruo de las galletas es condenado por incitar a los niños a comer en demasía. Ahora me explico yo mis tres o cuatro kilos de más. ¡Lo que hay que oír! ¡Qué panda miseranda de desocupados, ayunos de toda inteligencia!

El idioma está compuesto por un conjunto de reglas convencionales, susceptibles de ser cambiado según convenga. En esto estamos de acuerdo. Pero la conveniencia de los cambios y su intelección rara vez competen a los hablantes mondos y lirondos, como yo mismo. Ya decía Carreter que, para otros eminentes de la péndola (padre Feijoo), las mutaciones o invenciones lingüísticas debería ser cosa, únicamente, de los poetas príncipes. Sin llegar a tanto, es evidente la necesidad de regirnos en esto por quienes más saben de esto. Si ustedes, maestros o profesores, llaman al teniente de los bomberos para que explique a los alumnos cómo han de evacuar la escuela o instituto en caso de incendio, ¿harán caso omiso de sus explicaciones o las seguirán a rajatabla? Si ustedes llaman al médico de la localidad para que hable de la conveniencia de comer con poca sal, ¿osarán ustedes luego decir lo contrario a los niños? ¿Negarán ustedes la autoridad del bombero sobre fuego y la del médico sobre dieta y tensión arterial? Estoy seguro de que no. Sin embargo, continuamente se la negamos al académico de la lengua cuando decimos todos y todas, niños y niñas, alumnos y alumnas… por razones reivindicativas que, en este terreno, no hacen otra cosa que malherir el idioma.

Deseamos que nos respeten como agentes educativos competentes. Pero vamos muy mal, porque nosotros mismos, los agentes educadores, hacemos caso omiso de los señores que más saben de lengua (¡y de tantos otros señores!). Nos dan igual, o casi, las recomendaciones de los académicos de la lengua. En escuelas, institutos y medios de difusión se habla de violencia de género, como si ninguna autoridad hubiese reconvenido esta expresión; y proliferan en diversos textos las duplicaciones sexistas ya aludidas: “Todos y todas, japoneses y japonesas, españoles y españolas, amig@s,…”
Carreter se lamentaba a menudo de lo roto que estaba el saco en que echaba sus lecciones. Apenas unos cuantos le prestaban atención.

No sólo hacemos caso omiso de quienes, por profesión, sudor y talento, saben más del castellano, sino que menudean las burlas hacia ellos, generalmente vistos como involutivos carcamales que coartan la libertad de cada cual de hablar y escribir como le venga en gana. Su autoridad está en entredicho precisamente por la misma razón que lo está cualquier tipo de autoridad: porque toda autoridad se contrapone al que más da y a la libertad silvestre. Y la libertad, amigos, es el más aquilatado valor de nuestra cultura (por delante, como advierte Marina, de las otras dos patas del trípode revolucionario: la igualdad y la fraternidad). Basta con que alguien insinúe que una autoridad ha dicho J para que un ejército de descerebrados se apresure a decir NO J. ¿Burro con b? pues toma vurro, con uve. ¿C para casa? Pues toma Kasa. Desarmando convenciones, nos sentimos muy libres y frescos, divertidos como niños que desmontan los juguetes nuevos, manumisos con licencia para prevaricar. Negando la autoridad, rabiosamente dinámicos, briosos y modernos (mejor posmodernos). También mutilando el texto escrito de los signos de admiración o interrogación, asemejándonos a nuestros vecinos galos (je ne sais pas!), o de comas, o de acentos, etc. Las excusas siempre son las mismas: “Me entiendes igual”; “Voy con prisa”; “¡Qué más da!”… Compañeros del foro, ustedes son cultos e inteligentes. Dicho con afecto: ustedes pueden evitar caer en semejantes yerros. Imaginen que, por maravilla o error, alguno de nuestros alumnos visitase estas páginas. ¿Nos sentiremos legitimados a pedirles luego que escriban y hablan con corrección? ¿No creen que deberíamos predicar con el ejemplo?

A propósito de estas observaciones: muy gratamente he podido leer el mensaje para José Antonio Marina de dos niñas superdotadas. Con independencia de la edad de las niñas, es un magnífico y hermoso ejemplo de corrección idiomática. Una lección que todos deberíamos tener en cuenta. Son ustedes, maestros y profesores, quienes están, en gran medida, detrás de estos éxitos lingüísticos. Enhorabuena, pues; pero, por favor, muestren el mismo celo al escribir que al enseñar a escribir. No escribiremos nunca como Carreter, pero intentemos mantener el estilo tan elevado como nos sea posible (de nuevo en esta amable exhortación resuena el eco de Marina).


Les estoy hablando aquí de lengua y de negación de las autoridades académicas, pero -insisto- esto es sólo un caso particular de una crisis de autoridad mucho más general. La cual es consecuencia, entre otras razones, del igualitarismo radical (individualismo posmoderno) y la idea de libertad como exención de cargas, responsabilidades y deberes. Por tanto, la libertad como negación de la autoridad. No hay más que echar un ojo a los medios de difusión para comprobar en qué alto pedestal tenemos a quienes predican el todo vale y la ruptura de la unidad de muchas cosas. Es la obsesión de la posmodernidad: romper las cosas, disgregarlas, entorpecer la unidad de las cosas, diversificarlas.

Los más altos paladines de la libertad posmoderna se multiplican en los medios de comunicación. Viven allí. Jesús Vázquez es un gran aleccionador de reconocido prestigio, baluarte de la libertad. Prestigio que, hace ya meses, le permitió abogar en su programa de televisión diario (Allá tú) por el nuevo léxico que se está pariendo en las pantallas de los móviles. Este simpático y coqueto presentador pronunció unas palabras tranquilizadoras al respecto, y parodió a los académicos de la lengua en el mal trance de rasgarse las vestiduras al entrever el engendro acéfalo que ya va asomando las patas, insuperable glorificación de la anomia. Suponemos que éste no tendrá problemas para salir a luz, con tantas comadres asistiendo el parto. << ¡No pasa nada, -nos dijo el presentador- se cambia una consonante aquí y una vocal allá, no pasa nada! El lenguaje tiene que evolucionar, moverse. ¿A qué tanto miedo?>> Pues claro hombre, ¡qué sabrán los académicos! Les concedemos que algo entenderán de lengua, pero poco o nada de libertad, carcamales y retrógrados como son. Bienvenidas sean las K, okupas y ákratas. Ke gozo y ke liberación impagables. Ke alivio, chiko.

También recuerdo otro ejemplo, de los infinitos que hay, de cántico a la libertad. Les sonará a ustedes un tal Boris Izaguirre. Finalista, por cierto, de un afamando y codiciado concurso literario, de cuyo nombre no quiero acordarme. El mundo de la cultura deberá agradecer las eruditas aportaciones de este liberto y celebérrimo exhibicionista, quien, con voces de orate y airado tono apodíctico, sentenció, hace años, en el programa-basura de Sardá, que todo era cultura; y clasista impresentable, por tanto, aquel otro tertuliano que acababa de decir algo tan sensato como que lo de la bruja Aramís Fuster era lamentable superchería. No menos reconstituyente del ánimo y la esperanza en la humanidad fue el consecuente jaleo y la gritería entusiastas del público asistente, siempre amigo de las sandeces libertarias del bufo venezolano, inteligentísimo, según la sindéresis del aquél. Se le escapa al festivo caribeño un detalle: que, según cabe deducir de su propia opinión, el clasismo también es cultura, y, por ende, tan respetable como la nigromancia de la arpía. ¿Por qué aprobar la nigromancia y desaprobar el clasismo, si ambos son partes constituyentes de la cultura?

Pilar Rahola, a la sazón asidua contertulia de Crónicas Marcianas, se apresuró a decir que Boris Izaguirre y un sacerdote recién salido del mueble, eran dos iconos de la libertad. La mujer, admiradora de uno y otro, añadió que se quitaba el sombrero ante ellos. Bien hecho, aunque eso solo es posible si se tiene cabeza. Sepa la señora diputada (¿sigue siéndolo?) que el término icono no es sinónimo de símbolo, que es lo que ella quiso decir.
Estos simpáticos personajes son (entre otros tantos que constituyen legión) los voceros de la libertad. La flor y la nata de la pseudointelectualidad, máximos representantes de esa progresía que, cada vez más, nos acerca a la selva de que procedemos. Conste que los tomo como ejemplos para ilustrar bien lo que aquí digo. Ninguna inquina les profeso.

Cuando llegó Rodríguez Zapatero al gobierno, prometió que un comité de sabios regiría los destinos de la televisión pública. Creí que por fin se contrataría a expertos en castellano para meter en cintura a tanto malhablado de la caja tonta. Pues no se nota tal comité, si es que lo hay. Y es que, al margen de los errores lingüísticos inducidos por la corrección política, las expresiones prepósteras y disparatadas se suceden en boca de la mayoría de los presentadores televisivos. Y también en sus textos y leyendas. Lo suyo es un lenguaje nauseabundo y paupérrimo, lleno de necedades macarrónicas y estolideces sin cuento. Y les hablo, principalmente, de los presentadores de los telediarios (públicos o privados) y sus corresponsales de medio pelo. Nada tan serio como un telediario. Por tanto, y habida cuenta de los necios y analfabetos que los dirigen, nada más peligroso y antieducativo en televisión que los telediarios. Ya les enviaré un artículo con las razones (no sólo lingüísticas) en que me apoyo para lanzar tan duras acusaciones y la invectiva que reservo a tan ilustres bustos malhablados.

Es el gran error de nuestro tiempo: creer que todo cambio es evolución y que todo vale. Así nos corre el pelo con tanta libertad, cántico y proscenio del peor individualismo. La libertad política, seguramente la más grande conquista y penacho de Occidente. Hazaña sin par, sueño dulce de todo hombre razonable, se nos está convirtiendo en la pesadilla de la guerra de todos contra todos. En este individualismo que no entiende sino de deconstruir, de romper reglas, contravenir convenciones, normas, recomendaciones y prescripciones. ¿Qué tenemos al final, tras este canto al igualitarismo radical y la libertad sin límites? Lo que ustedes ven, como yo veo: un reguero interminable de conflictos individualistas y una plétora de idiolectos que nos acercan cada vez más a la Torre de Babel. ¿Será éste el destino de todos los caminos? Cabe preguntarse: ¿Para qué nacemos con orejas? Muchos sospechan que son meras excrecencias proteínicas. A ver si van a llevar razón…

Las convenciones sociales pueden ser asfixiantes, nadie lo niega. Pero no todas deben correr la misma suerte. No todas deben ser proscritas. Muchas de ellas son necesarias. Las del lenguaje lo son. Pues constituyen el armazón sobre el que se levanta y se entiende (de momento) una comunidad de cuatrocientos millones de hispanohablantes, como mil veces nos lo recordó Carreter, a quien reprocho que se muriera tan pronto. No tenía derecho.


Un cordial saludo.

¡Feliz 2009!


(Última edición:: 3/1/2009 09:06)
2/1/2009 21:13 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
marisol
Member


 

Localización: 
Registrado: 6/1/2009      Advertencias: 0

hola , soy nueva en el foro, y he leido todas las opiniones,Estoy completamente de acuerdo con que hay que recuperar la autoridad para poder educar,y sobre todo en el ambito familiar,que muy frecuentemente lejos de ser un pilar es un desastre.Hemos pasado de la autoridad paterna a la irresponsabilidad y queremos que los educadores pongan disciplina donde los padres somos incapaces de ponerla.Nadie quiere ser el malo de la pelicula y se nos oolvida que para crear buenas personas hay que fija limites y ser impopular, pero no por dar al niño lo que quiera y consentirle todo, estamos queriendoles mas, sino todo lo contrario.
Hay un aspecto de la educación que no se tiene en cuenta habitualmente y es que todos opinamos y buscamos soluciones al margen de la implicación de los alumnos.Con esto quiero decir que no les damos la oportunidad de hacerse responsables de sus actos y no entienden que todo en la vida tiene una causa y un efecto y que para ser libre hay que ser responsable de lo que se hace.Vivimos en una sociedad absolutamente infantilizada y , nadie quiere reconocer su parte de culpa en ello.No se puede educar a niños si no crecemos los adultos primero y esto conlleva ser firmes y a la vez cercanos.¿como vamos a pedir responsabilidad a los chavales si nosotros mismos nos escapamos de ella pretendiendo que venga alguien a solucionar e problema?nosotros mismos somos el problema y hay que empezar por no escurrir el bulto.



saludos
8/1/2009 19:07 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
solijm
Member


 

Localización: 
Registrado: 19/7/2006      Advertencias: 0
Hola, andamos por aquí ocupados con intentar que se recupere una autoridad que anda algo menospreciada en esta sociedad… El Diccionario de la RAE sobre autoridad nos dice en su tercera acepción: Prestigio y crédito que se reconoce a una persona o institución por su legitimidad o por su calidad y competencia en alguna materia.

Tenemos algunas barreras que superar entre los adultos para que esa necesaria autoridad se restablezca. ¡Tenemos que ser cautos con los mensajes que damos, tanto o mas si estos mensajes parten de instituciones!, de instituciones además que elegimos democráticamente. Intentamos transmitir a nuestros jóvenes las bondades de la Democracia, que las instituciones democráticas están para representarnos a todos.
Bien, pues yo me indigno cuando encuentro “perlas” como las que os traigo a continuación, que son difundidas desde un ayuntamiento elegido democráticamente, y siento que nos hacen un flaco favor con el trabajo que realizamos muchos Padres y educadores con nuestros jóvenes.

El ayuntamiento es de la Comunidad de Madrid y he omitido su nombre porque me parece que no es lo relevante en este caso…os traigo aquí un resumen del estudio y el titular es el siguiente:

“El consumo de drogas entre jóvenes ……… es esporádico y experimental”

El estudio está hecho sobre una muestra de 844 estudiantes de 3º y 4º de ESO, 1º y 2º de Bachillerato y ciclos formativos de grado medio.

Los jóvenes ……. de 14 a 18 años no consumen habitualmente drogas y cuando lo hacen, este consumo es mayoritariamente experimental y ocasional según un primer avance de un reciente estudio realizado por el Ayuntamiento ……. sobre este sector de la población. Según los resultados que se van conociendo, los consumos más relevantes están concentrados en aquellas drogas que gozan de una mayor aceptación social, como alcohol, tabaco y cannabis y permanece muy distante el consumo del resto de las drogas.

Los consumos más relevantes son: alcohol (77%) tabaco (45,7%) cannabis (33,5%) y con mucha menor incidencia, tranquilizantes (5,30%). El resto de productos están por debajo del 3%. Según la encuesta, solo han probado alguna vez éxtasis el 1,9% de los adolescentes de ……, cocaína el 2,2% y alucinógenos el 3%. Si comprobamos los consumos de los jóvenes de …… con los de otros adolescentes, tanto de la Comunidad de Madrid como el resto de España, encontramos que en la mayoría de las sustancias los resultados son inferiores a los de sus coetáneos. Así, el consumo de cocaína en los jóvenes de …. es un 61% inferior al del conjunto de los adolescentes españoles, mientras el de cannabis es similar al de la Comunidad de Madrid y un 7,5% inferior al del resto de España.

En cuanto a las edades de inicio en el consumo de sustancias tóxicas, los jóvenes de … comienzan con el tabaco y el alcohol a los trece años y medio. Algo más de un año más tarde comienzan con el cannabis, éxtasis y cocaína. Las únicas excepciones a esta tendencia general señalada se dan en el consumo de tabaco, que supera ligeramente a las medias autonómica y nacional, y el consumo experimental de alcohol, que se sitúa entre ambas.”

Decía que me indignaba, porque me da la impresión, quizá yo esté equivocado, pero parece que se le da un sentido de cierta satisfacción ante los datos que presentan, dicen que los jóvenes no consumen habitualmente drogas y que su consumo es mayoritariamente experimental y ocasional ¿esto que quiere decir? ¿Que no las toman todos los días? ¿Qué todavía no son adictos? . Desde mi punto de vista, este es un tema preocupante y de gravedad, ya que el consumo de estas y otras sustancias puede degenerar en importantes desórdenes psicológicos, además de destruir a modo de bombardeo esos “caminos, carreteras” de los que hablo en tantas ocasiones y que tanto mimamos a la hora de ayudar a construir. Creo además que esto visto a ojos de un joven, quizá le pueda parecer que como aquí hay cosas o drogas que “gozan de una mayor aceptación social” pues tampoco será para tanto.

Voy a resaltar los datos que me parecen mas llamativos,
1- se habla de jóvenes de 14 a 18 años, luego “son menores” adolescentes bajo la tutela de sus padres.
2- El consumo de drogas es experimental y ocasional, pero los porcentajes son de vértigo, el 77% alcohol, 45,7% tabaco, 33,5% cannabis, etc.
3- Si en lugar de presentar porcentajes, presentaran número de individuos, aunque pudiera ser aproximado, quizá la apariencia fuera otra, algún ejemplo: alrededor de 650 consumen alcohol, algo menos de 422 tabaco, unos 280 cannabis, cerca de 45 tranquilizantes, 17 cocaina, otros tantos éxtasis y 25 alucinógenos. ¡Estamos hablando de chicos de 14 años en adelante!.
4- Y para terminar se habla de consumo experimental de alcohol.
Claro que imagino que cuando pueda dejar de ser consumo experimental, tengamos que llamarlo ya adicción.

Tengo que decir a favor de las administraciones, que hay campañas de concienciación acompañadas de algunas medidas sancionadoras que parecen haber dado resultados algo mas positivos que otras que hemos visto sobre estas sustancias… como las de muertos por accidente de trafico de la DGT y que apelan constantemente a la RESPONSABILIDAD de todos a la hora de conducir (a pesar de determinadas actitudes que seguimos viendo en las carreteras).
Nos preocupa a las instituciones y a los adultos recuperar la autoridad con nuestros jóvenes en los hogares y en los institutos… los jóvenes tienen que experimentar, claro, pero debemos ayudarles nosotros con nuestras experiencias y conocimientos para que ellos no queden enajenados ante sensaciones de difícil control…con las drogas en general, por supuesto, pero el alcohol en particular, como droga socialmente mejor aceptada… todos conocemos que en un primer momento produce excitación hasta llegar a la “borrachera”, que después produce malestar físico “resaca” y a medio y largo plazo una fuerte adicción, que ya no es tan bien vista socialmente.
Claro, otro aspecto darían estas informaciones sobre las “drogas con una mayor aceptación social” si se incluyeran estadísticas en las que se reflejaran, mediante estudios, que los hay, del número de personas que fallecen o desarrollan determinadas patologías y adicciones antes de cumplir los treinta años, debido al consumo de este tipo de sustancias.


Como ya hemos dicho tantas veces, la autoridad tenemos que ganarnosla y para ello actuemos, todos, responsablemente. La sociedad no necesita jóvenes enajenados ¿o sí?,

Hablamos en muchas ocasiones de que los chavales aprendan a pensar y razonar, a crear criterios por ellos mismos, pretendemos ayudarlos a crear valores a que los hagan suyos, pero si en la “tribu” no tenemos criterios comunes, malamente consigamos nuestro objetivo. No tenemos que tener tantas varas de medir…se que lo que digo en esta entrada puede parecer algo radical e intransigente para algunos, pero intentemos situarnos con 14,15 o 16 años (queriendo ser mayores y sin poder serlo) porque claro, cuando los chavales hacen lo que les pedimos, que es, que piensen por ellos mismos, nos colocan ante situaciones “complicadillas”…las drogas son malas y peligrosas, pero…¿y las de mayor aceptación social? ¿Quién no se toma una copita de vez en cuando?...se es inocente mientras no se demuestra lo contrario…excepto cuando la presión es tal que hay que demostrar la inocencia…sabemos de la peligrosidad de etiquetar a alguien de algo (algún comentario a este respecto ya hemos tenido ¿verdad?) cuando nuestros criterios son claros y podemos argumentarlos, el que pretendan etiquetarnos pierde relevancia, pero si nuestra personalidad está en formación y nuestros criterios dependen mucho de la aceptación del entorno, entonces es cuando etiquetar o ser etiquetado se convierte en algo mas delicado.

No porque las estadísticas sobre la violencia bajen, ésta, la violencia, resulta menos violenta, y si no que le pregunten a quien la sufre.
Necesitamos criterios claros, responsabilidad…

Un saludo.
5/3/2009 20:58 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
Inicio del foro > FORO DE MOVILIZACIÓN EDUCATIVA > General > PARA QUIENES SÍ DESEAN RECUPERAR LA AUTORIDAD.
Páginas: 3 (Primera página ... << 1 [2] 3 >> ... Última página)
Respuesta rápida
Necesita acceder como usuario ántes de poder dejar un mensaje.
acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web nommac