CHILDREN´S UNDERSTANDING OF EMOTION 
Carolyn Saarni y Paul L. Harris
Cambridge University Press, 0
Nº de páginas: 373

Resumen y traducción: Paloma García Abad
 

COMENTARIO

Incluye un prefacio, un índice de autores, un índice de materias y abundante bibliografía en cada uno de los capítulos.
INDICE
PARTE 1: Parte 1

Parte 1

CAPITULO 1. La comprensión de la emoción en los niños: una introducción

PARTE 2: Parte 2

Parte 2

CAPITULO 2. La comprensión temprana de la emoción. La adquisición de los conceptos de emoción en los niños pequeños

El capítulo se centra en la aparición de las categorías relativas a las emociones en los niños. Se constata que la aparición y desarrollo de dichas categorías es paralelo al de las de acción. Ambas comparten el hecho de ser intencionales. Proponen un modelo de desarrollo de las categorías de acción en el que las categorías del niño cubren en principio sólo estados internos del yo, después características observables del comportamiento de otros y, por último, estados internos inferidos de otros. El modelo de desarrollo de los conceptos relativos a las emociones es paralelo al de las categorías referidas a las acciones.

PARTE 3: Cambios de desarrollo en la comprensión de las emociones

Cambios de desarrollo en la comprensión de las emociones

CAPITULO 3. La comprensión del niño sobre el cambio en los estados emocionales

Este estudio se marca tres objetivos: · Valorar la comprensión del niño de aquellos acontecimientos que provocan reacciones emocionales y de aquellos que les suceden. · Determinar si los niños de cinco años pueden comprender las condiciones que llevan a cambios en las respuestas emocionales. · Estudiar la capacidad del niños a la hora de entender el concepto de ambivalencia. Se analizan distintos enfoques teóricos de la ambivalencia.


Cambios de desarrollo en la comprensión de las emociones

CAPITULO 4. Cambios de desarrollo en la comprensión por parte de los niños de los conceptos de emoción única, múltiple y mixta

Es un estudio de la comprensión por parte del niño de algunos conceptos de emoción. Se explora cómo el nivel de desarrollo cognitivo del niño influye en su teoría de las emociones. Centran su interés en la construcción o reconstrucción cognitiva del niño más que en la expresión emocional en sí misma. Se describe un número de secuencias de desarrollo en la comprensión de los conceptos de emoción por parte del niño, intentando a la vez proporcionar una interpretación teórica de los hallazgos realizados. Éstos han puesto de relieve la necesidad de resaltar el papel potencial de ciertas experiencias de socialización en la comprensión que el niño tiene de sus emociones. Se adopta un enfoque desarrollista al tratar de los siguientes puntos: · Se presenta una secuencia escalonada en la comprensión de los niños de emociones de simultaneidad, centrándose principalmente en los factores de desarrollo cognitivo que gobiernan la adquisición. · Se explora el surgimiento de la comprensión de los auto-afectos, especialmente del orgullo y la vergüenza, teniendo en cuenta las experiencias de socialización necesarias para su aparición. Se observa una secuencia en tres etapas. · Se examina la depresión desde el punto de vista de las emociones múltiples y de los auto-afectos. · El análisis desarrollista se extiende al examen de las edades en las que los niños entienden emociones básicas como la alegría, la tristeza, la ira y el miedo. Se ha descubierto que la comprensión que tienen los niños de las causas que originan las emociones básicas tiene muchas características en común con los prototipos vistos en los adultos.


Cambios de desarrollo en la comprensión de las emociones

CAPITULO 5. Atribuciones causales y la comprensión emocional por parte de los niños

Se pone de relieve la importancia de la edad no sólo para el desarrollo de los conceptos emocionales, sino además para la apreciación de las dimensiones psicológicas de la experiencia emocional. Se señala además la importancia del crecimiento del conocimiento emocional. Se estudian los cambios, que se producen con la edad, en las deducciones de carácter emocional realizadas por los niños desde el punto de vista de la teoría de la atribución y su influencia en muchos aspectos de la comprensión social y cognitiva. El desarrollo de la capacidad de inferencia emocional está unido al crecimiento de la comprensión causal y de las atribuciones en la infancia. La asociación de ciertas atribuciones causales con relaciones emocionales es importante para comprender o predecir el comportamiento emocional de los otros y de uno mismo. Se revisa el modelo de atribución emocional. Se pone de relieve la dificultad de saber con exactitud si se producen cambios en la comprensión conceptual o semántica. Según los resultados de su investigación, los niños pasan por tres estadios al elaborar conexiones causales entorno a las emociones. En un principio, para dar cuenta de la comprensión de la emociones propias y ajenas, los niños más pequeños confían en emociones cuyo resultado cognitivo se traduce de forma sencilla en términos de triste o alegre. Después, empiezan a dominar conceptos emocionales más complejos. Un tercer paso en el desarrollo de la comprensión emocional se alcanza cuando los niños comienzan a dominar las indicaciones sobre las atribuciones específicas a estas emociones. La autora señala cuatro líneas en las que la investigación futura tiene que hacer hincapié.


Cambios de desarrollo en la comprensión de las emociones

CAPITULO 6. El uso que hacen los niños de la información personal para comprender los sentimientos ajenos

El artículo pretende dar respuesta a los siguientes interrogantes: 1. ¿Qué tipo de información personal pueden emplear los niños? 2. ¿Cómo llegan los niños a reconocer las situaciones en las que la información personal es necesaria para saber cómo se siente el otro? 3. ¿Son los niños capaces de buscar dicha información si no está disponible de forma directa? La autora presenta un modelo en tres fases para dar cuenta del uso de la información personal. Se trata de un modelo racional en tanto que describe cómo la gente podría utilizar de forma lógica la información personal para poder deducir los sentimientos ajenos. Critica la tendencia de la mayoría de las investigaciones realizadas sobre cómo los niños deducen las emociones ajenas a centrarse en la última fase del proceso; dicha tendencia es la responsable del desconocimiento existente sobre los procesos que subyacen en los cambios que se produce en la capacidad que tienen los niños de entender las emociones ajenas. Propone la necesidad de diferenciar entre: · Inferir emociones a partir de una situación dada. · Reconocer situaciones equívocas. · Saber cuándo la información se refiere a una reacción atípica. · Buscar información personal. Pone de manifiesto la diversidad entorno a la información de carácter personal. Para poder entender correctamente las emociones ajenas, necesitamos información. Los niños de entre tres y cinco años pueden deducir las emociones básicas, partiendo de situaciones y expresiones faciales que son sencillas y familiares. En caso de conflicto en la expresión facial y la información que aporta la situación, los niños se dejan guiar por la expresión facial para juzgar las emociones. Entre los cinco y los ocho años, aumenta en lo niños el repertorio de situaciones cuyo significado emocional conocen. Son más conscientes de cómo la información personal afecta la unión entre emociones y situaciones. Entre los ocho y los doce años, la comprensión del niño de las situaciones y las emociones complejas es mayor. En caso de conflicto entre la información recibida vía expresión facial y la situación, los niños conceden más importancia a las situaciones para juzgar las emociones. Saben que necesitan información adicional para deducir la reacción emocional de una persona en una situación equívoca y desarrollan la capacidad para buscar dicha información.

PARTE 4: El control de la emoción

El control de la emoción

CAPITULO 7. La comprensión por parte del niño del control estratégico de la expresión emocional en las transacciones sociales

La tesis propuesta es que no se puede separar el contexto social del comportamiento emocional del individuo. Para apoyar dicha afirmación examina las siguientes afirmaciones teóricas: · El desarrollo emocional se produce porque existimos dentro de sistemas interpersonales. · El comportamiento expresivo – emocional tiene una utilidad inmediata en su plasticidad adaptativa, concretamente dentro de contextos sociales. · Se presta especial atención al hecho de que cuando los niños se dan cuenta de que lo que siente en realidad no tiene que corresponderse con lo que dicen sentir, se vuelven capaces de elaborar estrategias más sutiles de interacción con los otros. Dichas estrategias les permite controlar el comportamiento emocional- expresivo de forma que el niño puede disimular sus sentimientos en transacciones interpersonales de forma adaptativa y/o culturalmente prescrita. La autora critica la tendencia, en la investigación psicológica de la comprensión de las emociones por parte de los niños, a interpretar las emociones bien como una experiencia interna o bien como interacción. Ella pretende evitar esta dicotomía. El objetivo de su trabajo es investigar cómo la comprensión de la emoción en el niño está unida a una comprensión concomitante de las transacciones sociales. En su opinión, el estudio de un aspecto permite estudiar el otro. La experiencia emocional de los niños es inseparable del significado socio-cultural. Los niños llegan a entender el control estratégico de la expresión de las emociones en las transacciones sociales.


El control de la emoción

CAPITULO 8. Conciencia de la auto-regulación de las emociones en los niños pequeños

El objetivo de este ensayo es estudiar el desarrollo de la concepción que tienen los niños de las emociones y cómo dicha concepción puede influir en su comportamiento. El primer paso dado consiste en aclarar lo que se entiende por conocimiento sobre las emociones; a saber, las representaciones cognitivas que una persona tiene respecto a las emociones y al comportamiento emocional. Los autores señalan el isomorfismo entre el desarrollo del conocimiento y del comportamiento. Se ocupan del impacto que tiene en el comportamiento del individuo el conocimiento sobre su propio proceso emocional, centrándose en la habilidad para ejercer el auto-control. El conocimiento aporta flexibilidad en la reacción: ésta va dejando de estar guiada por los datos para pasar a estar guiada por el conocimiento. Se distinguen y se destaca la importancia del conocimiento sobre cuándo y cómo ejercer el control de las emociones. Se mencionan tres importantes fuentes de conocimiento: el solipsismo, el comportamiento y el entorno social.

PARTE 5: Emoción, empatía y experiencia

Emoción, empatía y experiencia

CAPITULO 9. La comprensión de las emociones y la experiencia de las mismas

Los autores describen dos estudios en los que se pregunta a unos niños sobre sus emociones. En cada estudio, se compara a niños que ese enfrentan a una experiencia con fuerte carga emocional con niños que ya la han experimentado. Por un lado, se estudia a un grupo de niños hospitalizados y, por otro, a un grupo de niños que ingresan en un internado. Se trata de descubrir si la conceptualización de la emoción difiere en los dos grupos de niños. Los niños hospitalizados exhiben una tendencia negativa al conceptuar la forma en la que las reacciones emocionales se pueden combinar, ocultar o alterar. Dicha influencia no se observa en los niños que ingresan en un internado.


Emoción, empatía y experiencia

CAPITULO 10. ¿Qué saben y sienten los niños cuando presencian acontecimientos afectivos?

Se examina la experiencia emocional de los niños al ser testigos de acontecimientos de carácter afectivo y cómo dicha experiencia cambia en función de la edad, el sexo y el tipo de emoción que esté en juego. Se trata de saber si el hecho de presenciar un acontecimiento de este tipo produce empatía y cómo se experimenta la empatía a distintas edades. La autora defiende que lo que los niños saben y siente sobre sus emociones y las ajenas cambia con el desarrollo social y cognitivo.

PARTE 6: El papel de la cultura y las prácticas de socialización

El papel de la cultura y las prácticas de socialización

CAPITULO 11. La cultura, “el guión” y la comprensión de las emociones por parte de los niños

Se propone una visión alternativa, frente a la opinión generalizada, a la hora de estudiar la comprensión de las emociones en los niños, destacando que hay semejanzas y diferencias en la forma en la que las emociones se categorizar en las distintas culturas. El hecho de que las categorías sean diversas dependiendo de las culturas nos hace pensar que la cultura desempeña un papel en la adquisición de las mismas. Se propone además un enfoque metafórico en el estudio de la comprensión humana de las emociones. La metáfora del “guión” se revela prometedora en tanto que incluye las metáforas de las emociones entendidas como categorías discretas y la relativa al enfoque mecanicista. Se entiende por “guión” una estructura de conocimiento para un suceso, entendido éste como una secuencia de sub-acontecimientos.


El papel de la cultura y las prácticas de socialización

CAPITULO 12. La socialización de las emociones de los niños: la cultura emocional, la competencia y la exposición

Se examinan las variables estructurales sociales que influyen en lo que los niños aprenden sobre las emociones y en cómo lo aprenden. Según el autor, la comprensión emocional de los niños reproduce las adaptaciones de interacción que requiere el medio social en el que se desarrollen. Las dimensiones culturales de la estructura social determinan las prácticas de socialización que, a su vez, forman la conceptualización que los niños tienen de sus emociones. El objetivo es delinear las variables estructurales y de socialización que se pueden aplicar en una investigación comparativa en todas las culturas. El autor pretende poner en contacto la investigación realizada bajo el enfoque construccionista cognitivo con el construccionismo social. Se examinan las bases sociales de la construcción cognitiva de las emociones a través de tres conceptos: la cultura emocional, la competencia emocional y la exposición diferencial a las emociones.


El papel de la cultura y las prácticas de socialización

CAPITULO 13. Las diferencias culturales en el conocimiento por parte de los niños de los guiones emocionales

Se pone de manifiesto la utilidad de la noción de “guión”, en tanto que un sistema integrado y complejo de conocimiento para el estudio de las emociones. Se estudia la forma en la que los guiones emocionales varían en función del desarrollo y la cultura. Dada la importancia del conocimiento emocional en la creación y el mantenimiento del comportamiento emocional, el estudio sobre la adquisición de guiones proporciona importantes revelaciones que ponen de manifiesto la relación entre la cognición y el afecto