Using brainpower in the clasroom 
Cómo usar el cerebro en las aulas  
Five steps to accelerate learning
Para mejorar la calidad y acelerar el aprendizaje
Garnett, S.
Narcea, 2009
Nº de páginas: 157

Resumen y traducción: José Antonio Marina
 

COMENTARIO

Después de la “década del cerebro” se ha puesto de moda el “brain-based learning”. La finalidad de este libro consiste en facilitar a los docentes una panorámica de la teoría y la investigación que sustenta el desarrollo del aprendizaje con todo el cerebro. Divide las cuestiones en cinco pasos:
1.- Aprendizaje
2.- La cognición
3.- Cuestiones de género
4.- Aprendizaje eficaz en las clases
5.- El entorno físico y el ambiente en el aprendizaje

INDICE

CAPITULO 1. El aprendizaje

El indicador de estilo de aprendizaje mas utilizado en EEUU es el elaborado por Rita Dunn. Lo han completado con estudios que indican que el rendimiento aumenta cuando la enseñanza y el aprendizaje se desarrollan según el método preferido por la persona. Tiene sus raíces en dos teorías:
(1).- El individuo procesa la información de forma diferente, basándose en rasgos aprendidos o intrínsecos.
(2).- Los dos hemisferios derechos tienen funciones diferentes, por lo que hay que utilizar ambos lados durante el aprendizaje.
Otras premisas del modelo: (1).- Toda persona tiene sus puntos fuertes, (2) La mayoría de las personas pueden aprender si se utiliza su estilo preferido (3) Las diferencias de estilos de aprendizaje preferidos pueden medirse (4) El rendimiento aumenta cuando la enseñanza se ajusta al estilo preferido de aprendizaje.
Los estilos de aprendizaje se basa en cinco categorías: Ambiental Emocional, Sociológica, Fisiológica, Psicológica. Estos son los consejos para cada estilo:
1.- Aspectos ambientales:
Cree un tiempo de aprendizaje favoreciendo periodos de estudio en silencio.
Cree situaciones de aprendizaje con música de fondo, como obras de Mozart, durante la realización de tareas extensas.
Asegúrese de que las situaciones de aprendizaje cuenten con buena iluminación o que trabajen al aire libre en días soleados.
Varíe la disposición espacial de los alumnos.
2.- Aspectos emocionales:
Establezca objetivos de aprendizaje y estímulos que motiven.
Dé un significado personal a las razones por las que los alumnos deben aprender.
Recompense a los alumnos cuando hayan finalizado las tareas dentro del plazo marcado.
Asegúrese de que algunos aprendices sean “multitarea”, de manera que haya que realizar una serie de tareas para terminar un trabajo o proyecto general.
Presente orientaciones y expectativas muy claras para realizar las tareas.
Anime a otros alumnos a que se planteen sus propias expectativas acerca del aprendizaje y la conducta.
Plantee algunas tareas de aprendizaje en las que los alumnos decidan las instrucciones y los parámetros
Felicite a los alumnos que sigan las reglas de la clase: preocúpese de aplaudir la conducta que quiere, en vez de criticar lo que no quiere.
Indique a los alumnos que en algunas tareas, deben tener en cuenta diversas formas de hacerlo.
Aspectos sociológicos:
Promueva tareas que tengan que hacerse individualmente, por parejas o en grupo.
Dé a los alumnos la posibilidad de comprobar con usted sus aprendizajes si lo desean.
Dé a los alumnos la oportunidad de compartir lo que hayan aprendido con otros adultos de la escuela o ajenos a ella.
Aspectos fisiológicos:
Explique oralmente conceptos y contenidos
Dé oportunidades de diálogo, debate y demostración en el proceso de aprendizaje.
Utilice tareas de aprendizaje relacionadas con el vocabulario, como crucigramas y juegos de palabras.
Anime a los alumnos a que utilicen sistemas de codificación por colores, diagramas e ilustraciones en su proceso de aprendizaje.
Fomente las actividades de aprendizaje al aire libre.
Fomente las formas de aprender que requieran construir, contar y manipular.
Estimule a los alumnos para que sintonicen y empaticen con sus actividades de aprendizaje.
Permita a los alumnos que beban agua durante las clases, pero solo en los momentos señalados.
Emplee las clases de la tarde para actividades que requieran menos concentración sostenida.
Prevea situaciones de aprendizaje en las que intervenga el movimiento.
Asegúrese de que los alumnos permanezcan sentados en algunas ocasiones de aprendizaje.
No olvide el buen humor y la sorpresa.
Aspecto psicológico:
Presente primero a los alumnos un “cuadro general” del tema a tratar.
Combine las entradas sensoriales de información mediante ilustraciones y narraciones.
Haga que algunas actividades de aprendizaje estén claramente centradas en un resultado especificado.
Para determinadas tareas de aprendizaje de muchos detalles.
Promueva las situaciones de aprendizaje que implique respuestas espontáneas como la tormenta de ideas.
Fomente la reflexión en las actividades de aprendizaje con preguntas como ¿qué es lo más importante que has aprendido aquí y por qué?


CAPITULO 2. Cognición. Inteligencia y pensamiento

¿Por qué unos alumnos rinden muy bien en unas tareas y muy mal en otras? Gardner lo ha explicado con su teoría de las inteligencias múltiples.
Otro aspecto de cara al desarrollo de las destrezas cognitivas de nuestros alumnos consiste en desarrollar su capacidad de pensar. Muy a menudo, oímos lamentarse a los profesores porque los alumnos se muestran muy inquietos cuando se les pide que piensen. Esto requiere ser capaz de hacer diversas operaciones como describir, comprender, aplicar, analizar, sintetizar y evaluar. Tenemos que asegurarnos de que nuestras clases supongan un desafío para los alumnos porque les sepamos ofrecer un repertorio de instrucciones adecuadas. Estas operaciones o aptitudes son las que incluyó Benjamin Bloom en su taxonomía. El autor incluye actividades en el aula para desarrollar los tipos de inteligencia señalados por Gardner.


CAPITULO 3. Cuestiones de género

¿Hay diferencias entre la forma de aprender que tienen los niños y las niñas?, es necesario emplear estrategias diferentes que respondan a las características neurológicas y biológicas propias de los chicos y de las chicas? Hay diferencias en la arquitectura, la interactividad y la química del cerebro. Los cerebros masculinos y femeninos difieren en cuanto a su organización hemisférica. En general la comunicación entre los dos hemisferios es más eficaz en los cerebros femeninos. El cuerpo calloso es más grande. Parece que las mujeres son mejores comunicadoras (sobre todo sometidas a elevados niveles de estrés), se desenvuelven mejor en las tareas simultáneas y en relación con experiencias intuitivas. Los hombres suelen ser más especializados. El autor proporciona algunos consejos para trabajar en el aula:
Consejos para las clases con chicas:
Fomente el aprendizaje competitivo sano, de manera que las chicas no se queden atrás.
Incentive el uso de diarios escritos en matemáticas y ciencias, de manera que puedan utilizar sus dones naturales de comunicación verbal y escrita para procesar datos de matemáticas y de ciencias.
Enseñe a las chicas los efectos de las imágenes de los medios de comunicación y su impacto potencial en el desarrollo de su personalidad y de su autoestima.
Fomente el aprendizaje en grupo para desarrollar la confianza en sí mismas.
No deje que los chicos hagan sombra a las chicas y anímelas a que adopten el papel de líderes dominantes.
Consejos para clases con chicos:
Dirija la energía de los chicos hacia la acción positiva y productiva.
Disfrute de la energía masculina natural y condúzcala hacia objetivos académicos y hacia una conducta positiva.
Utilice la narración y el trabajo creativo para ayudar a que el cerebro masculino desarrolle sus destrezas imaginativas y verbales mediante la creación de historias.
Favorezca oportunidades de aprendizaje que fomenten el movimiento físico.
Promueva oportunidades de aprendizaje que incluyan la resolución de conflictos y la comunicación.
Aparece como necesaria la diversificación del aprendizaje para chicos y chicas a todos los niveles de capacidad.


CAPITULO 4. Aprendizaje eficaz en las clases

El autor da mucha importancia a los siguientes aspectos:
1.- Mejorar la calidad del comienzo de las clases
2.- Mejorar los niveles de atención durante las clases
3.- Mejorar la calidad del final de las clases
4.- Incrementar la cantidad de materia aprendida mediante técnicas de lectura y escritura rápidas
5.- Utilizar un conjunto de estrategias de memoria para mejorar el recuerdo de los conocimientos


CAPITULO 5. El entorno físico y el ambiente de aprendizaje

Estos dos elementos influyen considerablemente en el aprendizaje. Hay varias formas de potenciarlos:
1.- Convertir en estimulante el entorno visual de la clase. Una de las formas más seguras de motivar a los alumnos y fomentar su autoestima es exhibir sus trabajos, en murales alrededor de la clase, por ejemplo. También se pueden exponer otros materiales secundarios: lemas que fomenten la motivación, textos optimistas, frases brillantes, etc.
2.- Disposición del aula. Conviene cambiarla de vez en cuando. Toda novedad estimula el cerebro.
3.- EL impacto de los colores
4.- El olor
5.- Beneficios de la música. Algunos estudios señalan que la formación musical puede impulsar las destrezas intelectuales no musicales. Alfred Tomatis acuñó la expresión “efecto Mozart” para aludir al supuesto incremento neuronal que se produce en los niños menores de tres años al escuchar a Mozart. Surgió en 1993 en la Universidad de California, con los estudios del físico Gordon Shaw y el músico y experto en desarrollo cognitivo Francis Raucher. Algunos de los beneficios podrían ser: 1.- mejores puntuaciones en los test, 2.- Reducción del tiempo de aprendizaje, 3.- Relajación de niños hiperactivos, 4.- Reducción del número de errores, 5.- Mejora de la creatividad y de la lucidez, 6.- Integración de ambos hemisferios cerebrales para un aprendizaje más eficiente, 7.- Puntuaciones de CI más elevadas.
6.- La iluminación y temperatura del aula.