La creatividad en una cultura conformista 
Un desafío a las masas
Robert J. Sternberg y Todd I. Lubart
Paidós, 1997
Nº de páginas: 333

Resumen y traducción: M Teresa Rodríguez de Castro
 

COMENTARIO

Este libro trata del proceso creativo, desde los primeros pasos de una idea. Se basa en los conceptos de "creatividad" e "inteligencia". Sternberg describe a la persona creativa, y utiliza ejemplos procedentes del mundo de los negocios, la educación, la política y las artes para explicar el método intuitivo que suelen utilizar las personas creativas para anticiparse a la creación de productos e ideas. El libro también aborda el papel que desempeñan la inteligencia y el poder
INDICE

CAPITULO 1. La naturaleza de la creatividad

Los psicólogos generalmente están de acuerdo en que para ser creativo se necesita generar ideas que sean relativamente nuevas, apropiadas y de alta calidad (Sternberg, 1988b). A fin de ser creativas, las personas tienen que actuar como si fueran buenos inversores: tienen que “comprar a la baja y vender al alza”. “Compran a la baja” al rechazar las ideas convencionales actualmente populares que otros compran, en lugar de proponer y defender ideas frescas. Este individuo luego “vende al alza” cuando la idea “comprada” a un “precio bajo” alcanza valor en sociedad, a medida que otros, finalmente, reconocer su valor y se suben al carro. ¿Qué tipo de recursos son necesarios para ser creativo? Ser un buen inversor en el mercado de las ideas.
En el enfoque de los autores, existe una distinción entre el potencial creativo y la realización creativa. Se centran en el último aspecto. El potencial creativo puede permanecer latente a menos que se manifiesta de alguna forma observable.

La investigación de los autores señala la existencia de seis recursos personales que son necesarios para producir un trabajo creativo:

-LA INTELIGENCIA. La inteligencia sintética, analítica y práctica-la habilidad de ver las cosas de nuevas maneras o de modos no fijos, redefinir los problemas y poner las cosas del derecho; estructurar los problemas, asignar recursos y evaluar ideas; y promover una idea y utilizar la reacción de otras-son esenciales para hacer un trabajo creativo.
-EL CONOCIMIENTO. En el mundo de las ideas es preciso conocer gran cantidad de cosas acerca del ámbito en el que uno espera ser creativo.
-LOS ESTILOS DE PENSAMIENTO. Consisten en cómo se utiliza o explora la propia inteligencia. No son habilidades sino más bien modos en los que uno escoge comprometer y utilizar esas habilidades.
-LA PERSONALIDAD. La creatividad implica rasgos de personalidad, como por ejemplo, el ser capaz de asumir riesgos, querer dar testimonio, o tener sentido del humor.
-LA MOTIVACIÓN. Las personas creativas están fuertemente motivadas intrínsecamente por una vinculación con el trabajo o la obra en cuestión.
-EL CONTEXTO MEDIOAMBIENTAL. Ciertos medios nutren la creatividad, mientras otros la aplastan. Un marco que estimula las ideas creativas, las alienta cuando son presentadas y recompensa una amplia gama de ideas y comportamientos, seguramente fomentará un pensamiento original e inconformista.


CAPITULO 2. ¿Qué es la creatividad y quién la necesita?

Describimos un producto como creativo cuando es original y apropiado. Un producto es original cuando estadísticamente es poco común, cuando es diferente de los productos que otras personas tienden a producir. Un producto debe desempeñar también cierta función, debe ser una respuesta apropiada a cierta pregunta, tiene que ser útil. A la originalidad y la adecuación hay que añadir la calidad y la importancia. Describimos a una persona como creativa cuando de manera regular produce productos creativos.


CAPITULO 3. Una perspectiva de la creatividad como inversión

“Comprar a la baja y vender al alza” es el sine qua non de una realización creativa fructífera. Comprar a la baja significa adoptar activamente ideas que son desconocidas o que carecen del favor pero que, sin embargo, contienen un potencial de desarrollo. Vender al alza implica pasar a nuevos proyectos cuando una idea o producto se ha valorado y produce una ganancia significativa.
¿Por qué las personas tienen tendencia a “comprar al alza”, siguiendo y dando continuidad sólo a ideas que son obvias, caminos habitualmente utilizados para abordar un problema? La clave pueden ser los riesgos. Comprar a la baja en cualquier ámbito comporta contraer riesgos, ya que el ámbito, el producto o la idea en los que se invierte puede que nunca se revaloricen. La aversión al riesgo puede identificarse finalmente con una baja tolerancia al fracaso.


CAPITULO 4. Consecuencias de la perspectiva de la inversión

La teoría de la inversión tiene varias consecuencias:

-cualquiera puede hacerlo (en cierto sentido, la creatividad es un estado mental: aquel que una persona puede escoger adoptar),
-comprar a la baja y vender al alza es un modo de vida,
-lo que se considera que es creativo difiere no sólo con el tiempo sino de un lugar a otro,
-el truco es saber cuándo las cosas realmente se encuentran a la baja y cuándo realmente están al alza,
-puedes comprar cualquier cosa que se venda a la baja,
-espero ser ignorado o incluso ser activamente criticado,
-necesitamos el valor para luchar por lo que creemos.


CAPITULO 5. El papel de la inteligencia en la creatividad

Según la teoría triárquica, la inteligencia tiene tres partes-una sintética, otra analítica y otra práctica-, cada una de las cuales participa activamente en la creatividad.

EL PAPEL SINTÉTICO DE LA INTELIGENCIA: GENERAR IDEAS. Es la parte de la proposición de las ideas. Tanto la capacidad de las personas para redefinir los problemas como la intuición se pueden medir.

EL PAPEL ANALÍTICO DE LA INTELIGENCIA: LOS FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS. Es la parte de reconocer y estructurar las ideas, asignarles recursos y evaluar la calidad de las ideas. Son necesarias una serie de habilidades analíticas para resolver cualquier problema: reconocimiento y definición del problema, optar por cómo representar mentalmente la información relativa a un problema, formular una estrategia y asignar recursos para solucionar un problema, control y evaluación de la resolución de problemas.

EL PAPEL PRÁCTICO DE LA INTELIGENCIA: HACER QUE LAS BUENAS IDEAS FUNCIONEN. Hay que saber de qué modo promocionar y refinar las ideas propuestas, tomando como base las críticas que se reciben de los demás. Porque la creatividad es algo que se construye socialmente-el trabajo creativo lo es en virtud de las personas que lo designan como tal-no podemos hablar de creatividad fuera del contexto social.


CAPITULO 6. El papel del conocimiento en la creatividad

En el mundo de las ideas es importante conocer gran cantidad de cosas acerca del ámbito en el que uno espera ser creativo. El conocimiento puede dividirse en dos clases, el formal y el informal. Ambos son importantes para la creatividad.

El conocimiento formal es el saber de una disciplina o trabajo que aprendemos en los libros, las conferencias y a través de otros medios directos de enseñanza. Este saber puede constar de hechos, principios, valores estéticos, opiniones sobre una cuestión, o en el saber de las técnicas y los paradigmas generales. El conocimiento, en primer lugar, ayuda a que una persona produzca una obra que es innovadora en un dominio particular. En segundo lugar, también fomenta la creatividad, ayuda a una persona a ir contracorriente. En tercer lugar, ayuda a la producción de un trabajo de alta calidad, que es tomado en consideración en los juicios que se expresa acerca de la creatividad. En cuarto lugar, el conocimiento, en su forma práctica, puede permitir que una persona concentre los recursos mentales en las nuevas ideas y no en las que son básicas. Finalmente, el saber puede ayudar a que una persona observe y utilice los acontecimientos fortuitos como una fuente de ideas creativas.
El conocimiento informal es el saber que recogemos acerca de una disciplina o de un trabajo a partir del tiempo que dedicamos a ese ámbito. El conocimiento informal impacta en la vida diaria. Muchas personas dejan escapar las oportunidades que se le presentan en la vida porque vacilan.


CAPITULO 7. El papel de los estilos de pensamiento en la creatividad

Los estilos de pensamiento son las vías preferidas para aplicar la propia inteligencia y saber a un problema o labor que ha de completarse. Un estilo de pensamiento no es una capacidad intelectual sino más bien un modo de utilizar las capacidades intelectuales de las que disponemos.

Los estilos de pensamiento que tienen en cuenta los autores provienen de una taxonomía de estilos de pensamiento denominada “teoría del autogobierno mental” (Sternberg 1988ª,1988e, 1990b). La idea básica es que, al igual que se precisa de los gobiernos para regir diferentes países, estados y ciudades, del mismo modo las personas necesitan gobernarse a sí mismas. Los estilos de pensamiento de las personas pueden fomentar o desaprobar la creatividad. Hay que tener en cuenta que los estilos son propensiones, no capacidades, y que las personas no siempre muestran los mismos estilos en todos los cometidos y situaciones que enfrentan.

Así como los gobiernos tienen distintas funciones, lo mismo sucede con el autogobierno mental de las personas. Los tres estilos son el legislativo, el ejecutivo y el judicial.

ESTILO LEGISLATIVO: cuando trabajo en un proyecto, me gusta planificar qué hacer y cómo hacerlo; me gustan aquellas tareas que me permiten hacer las cosas a mi modo; me gusta realizar tareas o abordar problemas que tienen poca estructura.
ESTILO EJECUTIVO: me gustan las situaciones en las que queda claro qué papel debo interpretar o de qué modo debo participar; me gusta seguir las instrucciones para resolver un problema; me gustan los proyectos que proporcionan una serie de pasos a seguir a fin de alcanzar la solución.
ESTILO JUDICIAL: me gusta analizar la conducta de las personas; me gustan los proyectos que me permiten evaluar el trabajo de otras personas; me gustan las tareas que me permiten expresar mis opiniones a otras personas.
Aunque el estilo de pensamiento legislativo es el elemento clave de los tres funcionales para el trabajo creativo, el estilo judicial puede cumplir también una función: cuando se lleva a cabo un trabajo creativo, no sólo se han de proponer ideas sino también la crítica.

Haremos también una breve referencia a otros estilos de pensamiento. Se estudian en el capítulo las formas de autogobierno mental. Las personas pueden organizarse también de distintas maneras cuando enfocan una labor; cuatro son las formas más comunes: la monárquica, la jerárquica, la oligárquica y la anárquica. Y los niveles de autogobierno mental serían el estilo global y el estilo local. El alcance del autogobierno mental incluye el estilo internalizador y el externalizador. Las orientaciones del autogobierno mental incluyen el estilo liberal y el conservador.


CAPITULO 8. El papel de la personalidad en la creatividad

Sternberg y Lubart consideran que autores como Johnson-Laird, Langley y Weisberg incurren en graves errores al preocuparse de modo exclusivo por el aspecto cognitivo de la creatividad (creen que la creatividad se puede comprender completamente como un fenómeno cognitivo sin tomar en cuenta en absoluto todos los rasgos de la personalidad de los individuos creadores). Los procesos cognitivos pueden bastar para que una persona sea creativa una o dos veces en un punto u otro de su vida. Pero no bastan para que una persona sea creativa a lo largo de su vida.

Algunas de las personas potencialmente más creativas nunca se dan cuenta de su potencial porque carecen de la perseverancia u otros rasgos de personalidad relevantes para la creatividad. Para darnos cuenta del potencial creativo que nos habita necesitamos un enfoque no sólo del aspecto cognitivo de la creatividad sino también de la personalidad. Cuando los autores hablan de rasgos de personalidad se refieren a disposiciones relativamente estables, aunque se trata de disposiciones que pueden cambiar con el entorno y ciertamente con el tiempo. Cualquiera de los rasgos de los que se ocupan pueden desarrollarse si una persona aplica su mente a hacerlo. Por consiguiente, aunque no se tengan los atributos que constituyen una personalidad creativa, uno puede desarrollarlos en sí mismo. Cualquier persona puede hacerlo.
Estos atributos son los siguientes:

-PERSEVERANCIA ANTE LOS OBSTÁCULOS. Esto tiene alguna consecuencia. Una primera consecuencia es que tanto el mejor como el peor trabajo es probable que sea recibido con rechazo. Una segunda consecuencia es que a lo largo del tiempo un gran número de personas creativas desaparecerán entre bastidores para siempre, sin volver a hacer nunca nada creativo. ¿Por qué? Porque cuando no pueden reducir la tensión, se escabullen.
Pero no todos los obstáculos son exógenos: a veces provienen de nuestro propio interior. Los obstáculos endógenos pueden ser de varios tipos. Uno de los tipos es el bloqueo mental. Otro obstáculo endógeno es la rigidez interna.

-VOLUNTAD DE ASUMIR RIESGOS SENSIBLES. En un estudio de 1977 de John Glover, ochenta y cuatro estudiantes de arquitectura completaron los tests Torrance de creatividad (pruebas de papel y lápiz que implican al pensamiento divergente) y un Choice Dilemma Questionnaire (CDQ), que mide las tendencias a asumir riesgos preguntando a las personas cómo responderían a situaciones hipotéticas que implican la asunción de riesgos de tipo financiero, físicos o mentales en el mundo del trabajo y de la vida cotidiana. Las personas de cambio arriesgado también mostraron aumentos significativos en la originalidad y flexibilidad de sus respuestas a las prepruebas de creatividad. En otras palabras: el procedimiento de discusión experimentalmente inducía a un estado mental de asunción de riesgos, que a su vez conducía a una creatividad acrecentada.

-VOLUNTAD DE CRECER. Por razones de carácter meramente estadístico, si uno tiene una idea creativa, excepcionalmente creativa, es bastante probable que la siguiente idea que se le ocurra no conseguirá tanto éxito. El problema es, no obstante, que no se puede tener éxito sin intentarlo.

-TOLERANCIA DE LA AMBIGUEDAD. Se refiere esto a la capacidad de aguantar la incertidumbre y el caos que resultan cuando un problema no está claramente definido o cuando no queda claro cómo llegarán a encajar las diferentes piezas de una solución. El problema consiste en que, para optimizar nuestro potencial creativo, nos es preciso ser capaces de tolerar la incomodidad de una situación ambigua el suficiente tiempo, de modo que lo que produzcamos sea lo mejor o lo más próximo a lo mejor de lo que somos capaces.

-APERTURA A LA EXPERIENCIA. Algunas personas parecen siempre sondear con su antena en todas direcciones, a la busca de nuevas experiencias; plantean preguntas, quieren saber acerca del mundo. Otras personas se encierran en sí mismas negándose con ello la posibilidad de ser creativos. Según Costa y McCrae (1985), los individuos abiertos son personas que muestran curiosidad por su “self” interior y el mundo en el que viven, y que quieren experimentar cosas a las que los demás se cierran en banda. Costa y McCrae distinguen diferentes tipos de apertura. En primer lugar, la apertura a la fantasía hace referencia a la voluntad de la persona de explorar sus mundos mentales internos y dejar que su mente vague. En segundo lugar, la apertura a la estética hace referencia a la voluntad de la persona de apreciar y valorar la diversidad de tipos de expresión artística. En tercer lugar, la apertura a los sentimientos hace referencia a la voluntad de la persona de aceptar sus propias emociones, tanto las positivas como las negativas. En cuarto lugar, la apertura a las acciones hace referencia a la voluntad de la persona de intentar realizar nuevas actividades. En quinto lugar, la apertura a las ideas hace referencia a la curiosidad intelectual de la persona y a su voluntad y disposición para reexaminar los valores fundamentales en los que asienta su vida.

-FE EN UNO MISMO Y EL CORAJE DE LAS CONVICCIONES PROPIAS. Utilizando una muestra formada por 740 químicos y psicólogos, Chambers (1964) descubrió que los científicos investigadores creativos eran significativamente más dominantes y autosuficientes que los científicos de control no creativos.
También, en relación a la independencia de juicio, Ochse (1990) ha pasado revista a muchos estudios de investigación y descubrió que las personas creativas pueden ser independientes de tres modos. Primero, está la independencia emocional. Las personas creativas tienden a ser reservadas, retraídas o introvertidas. En segundo lugar, la independencia intelectual. La creatividad está marcada por la autonomía y autosuficiencia a la hora de pensar en un problema. En tercer lugar viene la independencia con respecto a los patrones de la sociedad. Las personas creativas no se sienten obligadas a cumplir con las convenciones, son inconformistas.


CAPITULO 9. La relación de la motivación con la creatividad

La motivación es la fuerza rectora o el incentivo que conduce a cierta acción. Básicamente se reduce a la naturaleza y la intensidad del deseo de comprometerse en una actividad. Los investigadores sobre la motivación por regla general distinguen entre dos tipos básicos de motivación: la intrínseca y la extrínseca. La motivación EXTRÍNSECA proviene del exterior. Estamos extrínsecamente motivados cuando hacemos algo a fin de alcanzar cierto beneficio que en poco o en nada tiene que ver con la actividad en la que estamos comprometidos. Básicamente la actividad es un medio para un fin. En cambio, la motivación INTRÍNSECA proviene del interior. Estamos intrínsecamente motivados cuando hacemos algo porque disfrutamos haciéndolo, porque obtenemos satisfacción personal o porque la actividad es significativa en sí misma, sin tener en consideración recompensas externas. Con los años se ha desarrollado una amplia literatura sobre la relación existente entre motivación extrínseca y creatividad, y el mensaje ha sido que la motivación extrínseca envenena la creatividad. En el enfoque de los autores, la motivación intrínseca y extrínseca a menudo son altamente interactivas, y pueden funcionar juntas más que en oposición una respecto a la otra. En resumen, las personas a menudo intentan modelar sus entornos de modo que les permitan tanto ser creativos como ser recompensados por serlo.

Aunque los autores se centran en las motivaciones intrínseca y extrínseca, hablan de otro tipo de motivaciones relacionadas con la creatividad. Uno de estos tipos es la CONSECUCIÓN. Las personas varían en cuanto a la necesidad que tienen de conseguir algo, y el nivel de esta necesidad se relaciona con la creatividad.

Se extraen de todo esto una serie de consecuencias para la enseñanza:

-desvalorizar las notas, que son un destacado motivador extrínseco,
-hacer de la creatividad una parte explícita del contenido para mostrar que se valora la creatividad,
-dar reconocimiento verbal al trabajo creativo,
-alentar a los estudiantes a que presenten su trabajo en exposiciones exteriores o concursos,
-intentar utilizar una combinación de motivadores.
Y también se extraen una serie de consecuencias para el mundo de los negocios:
-conocer a la persona que se intenta motivar,
-la efectividad y el uso de incentivos económicos para motivar la creatividad es una estrategia que precisa reexaminarse,
-además del dinero, existen algunos otros motivadores posibles para el trabajo creativo en los marcos comerciales.


CAPITULO 10. La relación entre el entorno y la creatividad

El punto de vista según el cual la creatividad precisa un entorno alcista considera que la creatividad es algo altamente delicado y precisa de un entorno que la apoye. Sin embargo, existe otro punto de vista, que la creatividad en realidad necesita ciertos aspectos de un entorno bajista. Esta perspectiva considera la creatividad como algo arduo y resistente ante condiciones medioambientales adversas, y precisa de todo menos de un apoyo constante. En realidad, en el enfoque bajista, la creatividad incluso llega a sentirse a gusto ante la adversidad. Existe un enfoque, intermedio, entre los descritos. Se trata del enfoque según el cual el tipo de entorno que fomenta el desarrollo y la realización del potencial creativo puede depender tal vez de algunos factores, como son el alcance del potencial creativo de una persona, el tipo de potencial creativo que una persona muestra o posiblemente el ámbito en el que la persona creativa se expresa. Según este enfoque, el entorno que facilita la expresión creativa interactúa con las variables personales y situacionales.

Las variables del entorno que afectan a la creatividad son:

-el contexto del trabajo (parece ser que un entorno rico en estímulos alienta más la creatividad que un entorno que es estéril y escueto),
-limitaciones de la labor (el hecho de que los límites estimulen la creatividad no depende de la naturaleza de los límites y su relación con las personas que intervienen en el estudio y posiblemente tampoco de la edad de las personas),
-evaluación (existen estudios que prueban que el hecho de ser evaluado interfiere en la creatividad, aunque no todos los estudios están de acuerdo en esto. Si la evaluación se percibe como una amenaza, normalmente daña la creatividad, pero si les ayuda a saber con qué criterios serán evaluados no tiene por qué afectar a la creatividad),
-competición (cierta presión exógena o endógena es buena, pero superado cierto umbral la presión interfiere en la producción creativa),
-cooperación (si recibimos la cooperación ansiada por parte de todos los grupos con los que estemos en relación, de ello no se infiere una garantía de que los productos resultantes sean los más creativos que somos capaces de generar),
-clima doméstico (suele ser importante una vida doméstica intelectualmente estimuladora, y existe una tendencia a que las personas creativas sean primogénitos. El trabajo creativo a veces se ha utilizado como una huida de un entorno doméstico displacente. Es importante que los niños aprendan a ser independientes, tanto intelectualmente como de otro modo),
-modelos de rol (es importante proporcionar un modelo de rol o papel creativo a aquellos en los que queremos influir),
-clima escolar (en parte la razón de que tantas escuelas desalienten la creatividad puede que no tenga que ver tanto con los educadores y directivos, sino con aquello que a estos individuos se les ha encargado producir),
-clima organizativo (el entorno de trabajo es una variable que subyace a la creatividad),
-atmósfera social (el nivel de la sociedad considerada como un todo influye en la creatividad).


CAPITULO 11. Resumiéndolo todo: el espíritu creativo

Algunas etapas básicas que siguen las personas creativas conducen a la realización creativa:

-redefinir los problemas. No limitarnos a aceptar lo que se nos dice acerca de cómo hemos de pensar o actuar
-Buscar lo que otros no ven. Reunir las cosas de modos que otros no hacen; y pensar de qué modo las experiencias pasadas, incluso aquellas que inicialmente pueden parecer irrelevantes, pueden desempeñar un papel en nuestros afanes creativos.
-Aprender a distinguir nuestras ideas buenas de las precarias, y prestar atención a su contribución potencial.
-No nos sintamos como si lo supiéramos todo acerca de un ámbito en el que trabajamos antes de que seamos capaces de realizar una contribución creativa.
-Cultivar un estilo legislativo, global.
-La perseverancia ante los obstáculos, asumir riesgos sensibles y querer crecer.
-Descubrir y ahondar en las propias motivaciones endógenas.
-Encontrar los entornos creativos que nos recompensen por lo que nos gusta hacer.
-Los recursos necesarios para la creatividad son interactivos y no aditivos.
-Tomar una decisión acerca del modo de vida que fomenta la creatividad