The creative city 
La ciudad creativa 
A toolkit for urban innovators
Un kit de herramientas para innovadores urbanos
Charles Landry
Earthscan, 2009
Nº de páginas: 0

Resumen y traducción: María Teresa Rodríguez de Castro
 

COMENTARIO

“La ciudad creativa” describe un nuevo método de planeamiento estratégico urbano y examina cómo las personas pueden pensar, planear y actuar creativamente en la ciudad. Explora cómo podemos hacer nuestras ciudades más habitables y vitales aprovechando la imaginación y el talento de la gente. No proporciona respuestas, busca abrir un “banco de ideas” de posibilidades de las que emergerán las innovaciones.

El libro está ilustrado con muchos ejemplos de iniciativas creativas en las ciudades, para abundar en sus razonamientos. Está escrito desde una perspectiva europea. Viene a señalar cómo en el corazón de la creatividad se encuentran personas y organizaciones que tienen atributos particulares: cuando se juntan en un área, establecen un ambiente creativo.

Las ciudades se deben preguntar: ¿quién soy? ¿A dónde voy a continuación? ¿Cuál es mi identidad? ¿Qué es lo que me distingue y cuáles son mis recursos? ¿Cuáles son las condiciones que mi ciudad puede crear para que las personas e instituciones piensen, planeen, y actúen con imaginación y se monten en la ola de cambio para beneficiarse de ella?

La idea de la ciudad creativa aboga por la necesidad de que los dirigentes de la ciudad abracen una cultura de la creatividad. En su formulación original, se focalizó en las “industrias culturales”, pero con el tiempo se vio claro que la economía, el sistema político y la burocracia forman parte de la ecología creativa y que el mundo de las ciudades necesita refocalizarse.

La ciudad creativa necesita una combinación de recursos estructurales (“hard”) y de contenido (“soft”). Las primeras incluyen calles, vivienda, oficinas, etc. La segunda incluye prestar atención a dónde la gente se encuentra, intercambia ideas y entra en contacto, promueve los “terceros espacios” (aquellos que no son ni laborales ni familiares, pero donde la gente se encuentra). Esta ciudad necesita pensadores dinámicos, creadores e implementadores; desarrollar una cultura del emprendimiento, tanto social como económico.

Las ciudades creativas giran en torno a cinco palabras clave: curiosidad, imaginación, creatividad, innovación e invención. Las características de esta ciudad incluyen tomar riesgos medidos, un amplio liderazgo, un sentido de dirigirse hacia algún sitio, determinación pero no rigidez, tener la valentía de ir más allá del ciclo político, tener principios estratégicos y ser tácticamente flexibles. Debe equilibrar lo nuevo con lo viejo, y crear las condiciones para que las personas se conviertan en agentes del cambio y no meros receptores pasivos o víctimas del cambio.

La creatividad es un método de explorar los recursos y ayudar a que crezcan. La tarea de los planeadores urbanos es explotar los recursos de la ciudad y reconocer, manejar y desarrollar esos recursos responsablemente. Crear lugares sostenibles, vitales y económicamente exitosos requiere una serie de profesiones clave, como los planeadores físicos y diseñadores de espacios exteriores, cuya preocupación principal es planear, desarrollar y mantener la ciudad. Pero también incluye a los que toman las decisiones, elegidos democráticamente, y a los que proporcionan las infraestructuras. El segundo grupo de profesionales asociados tiene un gran impacto, e incluye la policía, profesionales de la salud, economistas, activistas culturales, y los que entienden los asuntos sociales, así como el público en general.

Las cinco cualidades para el liderazgo urbano esenciales hoy en día son: previsión, foco estratégico, entender el urbanismo y las dinámicas de la ciudad de una manera holística, desarrollar una cultura de la apertura y la curiosidad, la agilidad organizativa, y un foco resuelto de entrega de lo prometido.

El problema de los líderes urbanos es que la dirección de la ciudad está organizada alrededor de líneas funcionales tradicionales, como la vivienda, los parques, la salud, la policía o el transporte. Aunque son importantes, nadie se responsabiliza de otras dimensiones clave, como son los iconos (proyectos o iniciativas que son poderosamente auto-explicativas, y que sacuden la imaginación, la sorpresa, el desafío y las expectativas), la concienciación del diseño, la concienciación ecológica, el pensamiento artístico, la atmósfera y las experiencias, la riqueza asociativa y la resonancia creativa, la profundidad cultural, la capacidad de interconectar y las destrezas de comunicación y lenguaje.

La ciudad creativa no es una noción estática, es un viaje transformativo, un estado fluido de los asuntos. Es un desafío, cuando se toma en serio, a las estructuras organizativas existentes, a las formas habituales de hacer las cosas y de empoderar las configuraciones. Se preocupa por permitir, implementar y desarrollar el potencial de las comunidades.

INDICE
PARTE 1: Primera parte. Transformaciones de los cimientos urbanos

Primera parte. Transformaciones de los cimientos urbanos

CAPITULO 1. Redescubriendo la creatividad urbana

En el origen de la ciudad creativa está el pensamiento de por qué unas ciudades parecen haberse adaptado al cambio y otras han sido víctimas pasivas del cambio. Las ciudades triunfadoras parecen tener algunas cosas en común: individuos visionarios, organizaciones creativas y una política cultural que comparte una claridad de propósito. Parece que siguen un camino determinado, no determinístico. Una apreciación de los asuntos culturales, expresar los valores y la identidad, es clave en la habilidad para responder al cambio.
Los actores clave de estos lugares que han tenido un crecimiento comparten unas determinadas cualidades: la apertura de mente y una predisposición a tomar riesgos; un claro foco en los objetivos a largo plazo con una comprensión de la estrategia; una capacidad para trabajar con la distinción local y para encontrar la fortaleza en las debilidades aparentes; y una predisposición a escuchar y aprender.

La cuestión fundamental del proyecto de la ciudad creativa es: ¿puedes cambiar la forma en que las personas y las organizaciones piensan-y si puedes, cómo? Una respuesta podría ser la de remarcar el poder de nuestro pensamiento y nuestras ideas para crear cambio, el valor de un clima urbano creativo para trascender el pensamiento estrecho.

Una ruta más extensa hacia la ciudad creativa viene de un interés en la cultura. Dos conexiones significativas son las de la manera en que la evolución cultural da forma al desarrollo urbano y el enlace intrínseco entre la creatividad y el desarrollo de la cultura. Debemos resaltar el poder de la herencia cultural y de la tradición. Cada aspecto de nuestra cultura-el lenguaje, las leyes, las teorías, los valores, el conocimiento-necesita ser reexaminado mientras pasa a las siguientes generaciones. La cultura es la panoplia de recursos que muestra que un lugar es único y distintivo. La creatividad no trata sólo de las invenciones continuas de lo nuevo, sino también de cómo tratar adecuadamente lo viejo.

La tarea de los planeadores urbanos es reconocer, manejar y explotar los recursos culturales responsablemente. Un truco conceptual es el de convertir las debilidades en fortalezas. Cada ciudad podría ser el centro de algo si es persistente y lo intenta con la suficiente paciencia. Los recursos culturales no son solamente “cosas” como los edificios, sino también símbolos, actividades, y el repertorio de productos locales en artesanía, manufactura y servicios. Debemos resaltar el valor de lo distintivo.

La esencia de la creatividad es un tipo de inventiva que se refiere a la capacidad de analizar y encontrar el camino propio hacia las soluciones a los problemas o circunstancias intratables, inesperadas, inusuales. La creatividad pertenece a los individuos, organizaciones y ciudades-cualidades como la inventiva y la capacidad de resolver problemas basados en la forma de pensar de manera abierta; una disposición a tomar riesgos intelectuales, tratar problemas de forma fresca y estar dispuestos a experimentar; y de manera crucial, la capacidad para ser reflexivo y generar un círculo de aprendizaje que lleve a la creación y la recreación. La creatividad es la precondición necesaria para que las innovaciones se desarrollen. Una innovación es la realización de una nueva idea en la práctica. Una innovación existe cuando pasa un test de realidad.
Para una forma especial urbana de creatividad, se hacen necesarios tres factores: dados los cambios profundamente asentados que afectan a las ciudades, hace falta una nueva manera de pensar; también necesitamos modelos reales que nos muestren qué significa ser una ciudad creativa; en tercer lugar, necesitamos oportunidades de entrenamiento para reflexionar y desarrollar ideas y la práctica con el grupo de iguales.


Primera parte. Transformaciones de los cimientos urbanos

CAPITULO 2. Problemas urbanos. Soluciones creativas

Las soluciones para trabajar por un mundo futuro a menudo comparten principios subyacentes como:

-la necesidad de implicar a todos los afectados por un problema para implementar soluciones,
-proporcionar un ambiente tendente a la solución de problemas que permita oportunidades de aprendizaje abiertas de mente tanto para los que toman las decisiones y aquellos afectados por ellas,
-generar soluciones que sean sostenibles cultural, económica, social y ecológicamente.

El desafío para las ciudades es evaluar cómo identificar de manera hábil y explotar sus posibilidades únicas de venta, adaptar las destrezas creativas de sus personas hacia cualesquiera demandas y oportunidades puedan emerger.
En un mundo crecientemente multicultural, encontrar formas innovativas de tender puentes en las divisiones culturales se convertirá en una creciente prioridad para las ciudades que quieren ser exitosas. Nuestra capacidad para estar conectados y ser móviles tiene el contrapunto de nuestro enraizamiento físico.

Kelly apunta que la economía industrial otorgaba valor a la escasez, luego cuando las cosas se convertían en abundantes se veían devaluadas. La economía interconectada actual da la vuelta a esta lógica: el valor descansa en la abundancia y en las relaciones.

Las ciudades tienen un papel especial en la nueva economía porque, a pesar de la proliferación de comunicaciones virtuales, la interacción cara a cara, la interconexión y el comercio siguen siendo vitales. La portabilidad de las destrezas y la movilidad de las personas fuerza a las ciudades a competir a través de la alta calidad de sus amenidades, servicios, el dominio público y el entretenimiento.

Las organizaciones innovativas están inventando formas que las instituciones más amplias necesitan imitar-son ligeras de pies, basadas en proyectos, fuertes en sus interconexiones y alianzas, e impredecibles. Las compañías que suelen tratar con el conocimiento y la creatividad necesitan ambientes agradables y estimulantes.

Un sentido disminuido de la localización, del espacio compartido y de la identidad ha significado que la comunidad se vea definida de manera incrementada por los intereses tanto como por la geografía.
La herencia cultural y las expresiones contemporáneas de ésta han proporcionado un foco mundial para el renacimiento urbano. En el medio del desarrollo económico encontramos inspiración en los edificios, artefactos, tradiciones, valores y destrezas del pasado.


Primera parte. Transformaciones de los cimientos urbanos

CAPITULO 3. La nueva forma de pensar

Existen obstáculos subyacentes a la acción en las ciudades, que deben ser removidos para construir un ambiente creativo:

-el abuso de los intereses seccionados,
-la falta de esfuerzo y de consideración,
-el pensamiento formulaico,
-la importancia del “genius loci” (la dificultad de promocionar la distinción),
-recursos poco explotados,
-borrar la memoria (que ayuda a anclar los procesos, es un recurso creativo, dispara las ideas, ayuda a hacer conexiones)
La lógica interna de las ideas no creativas es la siguiente:
-el poder y la voluntad política (las ciudades no son islas con el poder de dar forma a sus propios futuros. El grado de su control depende de la estructura del país),
-la responsabilidad ante el electorado como una obligación,
-procedimentalismo burocrático,
-reactivo no proactivo,
-pensamiento a corto plazo y la necesidad de glamour,
-poder y patronazgo,
-entrenamiento inadecuado,
-autojustificación profesional (en vez de utilizar un lenguaje común. Se necesitan perspectivas holísticas),
-falta de integración,
-atrincherado en los estereotipos,
-cooperación de palabra pero no de obra,
-una visión restrictiva de la motivación,
-las dinámicas del capital

El pensamiento innovativo para cambiar las ciudades se basa en un nuevo pensamiento, aquel que funciona como una herramienta estratégica para reforzar los mecanismos a través de los que las personas pueden encontrar sus propias soluciones tácticas. Se adapta a lo mejor que somos, y añade algo a esto. Los fundamentos de este nuevo pensamiento son:

-el desarrollar la capacidad de sobrellevar las cosas,
-entender las mentalidades, los flujos de pensamiento (la mente operativa) y los cambios de mentalidad (los procesos por los que la forma en la que uno piensa en su posición, función e ideas clave se ve dramáticamente reexaminada y cambiada),
-cambiar las mentalidades,
-cambiar el comportamiento.

El nuevo pensamiento debería impactar en la política a través de tres niveles: el conceptual, el basado en la disciplina y el de la implementación. Las características del nuevo pensamiento son:

-acercamientos integrados y hacer borrosos los límites,
-cambiar las metáforas: la ciudad como organismo vivo, no como máquina (se trata de cambiar el foco hacia la salud, el bienestar y la gente y las experiencias vivas de las ciudades, en vez de la infraestructuras, edificios o el lugar),
-enriquecer los conceptos (como el capital, recursos, tiempo y sostenibilidad, quizás traduciendo un concepto que funciona en un área hacia otras),
-enriqueciendo la inteligencia,
-enriqueciendo la comunicación (entender la distinción entre formas de comunicación como la narrativa y la icónica),
-creando espacios cooperativos,
-ampliando los derechos,
-la nueva simplicidad: poner el foco en el ethos,
-el liderazgo como un recurso renovable,
-reexaminando la evaluación y el éxito.


PARTE 2: Segunda parte. Las dinámicas de la creatividad urbana

Segunda parte. Las dinámicas de la creatividad urbana

CAPITULO 4. Transformaciones urbanas creativas

Comedia es una organización fundada en 1978 por Charles Landry, que comprende un grupo de gente que desarrolla proyectos relacionados con la vida en las ciudades, la cultura y la creatividad. En este capítulo se analizan dos proyectos de Comedia: la iniciativa de la ciudad creativa en Huddersfield, y el Programa de Helsinki para maximizar el potencial creativo. Junto a ellas, se estudian el caso de Emscher Park (en el área del Ruhr, Alemania) y el Programa de Proyectos-Piloto Urbanos de la UE (lanzado en 1990).


Segunda parte. Las dinámicas de la creatividad urbana

CAPITULO 5. Los fundamentos de la ciudad creativa

Hay al menos siete grupos de factores que sirven de precondiciones para la creatividad de una ciudad, y una serie de indicadores pueden ser desarrollados para cada uno:

1-CUALIDADES PERSONALES (los individuos creativos necesitan ser puestos a actuar en puntos estratégicos, porque, aunque no todos en la ciudad creativa necesitan ser creativos, ésta depende de una masa crítica de pensadores abiertos de mente, valientes y frescos. Un grupo de personas creativas estratégicamente colocados pueden transformar una ciudad si están en las posiciones adecuadas de influencia. Si las personas creativas son el motor de una ciudad, nada pueden conseguir sin otros, quizás menos creativos, pero que pueden testar, dirigir, adaptar, desplegar y explicar-en pocas palabras, personas que pueden implementar y explotar sus ideas)

2-VOLUNTAD Y LIDERAZGO (la voluntad se cultiva cuando identificamos nuestra ciudad y visualizamos las metas que deben ser alcanzadas, y que pueden producir metódicamente, creando una visión y ganando fortaleza a través de su visualización. El liderazgo exitoso alinea voluntad, inventiva, y energía con visión y la comprensión de las necesidades de una ciudad y su gente. Tiene ideas coherentes y apropiadas para la circunstancia local y los rasgos personales como el carisma, la espiritualidad y lo que Gardner llama “la mezcla enigmática de lo corriente y lo extraordinario”. Los líderes son extraordinarios en sus creencias personales, y desean confrontar las posiciones afianzadas, y tomar riesgos. Mantienen contactos heterogéneos en muchos niveles dentro de la ciudad y más allá de ella)

3-DIVERSIDAD HUMANA Y ACCESO A UN TALENTO VARIADO (una sociedad civil viva generalmente depende de una historia de tolerancia, un compromiso de accesibilidad con escaleras de oportunidad y un amplio sentido de la seguridad. A través de la historia, los extranjeros y emigrantes han sido la clave para establecer las ciudades creativas)

4-CULTURA ORGANIZACIONAL (permitir a los individuos aprender a través del empoderamiento requiere un marco que lo soporte donde la experimentación, el aprendizaje y la “desviación” creativa e innovativa sea positivamente sancionada. La capacidad de romper las reglas y procedimientos establecidos es esencial. Las actitudes hacia el riesgo y el fracaso deben cambiar para que una ciudad sea creativa. Algunos recursos de un presupuesto de innovación deben ser utilizados en eventos catalizadores y organizaciones catalizadoras. Las organizaciones creativas necesitan ser aprendices a lo largo de toda su vida, moviéndose en un camino de desarrollo sin fin. Es necesario crear una visión organizativa compartida, aplicar modelos mentales que vayan mejorándose, transformar el pensamiento colectivo, y ver la organización como parte de un sistema para entender sus relaciones como un todo. Las instituciones públicas, privadas y del tercer sector deben ser actores económicos, sociales, culturales y medioambientales)

5-IDENTIDAD LOCAL (una identidad fuerte tiene un impacto positivo y crea las precondiciones para establecer el orgullo cívico, el espíritu comunitario y el necesario cuidado al ambiente urbano. La tolerancia es el aspecto clave para aprovechar las identidades para que contribuyan a una vitalidad total y no causen conflicto ni fragmentación)

6-ESPACIOS URBANOS E INSTALACIONES (la ciudad creativa requiere de espacios públicos de encuentro formal e informal, de territorios neutrales que favorezcan las ideas creativas, de instalaciones públicas, canales de comunicación y espacios creativos a precios asequibles-especialmente para los jóvenes empresarios y emprendedores sociales).

7-DINÁMICAS INTERCONECTADAS (la interconexión en red tiene dos aspectos: interno, que se vive dentro de la ciudad, y externo o internacional. Es importante la interconexión de organizaciones-entre compañías, entre sectores, entre universidades, sector público, tercer sector)
Las ciudades pueden ser creativas con algunas de ellas, pero funcionan de la mejor forma si están presentes todas. La ciudad creativa tiene aspectos que las distingue de la creatividad personal y organizativa, con un mayor énfasis en las relaciones, en los procesos de visionado conjunto y las dinámicas interconectadas. Un reconocimiento auto-consciente de que una ciudad tiene una crisis o un desafío que necesita ser tratado es el punto de partida para considerar soluciones creativas. Las ciudades exitosas por contraste necesitan anticipar los problemas y generar sus propios desafíos, para evitar la declinación.

No se trata de imitar las “mejores prácticas” de otras ciudades, sino aplicar los principios de un proyecto más que sus detalles si se considera que son adecuados para la misma.


Segunda parte. Las dinámicas de la creatividad urbana

CAPITULO 6. El entorno creativo

Un entorno creativo es un lugar-ya sea un grupo de edificios, una parte de una ciudad, una ciudad en su totalidad o una región-que contiene las necesarias precondiciones en términos de infraestructura o recursos estructurales (“hard”) y de contenido (“soft”) para generar un flujo de ideas e invenciones. Un ambiente así es un lugar físico donde una masa crítica de emprendedores, intelectuales, activistas sociales, artistas, administradores, brokers o estudiantes pueden operar en un contexto abierto de mente, cosmopolita, donde cara a cara la interacción crea nuevas ideas, artefactos, productos, servicios e instituciones y en consecuencia contribuye al éxito económico. Los recursos estructurales (“hard”) es el nexo de edificios e instituciones como institutos de investigación, establecimientos educativos, instalaciones culturales y otros lugares de encuentro así como servicios de apoyo como transporte, salud y comodidades. Los recursos de contenido (“soft”) son el sistema de estructuras asociadas y redes sociales, conexiones e interacciones humanas, que apuntalan y animan el flujo de ideas entre individuos e instituciones.

La capacidad de la interconexión en red que descansa en el corazón del ambiente creativo requiere organizaciones flexibles que trabajen con un alto grado de confianza, auto-responsabilidad y principios fuertes, a menudo no escritos.

Del estudio histórico se sacan cuatro conclusiones:

-para permanecer innovadoras las ciudades del futuro necesitan ser creativas e inventivas en todas las dimensiones: intelectualmente, culturalmente, tecnológicamente, organizativamente,
-en el contexto urbano la creatividad y la innovación necesitan ser vistas como un proceso holístico, integrado, cubriendo cada aspecto de la vida urbana,
-el énfasis en las nuevas formas de creatividad e innovación es necesario, reforzando el papel de las ciudades como lugares tolerantes, abiertos de mente. Los asuntos centrales son quizás la cohesión social, la fragmentación social y el entendimiento intercultural,
-la nueva ola de ciudades creativas e innovativas ponen el foco en generar una alta calidad de vida.

En todos los casos, la interconexión entre la diversidad de actores urbanos es central, como por ejemplo entre universidades e industrias.

Los pensadores urbanos (como Andersson, Hall, Toernqvist, Aydalot) consideran que las principales características de un entorno creativo son:
-un lugar donde un nivel de conocimiento original y profundo unido a un suministro de destrezas, competencia y personas que tienen la necesidad y la capacidad de comunicarse entre ellos,
-tener una base financiera sólida, adecuada para dejar sitio a la experimentación sin una rígida regulaicón,
-donde el desequilibrio entre las necesidades percibidas de los que toman las decisiones, los empresarios, artistas, científicos y críticos sociales y las oportunidades actuales existe,
-donde existe la capacidad para tratar con complejidad e incertidumbre sobre los futuros cambios en los campos culturales, científicos y tecnológicos,
-buenas posibilidades para la comunicación informal y espontánea, interna y externamente; una ambiente que busca la diversidad y la variedad,
-un ambiente multidisciplinaria y dinámicamente sinergístico que una especialmente los desarrollos en ciencias y artes,
-y, finalmente, inestabilidad estructural. A veces es necesario lanzar inestabilidades estructurales dentro de un contexto controlado.

El anclaje en lo local, necesario para fomentar la creatividad de la ciudad, se facilita a través de lo que Thrift llama “grosor institucional”, un medio de mantener lo local en lo global. Implica una combinación de elementos como: una fuerte interacción entre instituciones, una cultura de la representación colectiva a un nivel político, el desarrollo de un sentido del propósito industrial común y normas culturales y valores compartidos. La mera presencia de una red de instituciones locales no es suficiente, son la atmósfera social y los procesos de construcción de instituciones los que ayudan a crear la atmósfera.

¿Cómo se pueden aprovechar los detonantes de la creatividad? Muchos pueden ser los detonantes de la creatividad:

-presiones ineludibles (la necesidad, la escasez, la obsolescencia),
-lo inesperado y lo impredecible (el descubrimiento, la suerte),
-la ambición y la aspiración (oportunismo, emprendimiento, la búsqueda del beneficio; presiones competivivas),
-la participación y la reunión de ideas (debate, visión urbana),
-aprender de otros (centros de experiencia, inspiración desde fuera, conexiones inesperadas),
-circunstancias excepcionales (cambios políticos, crisis políticas),
-cambios de liderazgo (despejando el camino),
-celebrar la distinción local (restricciones locales, debido a leyes o tradiciones de un sitio),
-grandes adelantos conceptuales (cambiando el pensamiento, aprendiendo de los errores),
-detonantes simbólicos (la declaración de intenciones, el marketing del lugar, eventos señalados que sirven como punto de referencia de la ciudad, conceptos convertidos en marca),
-claridad estratégica (políticas creativas),
-crisis estructurales (crisis, inestabilidad).

La creatividad viene y se necesita desde todos los sectores (privado, público, tercer sector). El desafío para los estrategas urbanos es reconocer qué detonantes de la creatividad existen en cada ciudad y juzgar cuáles necesitan ayudar a generar.

PARTE 3: Tercera parte. Un kit de herramientas conceptual para la creatividad urbana

Tercera parte. Un kit de herramientas conceptual para la creatividad urbana

CAPITULO 7. Empezando con el planeamiento de la creatividad

Para crear un equilibrio urbano, la creación de riqueza y la cohesión social deberían ser como dos caras de la misma moneda.

El propósito del kit de herramientas de este libro es repensar cómo los problemas deben ser tratados, reexaminando las filosofías subyacentes, los principios y asunciones detrás de la toma de decisiones, y desafiando las formas en que los problemas urbanos y las soluciones son formuladas. La creatividad en sí misma no proporciona la solución a los problemas urbanos, pero al menos da a los que toman las decisiones un banco de ideas en el que trabajar y del que las innovaciones pueden emerger. El objetivo general es empezar a desarrollar y legitimizar un nuevo lenguaje y un conjunto de herramientas dentro del que los asuntos urbanos, políticas y desarrollo puedan ser discutidos.

El planeamiento y la implementación de la idea de la ciudad creativa implica cuatro fases:

-un proceso de planeamiento estratégico global en cinco pasos,
-la aplicación de un conjunto de herramientas analíticas, la más importante de las cuales es el concepto del “ciclo de creatividad urbana”,
-una serie de indicadores para medir cómo de relativamente creativa es una ciudad o un proyecto,
-una gama de técnicas que ayuden al pensamiento y planeamiento creativo.

El proceso de realización estratégica de la ciudad creativa tiene cinco componentes:

-planeamiento,
-establecimiento de indicadores,
-ejecución,
-evaluación,
-presentación de un informe.

Dentro de cada fase tenemos herramientas analíticas clave, incluyendo:

-preparación y planeamiento,
-evaluando el potencial,
-ideando indicadores,
-ejecución,
-comunicación y diseminación.

La “ciudad creativa” está basada en la idea de que la cultura como valores, forma de vida y forma de expresión creativa representa el terreno en el que la creatividad emerge y crece, y por tanto proporciona la oportunidad para el desarrollo.

Las técnicas creativas pueden aplicarse en tres niveles: individual, comunitario, y a nivel de ciudad. En relación con las técnicas creativas a nivel comunitario, debemos tener en cuenta que, dentro de los grupos, las destrezas de comunicación se convierten en fundamentales y todas las técnicas trabajan bien con el diálogo adecuado. Todas las herramientas tienen una lógica central, que se reduce a: revisar y compartir una visión del pasado, explorar el presente, crear escenarios futuros ideales, identificar una visión compartida y hacer un plan de acción. En las técnicas a nivel ciudad, cobran importancia la colaboración y competencia entre empresas y entre ciudades, y las asociaciones público-privadas. Un mecanismo de “feedback” es vital en estos casos, así como estilos de liderazgo facilitadores y comunicaciones creativas. Son importantes los liderazgos colaborativos y democráticos. Se dan diferentes modelos en el caso de las ciudades: el modelo del líder visionario y carismático con un foco relativamente pequeño en la consulta, un modelo dirigido por la Administración Municipal y basado en la estrategia departamental tradicional, un modelo dirigido por las empresas o coaliciones para el crecimiento, y un modelo dirigido por las asociaciones.

La creatividad cívica puede ser definida como una forma creativa de resolver problemas aplicada a los objetivos de los bienes públicos. El propósito es generar un flujo de soluciones innovativas a los problemas que tienen un impacto en el ámbito público. La creatividad cívica es la capacidad de los empleados públicos y otras personas relacionadas con los bienes públicos para aplicar de manera efectiva e instrumental sus facultades imaginativas para alcanzar valores más altos dentro de un marco de valores sociales y políticos. La creatividad cívica está conectada con el emprendimiento social y público, pero no es lo mismo. La acción social o comunal incluye el ámbito cívico, pero no se reduce a él. No está dirigido por los mecanismos formales del poder ni está necesariamente conectado a los cuerpos gubernamentales.

Es importante identificar esas cualidades creativas y de emprendimiento asociadas con el mundo empresarial que sean útiles para la esfera pública sin permitir que los medios distraigan de los fines públicos. La creatividad cívica solamente puede tener lugar en una cultura organizativa cambiada-una que esté predispuesta a la toma de riesgos.


Tercera parte. Un kit de herramientas conceptual para la creatividad urbana

CAPITULO 8. Redescubriendo la creatividad urbana

¿Por qué criterios podemos evaluar la creatividad relativa y la innovación de los proyectos urbanos? La matriz de las innovaciones urbanas proporciona una forma de situarse a las ciudades. La evaluación y la utilización de puntos de referencia con una escala comparativa es útil para generar reflexión, comprensión y aprendizaje. La matriz fue desarrollada por Hall y Landry en 1997, en la obra “ciudades innovativas y sostenibles”, y describe el nivel de innovación que contiene un proyecto. Podemos distinguir al menos siete tipos de soluciones innovativas: las que implican un cambio en el meta-paradigma, las que implican un cambio de paradigma, las mejores prácticas, las buenas prácticas, las malas prácticas y las prácticas pésimas. Cada fase tiene su propio ciclo vital.

Pensar en ciclos vitales es importante. Para evitar la complacencia y la rigidez rutinaria, la observación del proceso de nacimiento, cumplimiento y declive nos sirve de advertencia. Nos da un sentido de dirección evolutiva, y establece la necesidad de tener una concienciación constante de la manera en que se está desarrollando un proyecto. La noción de la ciudad creativa es un esfuerzo dinámico, no estático.

Otro instrumento que interesa utilizar es el de la conceptualización de un departamento como “investigación y desarrollo urbano”, o “investigación de mercado urbano”. Esto nos permite cambiar la cultura de la organización. Al asignar conscientemente un presupuesto para los experimentos, por ejemplo llamando a un fondo como “fondo de creatividad e innovación”, se legitimaría la actividad imaginativa.


Tercera parte. Un kit de herramientas conceptual para la creatividad urbana

CAPITULO 9. Evaluando y sosteniendo el proceso creativo

El “ciclo de la creatividad urbana” es un concepto dinámico. Proporciona un mecanismo para evaluar las fortalezas y las debilidades de los proyectos creativos en una ciudad en las diversas etapas de desarrollo. Es una herramienta conceptual útil y un principio organizativo. El ciclo puede ser pensado en cinco etapas:

-ayudar a las personas a generar ideas y proyectos,
-transformar las ideas en realidades,
-interconectar, circular y hacer marketing de ideas y proyectos,
-mecanismos de entrega como espacios de alquiler baratos, unidades de incubación o exposición y oportunidades para la exhibición,
-diseminar resultados por la ciudad, mercados de construcción y audiencias, y discutirlos para que se generen nuevas ideas.

La etapa quinta estimula a la primera para comenzar el ciclo de nuevo. Cuando el ciclo funciona proporciona un sentido colectivo de que una ciudad se cambia para mejor.

El objetivo es para una ciudad hacer juicios sobre cómo de fuerte o débil es en cada una de las etapas, y de esta manera poder decidir de qué manera intervenir.
Landry utiliza una “escala de desarrollo de la ciudad creativa”, en la que cada posición en la escala tiene un conjunto de características, y permite comprobar en qué situación está la ciudad. Si una ciudad quiere moverse de un punto a otro de la escala puede evaluar lo que es necesario para entrar en el siguiente nivel. Esta escala, que va del uno al diez, es una simple herramienta para evaluar las fortalezas relativas en términos de creatividad. La posición una implica que una la ciudad está subdesarrollada creativamente y la posición décima que es altamente creativa. La metodología empleada es una combinación de grupos de iguales locales y externos combinados con la adecuada investigación de apoyo de las dinámicas de la ciudad.

Es importante utilizar “indicadores” para evaluar la creatividad de una ciudad. Los indicadores simplifican y comunican información compleja y su propósito principal es guiar un proceso de evaluación ayudando a los que hacen política a actuar y después evaluar, medir y monitorizar el impacto de sus decisiones. No puedes pensar en ser una ciudad creativa sin mecanismos de evaluación integral. Para planear una serie de indicadores es necesario un trabajo previo. En primer lugar, una ciudad debe hacer explícito lo que quiere alcanzar con una mayor creatividad; en segundo lugar, debe entender la visión general de una ciudad creativa, que aprende e innovativa, y la forma en que esto puede ser estimulado en el contexto específico urbano. Debemos tener en cuenta una serie de etapas a la hora de utilizar indicadores para evaluar las ciudades.

La primera etapa es el establecimiento de asociaciones entre las partes interesadas, definidas como aquellos que pueden afectar o ser afectados por el deseo de ser una ciudad creativa. En segundo lugar, los socios pueden acordar una serie de indicadores, habiendo identificado las áreas que deben ser evaluadas en relación con su propia definición de lo que su ciudad está tratando de alcanzar a través de su proceso creativo. En tercer lugar, se llega a la ejecución; los indicadores deben ser relacionados o bien con determinados puntos temporales, o bien períodos de tiempo, incluso a veces una combinación de ambos. En cuarto lugar, los datos recolectados deben ser evaluados, generalmente de forma anual. La última etapa es la del informe, que debería ser revisada por el grupo de interesados y contrastado con datos de otras ciudades y cambios realizados, como apropiados para una subsiguiente evaluación.

PARTE 4: Cuarta parte. Más allá de la ciudad creativa

Cuarta parte. Más allá de la ciudad creativa

CAPITULO 10. Más allá de la ciudad creativa

La ciudad creativa no es más que un comienzo, busca dar cuerpo al paisaje de un mundo urbano emergente caracterizado por la diversidad, el trastorno, la división entre ricos y pobres, la fluidez y la vivacidad. El foco se pondrá en siete áreas diferentes:

-la creación de valor y valores simultáneamente,
-el ir de soluciones de arquitectura (hardware) a soluciones de contenido (software); se trataría de mejorar en gobernabilidad, organización y relaciones más que en tecnología;
-hacer más con menos,
-vivir interculturalmente,
-valorar las visiones variadas,
-recombinar lo viejo con lo nuevo imaginativamente,
-convertirse en una ciudad que aprende, una ciudad reflexiva en la que la auto-evaluación sea el rasgo característico.